(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

Que Jabalcuza se alce por encima de todos y cada uno de los residentes del municipio malagueño no es una casualidad. Probablemente, en los orígenes de este no lo fuera. Bien lo saben aquellos que se situaron en una zona estratégica que podía unir tantos puntos costeros de Málaga como desease. Tampoco es casualidad que Jarapalos entre en contacto con ella, ni que la Sierra de Mijas se deje entrever en cada avance que los senderistas realizan durante las primeras horas del domingo. Las casualidades en la montaña no existen.

Decía Edmund Hillary, el primer señor que disfrutó de los 8.848 del Everest, que ”no conquistamos las montañas, sino que nos conquistamos a nosotros mismos”. En cierto modo, en Alhaurín podemos decir que ocurre algo similar. Y es que, el estilo de vida de la zona malagueña, siempre ligado con una fuerte tendencia hacia el desnivel, ha ido transformándose paso a paso en un modo de sentir las aficiones. Aquel que siempre disfrutaba del ciclismo se decidió por hacerse con una bicicleta de ruedas gruesas. Aquel que amaba correr por las carreteras se calzó unas zapatillas más resistentes para resistir el impacto. Y, por supuesto, aquel que recorría la avenida principal de principio a final, eligió el nuevo sendero, el de la Gran Senda.

Sobre el lienzo fueron evolucionando varias pinturas distintas. Se crearon rutas, se abrieron iniciativas de todos los tipos. El Cross de Jarapalos se postró como una de las innovaciones para el deporte alhaurino, tomando como gran ejemplo la práctica de carrera de montaña del país vecino, Francia. Este evolucionó superando todos los momentos de dificultad hasta llegar a ser la gran fiesta de Jarapalos, considerada una de las carreras más importantes de España y el maratón alpino más destacado de Andalucía.

Travesía Medioambiental Jabalcuza 2018 – Fuente: Mari Carmen Carrera (Colaboración CDAJ)

A la par de ello, y para que ninguno de los aficionados al ciclismo y al senderismo se sintiera apartado de la celebración, la Maratón MTB de Jarapalos y la Travesía Medioambiental de Jabalcuza abrieron sus puertas. Desde hace años se trabaja para que todo funcione, para que no falte un ápice de calidad en sus ediciones, buscando en todo momento la seguridad máxima de sus participantes.

Todo ello deja entrever que Alhaurín apuesta por sus zonas ambientales más cercanas. Pese a la contaminación existente en muchos puntos de la montaña, los clubes y los aficionados a esta velan por su bienestar. Tal ha sido el desarrollo y la concienciación a la que se ha llegado que desde el Ayuntamiento se han impulsado rutas de senderismo cada fin de semana para recorrer la Sierra de Mijas y conocerla en profundidad.

En sí, puede decirse que todo el proceso de evolución en la montaña ha traído consigo una cierta admiración por parte de los residentes en el municipio. Desde el punto de vista del deporte, ya sea aficionado o profesional, el crecimiento ha sido exponencial, llegando a tomarse como referencia malagueña esta zona geográfica a la par de otras como la Sierra de las Nieves o los Montes de Málaga.

La montaña es Alhaurín porque Alhaurín es montaña. De eso no parece caber duda. Por ello, el 11 de diciembre se celebra algo más que una pasión por la belleza inaudita de las elevaciones de terreno pronunciadas. El 11 de diciembre se celebra el aniversario de la unión entre naturaleza y una civilización.

Print Friendly, PDF & Email