La instalación pública incorpora el nuevo sistema de depuración salina, al igual que se hizo con la de Torrealquería. Ha costado 30.000 euros

La piscina municipal de La Alquería está siendo sometida a un profundo proceso de remodelación, fruto del cual se convertirá en el segundo gran club de baño de las barriadas, idéntico al de la vecina Torrealquería. Según los cálculos del Ayuntamiento, esta instalación pública entrará en servicio en los primeros días de julio, fecha en la que se procederá a su inauguración, coincidiendo con el inicio de la temporada acuática. El proyecto, que llevan a cabo los servicios técnicos adscritos a la Concejalía de Grandes Obras e Infraestructuras, que dirige Salvador Herrera, tiene un coste de 30.000 euros financiados por las arcas municipales, y contempla la reforma y mejora del vaso de la piscina y la renovación de toda la instalación de depuración de agua, que pasará a tener cloración salina, como la de Torrealquería. También prevé el cerramiento perimetral de todo el recinto y la mejora de la vegetación y arboleda. Las obras comenzaron en el mes de mayo y terminarán en unos días, cuando concluyan las tareas finales de fontanería y jardinería.
La piscina se encontraba clausurada y muy deteriorada por su antigüedad, de ahí la necesidad de modernizarla y adaptarla a la normativa vigente. Con esta puesta en servicio, la red pública de instalaciones de baño llega a cinco: junto con la de La Alquería, se contabilizan la del Centro Acuático, situada en el complejo deportivo El Limón, la municipal de avenida Joaquín Blume, la de El Lagar y la de Torrealquería, que fue reinaugurada el año pasado tras ser invertidos 90.000 euros en su mejora, en lo que significó la primera piscina de agua salada con tecnología de última generación.
La actuación ha afectado al vaso de la piscina, con la reposición de las piezas del revestimiento desprendidas, la reparación de las fisuras y la mejora de los sumideros. También se ha trabajado en los pavimentos perimetrales del vaso, sobre todo, en la antigua depuradora soterrada. Se ha retirado la arboleda colindante con el vallado para darle al conjunto un aspecto más diáfano y, además, el cerramiento del recinto, muy deteriorado, ha sido reparado mediante la construcción de un muro de bloques de hormigón y la habilitación de una cerca metálica galvanizada. Lo más novedoso es la construcción de una caseta en superficie para instalar la nueva estación depuradora, que anula la anterior soterrada. La obra es ejecutada por operarios de la Concejalía y el apoyo de una empresa subcontratada.
Como se recordará, el alcalde, Joaquín Villanova, anunció hace justo un año, en la reinauguración del club de baño de Torrealquería, que la siguiente en someterse a un lavado de cara iba a ser la de La Alquería, que entonces se encontraba clausurada.

Print Friendly, PDF & Email