Después de un par de años oscurecidos por las lesiones, Rafael Nadal vuelve a estar en plena forma en 2017. Al primer jugador en ganar diez trofeos de Grand Slam le costó solo dos horas y cinco minutos derrotar a Stan Wawrinka en el Abierto de Francia y, lo que es tal vez más importante, su victoria en el Open hizo que se acortara la diferencia entre Nadal y el número uno mundial Andy Murray a tan solo 2605 puntos. Ahora todas las miradas están puestas en Wimbledon, donde se predice que Nadal derrotará al campeón británico en casa y se asegurará el codiciado número uno de la ATP.

 

Todo que ganar

A pesar de ser el actual número uno del mundo, Andy Murray ha tenido hasta ahora un año terrible, y tiene que defender 2000 puntos en Wimbledon, mientras que Nadal, que se mantuvo alejado de Wimbledon y todas las pistas de hierba el año pasado, tiene todo que ganar. Como señala 888sport, Nadal disfruta actualmente de una forma excepcional, y llega a Londres con un rastro de victorias detrás de él. Wawrinka (actualmente tercer clasificado) también espera una victoria, pero ni él, ni Roger Federer ni Novak Djokovic están actualmente en posición de asegurarse un puesto en el número uno, a no ser que ocurran acontecimientos altamente improbables.

 

Una llamada de atención

Mientras que Nadal está cada vez más fuerte, la derrota de Murray frente a Jordan Thompson en la primera ronda en Queen’s Club ha sido un grave revés y una llamada de atención que ya se hacía esperar. Murray sabe que va a tener que trabajar muy duramente y dedicar horas de práctica para defender su título en Wimbledon. Su única victoria esta temporada fue en el ATP 500 de Dubái, y también fue derrotado en la primera ronda de Roma e Indian Wells. La clasificación actual de Murray se apoya en gran parte en glorias pasadas, pero no sería correcto descartarlo completamente. Sabe que necesita volver a estar en forma, y delante del público de casa, va a darlo todo. Sin embargo, todas las señales apuntan a que Nadal conseguirá su tercer título de Wimbledon y con él la posición indiscutible como el mejor tenista del planeta.

 

¿Es posible detener a Nadal?

Nadal es famoso por ser el rey de la tierra batida y en esa superficie es realmente imparable. Él mismo sería el primero en admitir que un torneo de hierba como Wimbledon no es su entorno natural. Su lesión de muñeca de 2016 puede ser todavía motivo de preocupación. Sin embargo, su extraordinario triunfo en Roland-Garros, en el que Nadal perdió solo 35 juegos en siete partidos, es una muy buena señal. Su triunfo le ha valido también el número dos en la lista de campeones con más Grand Slams de todos los tiempos, justo por detrás de su rival Federer. Según la evidencia actual, el ascenso de Nadal al número uno este verano parece garantizado.

 

Si se produce este triunfo, Nadal volverá a estar en el número uno por primera vez desde 2009, cuando su año en la cima terminó con una derrota sorpresa en el Abierto de Francia y su retirada de Wimbledon debido a una lesión de rodilla recurrente. Nadal había llegado por primera vez al número uno en agosto de 2008, terminando con el reinado de cuatro años y medio de Roger Federer. Ahora parece que a Andy Murray le ha llegado el turno de ser derrocado por este prodigio mallorquín.

Print Friendly, PDF & Email