(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

Aire. Tierra. Mar como paisaje. Más aire, porque quizá nos falte; más tierra, porque hay de sobra en esta montaña; y más paisajes, porque siempre descubrimos uno nuevo que nos llena el alma. También más sudor, más lágrimas de alegría, más satisfacción personal, más superación en cada paso. Más ilusiones, más sueños cumplidos, más esperanzas de que lo que nos rodea irá bien. Más Jarapalos.

Este fin de semana, desde las 8 de la mañana, Alhaurín de la Torre se convertirá en arte al plasmar la mejor estampa sobre su mejor lienzo: la Maratón Alpina sobre Jarapalos. El eje de la geografía malagueña en cuanto a montaña tiene su principal pilar en este mes de noviembre, cuando durante su segundo fin de semana se realiza la reunión más importante de atletas de montaña de la provincia. ”La fiesta de fin de curso”, como la bautizó el actual campeón del Valle del Genal, Antonio Cayetano Ortega.

A simple vista, puede parecer una carrera más, un recorrido más por la sierra por la que suelen entrenar los aficionados al ciclismo y al Trail Running. Sin embargo, cuando se profundiza en ella, se obtienen conclusiones bastante distintas. No es únicamente un evento, sino una reunión social de todo tipo de aficionados que, sin importar el nivel ni la preparación, acuden a las instalaciones de Los Manantiales para compartir la experiencia más esperada.

Jarapalos significa para muchos demostrar el entrenamiento de todo el año. ”Esta prueba para mí, como aficionado al deporte, es prioritaria”, destaca David Gallardo, corredor de Al Reventón. ”La Maratón solo lo hacen las más entrenadas y que le dedican más horas a esta afición”, puntualiza Beatriz Jiménez, corredora semiprofesional y fundadora del Club Corredoras Alhaurín. Pero, ante todo, simboliza el sentirse entre profesionales que hacen de su afición su día a día.

Un recorrido que cautiva 

Los 43,5 kilómetros aproximados de Maratón tienen como apoyo dos categorías más: la Open, que recorre 17,5; y la Mini, que transita por 10 kilómetros. Las pruebas se encuentran registradas en el circuito de la Federación Andaluza de Montañismo, y son clasificatorias para el Ultra Trail Du Mont Blanc.

Su perfil, técnico en algunos puntos, posee una serie de aspectos destacados. El primero de ellos es el desnivel positivo. La Maratón carga con uno 2.500 metros de subida, mientras que la Open acumula 900. Estos desniveles se producen a causa de las pendientes que aglomera el recorrido, siendo, en el caso de la Maratón, las más duras las ascensiones desde el kilómetro 9 al 11, y desde el 26, en la Fuente de la Piedra, al 30.

Testimonios de corredores avalan lo destacado anteriormente. ”Es bastante rompepiernas, y eso es lo que la hace, para mí, difícil. No es cien por cien corrible. Al menos la subida a las Antenas o a Presidiarios yo no la hago corriendo”, comenta Lurdes Aragón, tercera clasificada provincial en la Copa Malagueña de Trail en 2017 y corredora de Irontriath Benalmádena.

El recorrido actual ha sido fruto de muchos años intentando buscar lo que nosotros entendemos como un recorrido de montaña muy equilibrado. ¿Eso qué quiere decir? Que creemos que nuestra prueba tiene un recorrido donde se conjugan tramos técnicos, senderos, pistas, paisajes espectaculares, etc.”, destaca Miguel García, Presidente del Club Jarapalos Trail, organizador de la carrera.

Interminables leyendas entre sus ediciones 

A pesar de todo ello, Jarapalos tiene mucho más que proporcionar a sus participantes. Siempre se ha buscado que la élite tenga presencia en esta carrera, y lo ha hecho gracias a que el club ha dispuesto su estancia en Alhaurín. Los corredores han podido disfrutar de estar en la misma carrera que Zaid Ait Malek, campeón de las pasadas ediciones e ídolo nacional; que Gemma Arenas, considerada la mejor corredora del mundo de montaña en 2016; que Daniel García, hombre récord de la prueba; o que Kilian Jornet en 2008.

Para mí Jarapalos en mi calendario siempre está presente. No sé si algún año lo tendré en rojo y no podré asistir, pero sí puedo lo haré. Hasta ahora y desde que empecé, no he fallado ningún año”, comenta Gemma. ”Para mí, Jarapalos es una carrera que siempre tengo en cuenta, y siempre intentaré ir si no hay un compromiso grande. Fue mi primera carrera de montaña en la que me estrené y despertó en mí la ilusión de este deporte”, añade Daniel tras su victoria en el Ultra del Valle del Genal.

Desde que en 2001 se decidieron por crear una experiencia nueva, basada en los distintos circuitos europeos que ya existían en la época, no han faltado las historias. Destacan algunas como las de Daniel García, que batió el récord sobre Iván Ortiz y Zaid en su primera maratón de montaña; u otras menos reconocidas como la de Lurdes Aragón, que en 2015 paró el crono en 5 horas 45 minutos en su debut, ”muerta, pero feliz”; o la de David Gallardo, que ”disfruta de cada zancada que da ese día cada año y, sobre todo, de los colegas” que corren a su lado.

Un mito, ¿por qué? 

En cualquier caso, Jarapalos no ha llegado a ser este símbolo por representar una reunión de historias, sino quizá por poner un valor añadido en sus ediciones. ”Es el sitio donde vivo y donde entreno, donde disfruto. La organización es lo que hace que se convierta en una cita inamovible”, comenta Beatriz Jiménez.

Y es que, esta cita representa algo especial, distinto a otras. ”Lo más importante creo que es que Jarapalos es una carrera por montaña organizada por corredores de montaña. Eso significa que nosotros, en nuestra prueba, hemos intentado siempre ofrecer a los participantes todo lo que nos ha ido gustando como corredores cuando hemos participado en cualquier carrera por la geografía nacional e internacional”, propone Miguel García como clave de su distinción. ”Intentamos ofertar un itinerario espectacular, con una gran atención a todos los niveles (seguridad, avituallamientos, señalización, etc.) y con un postcarrera y un ambiente que quede durante muchos meses en el recuerdo de cada participante”.

El sueño del desvelo de muchos 

Así, el sábado amanecerá en Alhaurín de la Torre. Las aspiraciones de unos y otros irán adquiriendo sentido y se dirigirán, todos guiados por la montaña, hacia sus sueños, hacia esa prueba que marca un antes y un después. Porque Jarapalos es todo esto, pero, sobre todo, Jarapalos es lo que cada uno comprenda de ella. Unos la ven como hobby, algunos como competición, pero todos tienen claro que la magia es lo que nunca pierde. Nunca lo hace esta carrera que está repleta de ella.


Entrevista realizada por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.