Vivimos en una época de liberalización sexual, donde constantemente surgen términos nuevos en torno a la sexualidad y es cada vez más normal que aparezcan desnudos o escenas sexuales en la televisión y en contenido multimedia.

Es por ello que poco a poco se van perdiendo tabúes y prejuicios, pero algunos tópicos continúan siendo muy reales. Los jóvenes cada vez comienzan antes a vivir su sexualidad pero ¿con qué expectativas? En la sociedad se ha creado un ideal de sexo placentero, limpio, rápido, pasional y perfecto.

Para muchas personas supone un tema muy personal, quieren hacerlo como creen que debe ser correcto y convertirse en el amante perfecto para satisfacer a su pareja sexual. Por ello se presionan a sí mismos e intentan en el encuentro, ser verdaderos profesionales como las escorts de Málaga.

Razones por las que ser el amante perfecto

Todo el mundo ha visto alguna comedia romántica alguna vez. En este tipo de películas se muestra un ideal de amor y pareja que todos en su interior parecen querer conseguir. Y por lo que al final, al no lograrlo, acaban sufriendo.

Por lo que hay que saber diferenciar y saber qué significa “ser el amante perfecto”. Pero, ¿hay un perfil único? Cada persona es diferente a la anterior y lo que le gusta y atrae a uno no tiene por qué hacerlo a otro. No existe un perfil único de amante perfecto.

Lo que sí se puede definir, gracias a las escorts profesionales de Puebla, es una serie de consejos para poder conseguir serlo para una persona en especial.

Cómo conseguirlo

Poder disfrutar de una noche salvaje de pasión y seducción inolvidable de vez en cuando es muy importante. Pero ¿cómo conseguirlo? Está claro que a nadie le gustan los babosos pero tampoco los conocidos como “estrellas de mar” que simplemente se dejan llevar sin hacer nada. Por lo que lo primero es la implicación e interés por todas las partes involucradas.

Una vez se tiene eso, hay que tener en cuenta otra serie de aspectos para lograr convertirse en el amante perfecto.

  • Paciencia: Nadie chasca los dedos y voilà, es el amante ideal. Es todo un progreso de probar y probar para descubrir y lograrlo. Pero nadie puede negar que estas prácticas pueden ser muy divertidas.
  • Preliminares: La seducción es todo un arte y un proceso. Por lo que hay que ir paso a paso y no pretender entrar directamente al asunto. Un baile pegaditos, unos besos por el cuello, susurros al oído, algunas caricias o incluso algún juego o masaje erótico… Hay todo un mundo de posibilidades para aumentar la temperatura del ambiente.

  • Sorprende: Desde preparar una habitación para deleitar los cinco sentidos, probar nuevas posturas, prácticas sexuales, invitar a una escort de Sevilla a unirse… Hay un montón de oportunidades para sorprender a una persona en este sentido y con final feliz. Es recomendable para no caer en la rutina y aportar una chispa de vez en cuando a la relación.
  • Frío y calor: Está bien dejarse llevar por la pasión y darlo todo hasta acabar de una. Pero tentar, dejar la miel en los labios de la otra persona para volverla loca y jugar con los contrastes también puede ser muy divertido. Aunque ojo, porque puede perder ese efecto si se abusa del tema. Así que, ¿por qué no abrir la puerta de la imaginación y comenzar el juego?
  • Comunicación: Si se desea saber qué le gusta a otra persona o qué fantasías tiene, ¿qué mejor que preguntárselo? Y si la timidez es más grande o no se sabe muy bien cómo empezar la conversación, hay otras maneras de descubrirlo. Con algún juego erótico de preguntas, algunos alimentos afrodisíacos e incluso algo de alcohol para dejarse llevar y desinhibirse pero no en exceso.
  • Equilibrio: Esto no es como la masturbación que está uno solo… E igual de importante es la satisfacción de uno como la del resto. Por lo que para que sea ideal un encuentro es recomendable que alcancen el clímax todas las partes. Y si uno acaba antes que otro, hay muchas técnicas para que acabe igual. Como el sexo oral o los juguetes eróticos. Pero si es súper imposible en el momento por la situación intentar que la próxima vez, en el caso de que la haya, equilibrar el partido.
  • Deseo y pasión: Indispensable en todo encuentro sexual. La atracción y las ganas de intimar con una persona. Dejarse llevar y recorrer cada centímetro de piel desnuda.
  • Información: No te preocupes en demasía, porque el sexo al final es más físico que mental y si se piensa demasiado te pierdes la diversión. Por lo que se pueden consultar infinidad de contenido adulto multimedia. En redes sociales, páginas porno, blogs de sexualidad como el de Skokka… Hay mucha información de técnicas, consejos, prácticas y un largo etcétera para aumentar e intensificar el placer propio y ajeno. Como por ejemplo saber dónde está el punto G, hacer ejercicios kegel, consultar el kamasutra, descubrir cómo estimular el clítoris…

(Deborah Salas)

Print Friendly, PDF & Email