image

Samu Galán, jugador del Alhaurín de la Torre CF B que fue apuñalado la semana pasada en el campo Nuevo San Ignacio de El Palo, ha comparecido esta tarde ante los medios de comunicación en la sala de prensa del Estadio Municipal Los Manantiales, en lo que ha sido su primera aparición pública tras ser dado de alta el lunes.

El delantero alhaurino, de 24 años, afirma encontrarse  “fuerte y con ganas de volver a los terrenos de juego lo antes posible”, respetando eso sí los plazos dados por el equipo médico, ya que aún precisa varios meses de recuperación total. Samu se ve “anímicamente con mucha fuerza” gracias al apoyo recibido por parte de su familia, amigos, compañeros de equipo y de otros clubes en los que ha jugado y numerosos estamentos federativos y entidades deportivas de toda España, y ha confesado que este apoyo le ha emocionado.

También sostiene que no guarda rencor ninguno con los presuntos autores del hecho pero que prefiere olvidarse de lo ocurrido, intentando volver a hacer vida normal lo antes posible. No ha querido hacer declaraciones de lo sucedido ya que dice haber olvidado todo: “Cuando me desperté estaba en la UCI, ya sabía que me había pasado algo, pero no sabía el qué” confirma. 

También ha negado que conociera a nadie del equipo contrario antes del encuentro y que su abogado se encargará de todo lo que venga a partir de ahora, que él solo quiere centrarse en volver a jugar en el Alhaurín de la Torre lo antes posible. Samu sí que ha incidido en la necesidad de mejorar las condiciones de seguridad de los recintos deportivos, sobre todo, del fútbol-base, para que sucesos como éste nunca más se produzcan.

También ha comentado que se deberá hacer revisiones periódicas y ha aprovechado para dar las gracias a los médicos del Hospital Regional de Málaga Carlos Haya, que en todo momento lo han atendido de forma “excelente”.

Su comparecencia, en la que ha estado acompañado por el presidente del Alhaurín de la Torre CF, Paco Flores, y por el directivo Salvador Ferrer, además de compañeros, amigos y familiares, ha concluido con un fuerte aplauso de los presentes.