Los delegados del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, y Medio Ambiente, Javier Carnero, visitan actuaciones en Cártama, Pizarra, Álora y Valle de Abdalajís para conocer de primera mano el desarrollo de estos trabajos

Ruiz Espejo destaca que la Junta ha sido, junto con los ayuntamientos, la primera institución en reaccionar y espera el compromiso y apoyo de la Diputación Provincial y el Gobierno de España

Los trabajos para limpiar y acondicionar los montes tras el incendio de Coín, prácticamente finalizados

El delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, y el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Javier Carnero, han visitado esta mañana las obras de emergencia que desarrolla la Junta de Andalucía en la comarca del Guadalhorce para paliar el impacto de la tromba de agua y posteriores inundaciones registradas a finales del pasado mes de septiembre. “La Junta de Andalucía ha sido, junto con los ayuntamientos, que han realizado un gran esfuerzo, la primera institución en reaccionar y tratar de dar respuesta a los graves daños que las fortísimas lluvias produjeron. Espero que la Diputación de Málaga y el Gobierno central reaccionen y demuestren el mismo compromiso”, ha señalado Ruiz Espejo.

En la comarca del Guadalhorce, la Junta tiene en marcha obras en 200 kilómetros de caminos; 1,8 millones de euros para restablecer la normalidad y reparar los daños en infraestructuras hidráulicas, y 742.000 euros en infraestructuras agrarias (240.000 euros en Álora, 153.000 en Álora, 85.000 en Pizarra y 270.000 en Valle de Abdalajís).

Tanto Carnero como Ruiz Espejo han destacado durante lo avanzado de todas las actuaciones y han avanzado que la previsión es que todas estén finalizadas para el mes de marzo. El recorrido ha incluido el camino de El Palote, en Cártama; la Cuesta del Sastre, en Álora, y el Camino del Relojero, en Pizarra. Dichas obras benefician a 6.000 personas de esta zona de la provincia. Durante las visitas, los delegados de la Junta han estado acompañador por los alcaldes de Cártama, Pizarra y Álora, Jorge Gallardo, Francisco Vargas y José Sánchez respectivamente

La Junta de Andalucía ha realizado un importante esfuerzo presupuestario, que se cifra en 5,2 millones de euros en toda la provincia de Málaga, sumando las inversiones de las Consejerías de Fomento y Medio Ambiente,. “Hemos sido capaces de movilizar estos recursos a finales de un ejercicio presupuestaria y en la situación económica por la que estamos atravesando todas las instituciones. Evidentemente, la emergencia y gravedad de los daños producidos, así lo exigía”, ha subrayado Ruiz Espejo.

Consejo de Gobierno

Por otra parte, el consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, ha informado al Consejo de Gobierno de las obras de emergencia que lleva a cabo su departamento para reparar los caminos rurales dañados por las lluvias torrenciales e inundaciones del pasado otoño en 59 municipios de las provincias de Almería y Málaga.

Los proyectos, ejecutados ya en más de un 97%, suponen una inversión de cinco millones de euros y 216 empleos asociados (180 directos). Se desarrollan en 302.000 hectáreas, benefician a 15.501 explotaciones agrarias y, entre otros trabajos, incluyen retirada de material acumulado, perfilado de rasantes, apertura de cunetas y revestimientos, colocación de escolleras y obras de fábrica, y reposición de firmes.

En Málaga las intervenciones suponen una inversión de dos millones de euros, se realizan en 142 caminos y favorecen a 9.389 explotaciones sobre una superficie de 147.000 hectáreas en 30 términos municipales: Algatocín, Álora, Antequera, Archidona, Atajate, Benadalid, Benalauría, Benarrabá, Cartajima, Cártama, Casabermeja, Casares, Colmenar, El Burgo, Faraján, Gaucín, Genalguacil, Igualeja, Jimera de Líbar, Jubrique, Júzcar, Mollina, Parauta, Pizarra, Pujerra, Ronda, Valle de Abdalajís, Villanueva de Tapia, Villanueva del Rosario y Villanueva del Trabuco.

