(EQUO Málaga) EQUO anima al alcalde de Málaga a que aproveche el Plan Andaluz de la Bicicleta para transformar los carriles bici en un atractivo turístico de la ciudad Un reciente estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha confirmado que Málaga es una de las ciudades de España con menos kilómetros de carriles bici (es la 8ª entre las 11 analizadas por esta organización). La capital de la Costa del Sol ha recibido la calificación de “mala” junto a Córdoba por la nula interconexión e inseguridad de las ciclovías existentes. El colectivo ciclista local viene expresando desde hace años este extremo dando fidelidad a dicho informe de la OCU. La Junta de Andalucía plantea la construcción de 115 nuevos kilómetros de carriles bici en el Área Metropolitana de Málaga, incluida una vía litoral que conecte Fuengirola con el Rincón de la Victoria, a la luz del Plan Andaluz de la Bicicleta que ha sido presentado este pasado julio. La Consejería de Fomento se ha comprometido a sufragar la financiación del 75 por ciento de este proyecto, dejando el 25 por ciento restante a los ayuntamientos implicados; así, para la ciudad de Málaga, el gobierno andaluz proyecta 40 kilómetros de nueva construcción. La co-portavoz de EQUO Málaga, Carmen Molina, señala que “el Plan Andaluz de la Bicicleta supone una oportunidad para que el alcalde Francisco de la Torre entierre la década pérdida dentro de este capítulo, y solvente el retraso en la implantación de una auténtica y funcional red de carriles bici en Málaga, en la que la salud y la seguridad de la cada vez más numerosa comunidad ciclista, no se ponga en riesgo”.   EQUO considera además que la culminación de este proyecto añadiría un notable aumento del atractivo turístico a la capital de la Costa del Sol, en la que cada vez más visitantes demandan la bicicleta como medio de transporte para conocer la ciudad. Por ello EQUO Málaga anima a De la Torre a que acepte el ofrecimiento de la Consejería de Fomento e implante acciones que ya contempla el propio Plan de Movilidad Sostenible aprobado por el Ayuntamiento malagueño hace dos años. A este respecto, Carmen Molina recuerda que el Plan Director de la Bicicleta “fue redactado por un equipo de expertos entre los años 2006 y 2007, con un coste de 60.000 euros cargados a los presupuestos municipales y hasta el momento se desconoce el nivel de utilidad de dicha inversión pública para los usuarios finales de la bicicleta en la ciudad de Málaga.” La bicicleta está considerada como el medio de transporte urbano más rápido para recorridos inferiores a seis kilómetros. Varios estudios sobre el uso alternativo de ésta al transporte basado en derivados del petróleo han avalado la notable reducción de emisiones de CO2 y otros gases nocivos, la descongestión del tráfico rodado y el consecuente beneficio para la salud de sus usuarios, además de erigirse como la forma más económica de moverse por la ciudad. El año pasado se vendieron en España por primera vez en la historia más bicicletas que coches, 780.000 frente a 700.000. Este dato marca un punto de inflexión en las tendencias de movilidad urbana y demuestra que el uso de la bicicleta es un movimiento ciudadano imparable, que demanda de la clase política una respuesta en forma de infraestructuras seguras.