Bob Clark

(Bob Clark) Reír es saludable. Las investigaciones demuestran que el buen humor puede ayudar a mejorar nuestra salud física y emocional. El sitio web del San Diego’s Osher Center for Integrative Medicine, de la Universidad de California, que ofrece clases de terapia de la risa para pacientes de cáncer lo plantea: “Las investigaciones han demostrado que la risa puede mejorar nuestro sistema inmunológico, ayudar a controlar el dolor y mejorar nuestro estado de ánimo. ¡La risa es una gran medicina!”

Entre los ejemplos de cómo funciona la risa están las increíbles historias sobre la capacidad de los soldados para soportar el hambre, las enfermedades tropicales y la tortura en campos de prisioneros durante la II Guerra Mundial, como se cuenta en Soldados del olvido, de Hampton Sides. El humor fue “la mejor medicina” que los soldados tenían y fue eficaz para ayudarlos a lidiar contra el miedo y mantenerse sanos contra todo pronóstico. Algunos de ellos llegaron a encontrar formas de reírse de las circunstancias más absurdas. El humor los ayudaba a controlar el miedo, las enfermedades y la desesperación.

Beneficios de la risa:
Baja el ritmo cardíaco. Reír ralentiza el corazón y relaja el cuerpo. La gente que sonríe a menudo son menos propensas a desarrollar enfermedades del corazón. Sonreír también reduce temporalmente la presión arterial.

Reduce el estrés. El estrés es un problema común en el mundo moderno que crea muchos problemas de salud. El alivio de la tensión puede ser tan simple como sonreír un poco más a lo largo del día. Sonreír libera endorfinas que contrarrestan y disminuyen las hormonas del estrés.

Mejora el humor. Las endorfinas mejoran su ánimo. ¿Se siente triste? Esboce una simple sonrisa, aunque al principio no sea del todo genuina. El cerebro no puede diferenciar entre una sonrisa falsa y una real. Reír más a menudo no solo lo hará sentir mejor, sino que también lo hará más propenso a reír de manera más espontánea.

Incrementa la productividad. Se ha demostrado que sonreír aumenta la productividad mientras realiza tareas.

Fomenta la confianza. Los estudios demuestran que somos más confiables para otros cuando reímos de corazón. La confiabilidad es una parte importante de la salud social.
Mejora la empatía. Cuando estamos avergonzados o nos sorprenden haciendo algo cuestionable, nuestra primera respuesta suele ser una sonrisa. Este instinto rompe el hielo inicial y promueve la indulgencia sobre lo que los demás piensan de nosotros y engendra un sentido de empatía.

Alivia el dolor. Reír y sonreír ayuda a disminuir el dolor. Las endorfinas liberadas mejoran nuestro estado de ánimo y actúan como analgésicos naturales también.
Estos no son, entre otros, los principales beneficios de la risa.

Aunque la ciencia continúa probando la conexión entre humor y salud. La oración ayuda a restaurar el buen humor. El ruego que reconoce la fuente divina de alegría constante tiende a silenciar el miedo y abrir la puerta a una perspectiva más espiritual en la vida, que promueve la salud.

Puede que no comprendamos del todo la relación científica entre el buen humor y la salud física, pero cuando la experiencia personal parece confirmar lo que la ciencia está demostrando y viceversa, eso es algo que debemos agradecer… y una buena razón para sonreír.

Y en caso de que se pregunte dónde se originó el vínculo entre el humor, la salud y la alegría, esto es lo que la esposa de Abraham, Sara, a los 90 años, dijo después de dar a luz a un hijo, hace más de 3000 años:

“Dios me ha hecho reír; cualquiera que lo oiga se reirá conmigo” (Génesis 21:6). Tal vez, como una manera de reconocer la dádiva de Dios, Sara llamó a su hijo Isaac, que en hebreo significa “se ríe”.

La alegría y la risa son contagiosamente saludables… y gratuitas, lo que las hace una medicina formidable contra el miedo y las enfermedades; y señalan el camino hacia una mejor salud.•

Bob Clark es de Belleair, Florida, y practica la Ciencia Cristiana. Lea su blog en inglés: simplyhealthyflorida.com