Estos proyectos de caminos rurales se suman a los que la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente también desarrolla en las provincias de Almería y Málaga para reparar las infraestructuras hidráulicas dañadas por las fuertes precipitaciones del pasado otoño, con un presupuesto de cinco millones de euros.

Incendio y obras de emergencia por lluvias

También Luis Planas, ha informado al Consejo de Gobierno de la segunda fase de las obras de emergencia que lleva a cabo su departamento para la restauración ambiental de la zona afectada por el incendio forestal del pasado mes de agosto en los municipios malagueños de Ojén, Coín y Mijas.

El proyecto, prácticamente finalizado con una inversión de un millón de euros y 24 empleos directos asociados, completa los primeros trabajos que la Junta desarrolló en la zona después del siniestro, que afectó a 8.225,1 hectáreas (1.049,8 de suelos urbanos y agrícolas y 7.175,3 de terrenos forestales).

Los trabajos han incluido tanto la eliminación de la madera de los pinos calcinados como obras de corrección hidrológica de los cursos de agua, con el doble objetivo de evitar la erosión por escorrentías superficiales en los suelos y cauces más expuestos y de aumentar la capacidad de infiltración del agua de lluvia, que se vio mermada por la compactación de la capa de cenizas.

La limpieza de la madera se ha centrado en los pinos quemados sin capacidad de rebrote, mientras que las tareas de corrección hidrológica se han dirigido a controlar la erosión del terreno a través de la colocación de barreras de piedras y de los residuos vegetales generados por el propio incendio. Ello permitirá la regeneración ecológica por rebrote de raíces y dispersión y enterramiento de semillas.

El incendio, originado el pasado 30 de agosto en el paraje de Sierra Negra, se propagó con gran velocidad y requirió la intervención de más de 30 aeronaves y cerca de un millar de profesionales. El dispositivo del Plan Infoca evitó que el siniestro alcanzara el núcleo urbano de Ojén y minimizó los daños sobre las numerosas edificaciones diseminadas en la zona.

La Junta ultima la restauración ambiental de los montes afectados por el incendio de Coín

Los trabajos, con un presupuesto de un millón de euros, se han dirigido a reducir la erosión y evitar riesgos por exceso de escorrentías superficiales

 El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, ha informado al Consejo de Gobierno de la segunda fase de las obras de emergencia que lleva a cabo su departamento para la restauración ambiental de la zona afectada por el incendio forestal del pasado mes de agosto en los municipios malagueños de Ojén, Coín y Mijas.

 El proyecto, prácticamente finalizado con una inversión de un millón de euros y 24 empleos directos asociados, completa los primeros trabajos que la Junta desarrolló en la zona después del siniestro, que afectó a 8.225,1 hectáreas (1.049,8 de suelos urbanos y agrícolas y 7.175,3 de terrenos forestales).

 Los trabajos han incluido tanto la eliminación de la madera de los pinos calcinados como obras de corrección hidrológica de los cursos de agua, con el doble objetivo de evitar la erosión por escorrentías superficiales en los suelos y cauces más expuestos y de aumentar la capacidad de infiltración del agua de lluvia, que se vio mermada por la compactación de la capa de cenizas.

 La limpieza de la madera se ha centrado en los pinos quemados sin capacidad de rebrote, mientras que las tareas de corrección hidrológica se han dirigido a controlar la erosión del terreno a través de la colocación de barreras de piedras y de los residuos vegetales generados por el propio incendio. Ello permitirá la regeneración ecológica por rebrote de raíces y dispersión y enterramiento de semillas.

 El incendio, originado el pasado 30 de agosto en el paraje de Sierra Negra, se propagó con gran velocidad y requirió la intervención de más de 30 aeronaves y cerca de un millar de profesionales. El dispositivo del Plan Infoca evitó que el siniestro alcanzara el núcleo urbano de Ojén y minimizó los daños sobre las numerosas edificaciones diseminadas en la zona.