Ahora que se ha iniciado una nueva década es buen momento para hacer un breve ejercicio de retrospectiva, pensando en las diversas facilidades que existen hoy en día y que, hasta no muchos años atrás, resultaban del todo impensables. Un claro ejemplo reside en el ámbito de la comunicación profesional.

Desde hace tiempo los negocios, independientemente del tamaño que tengan, se ven capaces de optar por varias alternativas muy útiles y eficaces. En próximas líneas repasaremos algunas de ellas, las cuales llevan tiempo proporcionando sus respectivas ventajas a las PYMEs que se decantan por este tipo de opciones.

Centralita virtual

Las centralitas telefónicas siempre han contado con una especial relevancia para toda empresa. Desafortunadamente en tiempos anteriores, a pesar de los beneficios que otorgaban, pesaban bastante más sus puntos negativos.

Por ejemplo, el tamaño era excesivo, dando pie a que se perdiera espacio útil dentro de las instalaciones del negocio. A su vez, el conjunto requería un mantenimiento que era de todo menos asequible. Esta clase de aspectos han pasado a ser historia a raíz de la implementación de la centralita virtual.

Como su propio nombre indica, se trata de un sistema digitalizado. Concretamente aprovecha la nube virtual para prestar un buen servicio de comunicación, el cual destaca por ser ágil, intuitivo y muy efectivo.

El espacio útil ya no es perdido lo más mínimo, puesto que es la compañía contratante la que tiene en sus instalaciones el correspondiente hardware a través del que ofrece su servicio.

A consecuencia de ello, tampoco se requiere mantenimiento alguno, lo cual es valorado muy positivamente por las empresas. Y es que de poco servía el hecho de ganar agilidad en las comunicaciones si, a posteriori, algunos empleados se veían obligados a lidiar con quebraderos de cabeza con tal de mantener los elementos tecnológicos en un estado óptimo.

Actualmente de este tipo de labores se encarga la compañía que es contratada, ya que todo es albergado en su propio espacio sin afectar al de la empresa en cuestión. Por supuesto, dicho aspecto también se traduce en otro factor muy a tener en cuenta: tampoco se necesita pasar por ningún proceso de instalación.

Es innegable que antaño, ni siquiera las mentes más creativas, podían llegar a imaginarse una centralita virtual que estuviese operativa poco después de haberla contratado. Por suerte, hoy en día es más que posible optando por un software call center.

Al tratarse de un programa muy intuitivo no solo destaca por prescindir de instalaciones. Adicionalmente es reseñable el escaso período de tiempo que requieren los usuarios para adaptarse a la interfaz.

Módulos de chat integrados en las webs

Así como las llamadas telefónicas siguen estando a la orden del día en el ámbito empresarial, también es destacable el surgimiento, desde hace aproximadamente una década, de un sistema que ha demostrado ser práctico y muy agradable a la hora de utilizarlo. Nos referimos a los módulos de chat, los cuales se integran en las páginas web de las empresas.

Si por algo se caracteriza Internet es por brindar una impagable comodidad, así como celeridad en la inmensa mayoría de acciones que se llevan a cabo en dicho entorno virtual. Desafortunadamente no todos los portales online podían presumir antaño de estos aspectos tan positivos. Y es que muchos de ellos seguían anclados en los arcaicos formularios de contacto.

Por supuesto, en la actualidad siguen rellenándose miles a diario, pero en líneas generales acostumbran a requerirse unas cuantas horas para recibir respuesta, lo cual no gusta demasiado a los potenciales clientes ni a los usuarios que ya han confiado en la marca en cuestión.

Todo cambia al hacer uso de un módulo de chat. El mismo aparece en la mayoría de casos en una esquina del sitio web, generalmente en la parte inferior derecha. De esta manera es fácil ubicar los campos de texto que hay que rellenar para dar comienzo a la conversación en tiempo real.

Basta con introducir el nombre y el motivo de la consulta para que un operador, en cuestión de segundos, se ponga en contacto con el internauta. Algunos servicios optan por facilitar a sus responsables de atención al cliente una serie de respuestas predefinidas, sobre todo si se trata de consultas técnicas, pero en la mayoría de casos las contestaciones son personalizadas.

Si las centralitas virtuales sin instalación eran impensables hasta hace no muchos lustros, algo similar sucedía con los chats, puesto que ya existían programas de comunicación instantánea pero no estaban estandarizados los módulos implementables en sitios web de manera muy económica e incluso gratuita.

Conviene destacar el hecho de que ambas soluciones de comunicación precisamente son asequibles. Este motivo se suma a todos los demás que hemos ido desgranando para dar pie a un gran éxito, demostrándolo las numerosas empresas de todos los ámbitos que se decantan por este tipo de sistemas.

Print Friendly, PDF & Email