El salón refrenda ante profesionales y aficionados el nuevo vínculo con la alimentación y la gastronomía

La Feria del Vino y Alimentación Mediterránea ha cerrado las puertas de su 13º edición, primera de la fusión de los sectores del vino, alimentación y gastronomía, validando las expectativas previas que señalaban hacia un incremento global de todos sus indicadores. Con un número de expositores superior en un 25% con respecto a 2011 entre bodegas, consejos reguladores, empresas distribuidoras de vinos y de productos primarios no elaborados de los sectores agroalimentario, ganadería y piscícolas; el balance final de visitantes no se ha quedado a la zaga, superando en un 36,3% las cifras de la anterior edición.

Un total de 11.903 personas han pasado los días 24 al 26 de noviembre por el Palacio de Congresos y Exposiciones de Torremolinos, sede de este salón enoalimentario. En datos finales, la feria ha recibido 3.171 visitantes más que en 2011 (que fue de 8.732 personas). Por lo que respecta a visitantes profesionales se han registrado 5.699 (un 14,50% más que el año anterior), a los que se añaden los 6.204 aficionados al mundo del vino, la alimentación y la gastronomía que han pasado por este salón (un 65,23% más que en 2011).

La Feria del Vino y Alimentación Mediterránea ha cerrado una edición que puede considerarse ‘brillante’ en cifras, pero también en número y calidad de participación de profesionales. La presencia en el programa de profesionales de la talla de Custodio Zamarra, Paco del Castillo, Javier Gila, José Joaquín Cortés, Pancho Campo o Bruno Murciano, el ‘Estrella Michelín’ José Luis Panigua o el crítico gastronómico Enrique Bellver, que han tutelado y guiado las actividades de catas, cursos de cata y maridajes ha elevado al certamen a la órbita de las referencias nacionales en el calendario de ferias.

10 regiones productoras de vinos del mundo, 7 españolas y 3 internacionales, se han hecho acreedoras de los ‘Premios Palacio’ 2012. Los representantes de 13 bodegas o sus distribuidores recogieron los galardones en la ceremonia de entrega de premios con que se clausuró la feria el lunes.

Bajo la dirección técnica de Juan Miguel Rubio, vicepresidente de la Federación Andaluza de Asociaciones de Sumillería, la hasta el año pasado Feria del Vino y D.O. ha estrenado en esta edición sus sinergias con el mundo de la alimentación, la gastronomía y los productos gourmet.   ‘El vino, sin la vinculación con la gastronomía, y haciéndolo interaccionar con los diferentes productos agropecuarios que se dan cita en la liturgia de la buena mesa, era mostrar solo una parte de la versatilidad que tiene este producto y privar al consumidor de un disfrute más global”, explicaba Rubio.

Organizada por el Palacio de Congresos y Exposiciones de Torremolinos y Mediterráneo TV, la feria ha contado con 55 empresas expositoras y 155 bodegas representadas, e impulsado entre sus actividades las catas-maridajes entre distintos productos, incluidos aquellas de la línea gourmet, como el caviar de Riofrío, el chocolate, los habanos o el jamón, entre otros

 

Print Friendly, PDF & Email