(Grupo de comunicación Equo Málaga Ciudad) Ante la posibilidad señalada por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Málaga de instalar un campus de la Universidad Católica de Murcia en la vieja cárcel, situada en la zona de Cruz de Humilladero, desde EQUO Málaga ciudad reclamamos que se cumpla el acuerdo tomado en 2009 en pleno, donde se determinó por unanimidad que el edificio, de propiedad municipal y actualmente abandonado, tendría un uso social y ciudadano.

 

Por otra parte, ante la subida de tasas y los recortes universitarios que empobrecen la universidad pública, EQUO Málaga rechaza la implantación de una Universidad privada en Málaga que acentúe aún más el sesgo entre personas de altos y bajos recursos. Apostamos por una educación pública y de calidad, accesible a todas las personas independientemente de su poder adquisitivo, así como de sus creencias religiosas.

 

Proponemos un debate público y abierto, donde los propios vecinos y vecinas de la zona se pronuncien ante los posibles usos del edificio abandonado. Si hay voluntad política, podría convertirse en un espacio de participación ciudadana e innovación social, donde tendrían lugar actividades formativas y culturales al servicio de los intereses del propio barrio.

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email