(Jmm Caminero) Aunque uno, personalmente, deje mucho que desear en los aspectos éticos y morales, vistos desde una perspectiva racional filosófica, y uno deje mucho de desear, visto desde una dimensión religiosa y espiritual, en general, o desde el cristianismo particular. Y uno, no dándoselas de nada, uno, puede y debe y tiene derecho a plantearse temas y cuestiones sobre el cristianismo, aunque uno sea un gran pecador, utilizando el lenguaje tradicional, uno, también con su razón y su sensibilidad y voluntad, puede y debe plantearse cuestiones y hechos y datos sobre el cristianismo. Aunque uno, no sea ejemplo de nada, y nadie pueda pensar que es ejemplo de nada, ni para nadie. Si debemos pensar algo sobre la presunta crisis de este movimiento-pensamiento-ideología-religión. Por el bien de la sociedad y de la humanidad.

– El mundo, nadie se rasgue los pantalones, ni la corbata, el mundo es y sería peor con menos cristianismo, y es mucho mejor con más cristianismo. Existen miles de aspectos de la realidad, positivas, o en mayor o menor medida positivas y buenas, que han sido inspiradas por el cristianismo, cuándo no han sido incentivadas y creadas e impulsadas. Usted, por ejemplo, tendrá algún seguro de vida, pues esto lo inventaron, hasta dónde yo sé, pastores anglicanos, al ver que fallecían estos y sus familias, esposa e hijos, quedaban desamparados. ¿Qué haría usted hoy sin un seguro, no habría podido quedar marginado y en la miseria…?

– Quizás, pregunto, nadie se rasgue los trajes talares o no talares, es que la inmensa mayoría de los cristianos, no creen lo suficiente.

Si admitimos que Dios existe, si admitimos que Dios incentiva la perfección y la santidad humana, en todos los individuos, si admitimos que Dios quiere la perfección o santidad en cada ser humano, incluso santos y santas de altares, si admitimos, que Dios querría, nos imaginamos, más santos y santas en los altares, si admitimos, que el clero, por ejemplo, a nivel de obispado, tiene la suficiente formación, a y en todos los niveles, y si admitimos que en el siglo diecinueve cuántos obispos hubo en el mundo, varias docenas de miles, en el siglo veinte, varias docenas de miles.

¿Cuánto tanto por ciento, de obispos del siglo diecinueve, están beatificados y canonizados…? ¿De las docenas de miles, llegan a unos cientos…?

¿Y lo mismo en el resto de sectores de fieles…?

En definitiva, con todos los matices que quieran, la gran crisis del cristianismo, es falta de santos y santas que puedan estar en los altares, quizás, porque no tengan suficiente fe, quizás porque los tiempos son muy difíciles, el mundo atrae demasiado, quizás, porque siendo buenas personas, en general, no acaban de romper ese hilo, que diría Juan de la Cruz, quizás, por multitud de otras razones…

– Desde luego, en estos dos o tres siglos últimos se han creado ideologías-filosofías-cosmovisiones, ayudados de distintos motivos y parámetros, incluso saberes, que se han postulado en contra de la religión, y especialmente, del cristianismo…

Ideologías y filosofías, que no solo eran teóricas, sino también prácticas, no solo dirigidas a los individuos, sino a las sociedades y colectivos. Es decir, grandes movimientos teóricos, en contra del cristianismo, grandes movimientos sociopolíticos… Que se han ido injertando y materializando y cristalizando, en multitud de aspectos de la realidad social y cultural y educativa y de contenidos teóricos y prácticos…

Hoy, sin temor a engañarnos, debemos admitir, que existen ideologías, individuos, colectivos, grupos, que entre sus diferentes fines y metas, uno de los más importantes, es el menoscabo de la religión en el mundo, y desde luego del cristianismo. Esto es obvio y evidente, si analizaos y percibimos claramente, la teorización y la práctica, de individuos, colectivos, sociedades, subculturas, etc.

– El grave problema que tenemos, teórico y práctico, es que la civilización occidental, está fundamentada en el cristianismo, las grandes ideas y valores, son esencialmente cristianos. Igual que otras civilizaciones actuales, están fundamentadas en otras religiones, sea el hinduismo-vedismo o sea el budismo o sea el confucionismo, etc.

El cristianismo ha hecho en estos dos últimos siglos, nadie lo puede negar, un enorme esfuerzo, teórico y práctico de adaptarse al mundo de hoy, y armonizar sus conceptos y prácticas con el saber ortodoxo de hoy, especialmente, con la filosofía y las ciencias.

Pero los humanos y los pueblos, también tienen que entender, que no solo depende de que el cristianismo se adapte a los tiempos nuevos, sino que también los humanos deben aceptar que el cristianismo, es una fuerza ideológica y práctica que tiene sus principios y axiomas, no puede solo adaptarse el cristianismo a su tiempo, sino también el tiempo y el mundo, debe adaptarse al cristianismo… Que es lo que ha hecho siempre, durante siglos, y por eso Europa, ha sido una de las grandes razones que ha sido y ha llegado a ser lo que es.

A mi modesto entender, el pueblo está deseando que existan testigos y profetas, santos y santas de altar, que tengan una figura en que fijarse, cuándo encuentran una persona de estas los siguen, véase Teresa de Calcuta, Pío de Pietrelcina, Leopoldo de Alpandeire, Leopoldo Mantic, etc. La crisis del cristianismo de existir, es crisis de santos y santas, cada uno según sus circunstancias, ambiente, sociedad, estado de vida, ocupación, profesión…

            http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (06 octubre 2017-09 febrero 2018 cr).

Fin Artículo 1.114º“¿Sobre la presunta crisis del cristianismo, III?”.

Print Friendly, PDF & Email