En las pasadas elecciones municipales, en mi pueblo, tener presencia en las redes sociales era motivo para que, algunos rivales políticos y no pocos analistas y comunicadores, (a sueldo de estos, todo hay que decirlo), calificasen a uno de “distante y sin contacto con la gente real a pie de calle”.

Es cierto que, a nivel nacional, los principales partidos y sus figuras públicas si que tenían ya presencia en Facebook o Twitter, aunque se puso de manifiesto que no llegaba a ser valorado ni utilizado como lo que podría ser, una herramienta bidireccional de contacto directo entre políticos y electores. Llegando incluso a producirse situaciones tan ridículas como que algunos diputados abrían su cuenta pero jamás llegaron a usarla o la cerraron tras alguna polémica. Como le pasó a Rosa Díez, que se alejó de Twitter tras conocerse que ella no era la responsable de las actualizaciones en su cuenta aunque las firmaba con su nombre, al detectarse que estaba respondiendo cuando a la vez aparecía su otro “yo” en directo en la tele. O el caso de Leire Pajín que hasta su salida del Gobierno tenía cero “tuits”, en su cuenta de twitter, seguía a cero personas y sin embargo le seguían miles de personas de forma asombrosamente artificiosa.

En EEUU, sin embargo, ya sabían del potencial de estas herramientas, y si en las anteriores elecciones presidenciales se disputó buena parte de la campaña de forma virtual ( les recomiendo este articulo en ingles: http://www.fastcompany.com/1207594/how-chris-hughes-helped-launch-facebook-and-barack-obama-campaign ), en la actual campaña,( y es lo que nos espera en el futuro mas inmediato), es en las redes sociales donde se están poniendo mas recursos y esfuerzos para captar el voto de los americanos.

En EEUU, practicamente la totalidad de electores tiene una cuenta en Facebook, lo que ademas de otras muchas consideraciones sociales y culturales, supone un radical cambio en la manera de comunicarse en política, pasando del discurso unidireccional, a la escucha activa y a la posibilidad de establecer conversación gracias a la mas potente herramienta que ha existido al servicio de la política para obtener información a tiempo real de la opinión pública, de primera mano y sin intermediarios. 
Volviendo a mi ciudad, Alhaurin de la Torre, en los últimos meses, los responsables de comunicación del Partido Popular, han caído por fin en la “cuenta”.
Los que antes se mofaban si algún periodista usaba la expresión “concejal 2.0” cuando desde el primer pleno retransmitimos por “twitter” las sesiones públicas, compensando la falta de transparencia y comunicación de nuestra institución local, que impide grabar y emitir en directo, ahora dedican su tiempo ( y el del personal que tienen contratado para esto) a compartir su agenda social en las redes sociales y a mandar a su “caballería” a los foros y espacios virtuales donde los alhaurinos solemos encontrarnos.
Y lamentablemente hemos tenido estos dias un ejemplo de lo que será el autentico “campo de batalla” de aquí a las próximas municipales. Ya les he hablado del grupo de debate ciudadano de Facebook, que creó mi amigo Javier Almansa hace un par de años, allí nos damos cita un par de cientos de alhaurinos casi a diario, para debatir y compartir la actualidad de nuestra ciudad. No faltan las polémicas, como no podía ser de otra forma, y aunque ha habido casos en los que algún que otro participante traspasó los limites del respeto, nada comparable con lo ocurrido las ultimas dos semanas con el “desembarco” en el grupo del Partido Popular y sus voceros. Las normas consensuadas hasta entonces, que hacían de esa “Plaza” virtual un lugar donde se comparte y analiza desde una propuesta para el nombre de una calle hasta el diseño del cartel de la feria, por poner algunos ejemplos, fueron transgredidas por los peperos virtuales, pese a las advertencias del resto,  y desde el perfil oficial del partido alhaurino, se colapsó por momentos la participación, al  acaparar las entradas con notas de prensa ( de la actividad municipal, por cierto, no de partido), que ademas no ofrecía ningún debate ni contestación.
Esto, junto con la radicalización, llegando al insulto y las alusiones personales, de muchos comentarios surgidos ( en su mayor parte) de los perfiles personales de los recién llegados, (trolls incluidos), ha provocado, en lo que debería haber sido un enriquecimiento del grupo humano y la “biodiversidad” ideologica del grupo, el abandono y critica de muchos de los participantes.
Y esto no es casual, aunque no se haya programado de forma consciente, o si, quien sabe.
Lo ocurrido no es mas que un reflejo de lo que pasa en nuestra sociedad: Allí donde los ciudadanos participan, a través del debate y las acciones, poniendo en común los problemas y soluciones de su comunidad de forma democrática y participativa,( ahora de forma mas fácil gracias a la tecnología), se está haciendo DEMOCRACIA DIRECTA,  que no es mas que otra forma de POLITICA. 
Y eso, a algunos les asusta. Les incomoda porque cada espacio, cada asiento que ocupen los ciudadanos comprometidos es un lugar menos donde ellos podrán continuar apalancados.
Y su estrategia es sencilla, cada vez está mas claro, desprestigiar la política es la mejor forma de que el pueblo no se interese por ella y así puedan continuar los mismos de siempre en sus despachos oficiales.
Cada refriega, cada insulto entre políticos, cada caso de corrupción, cada referencia a sueldos o prebendas hace que un ciudadano, (como ocurrió en el grupo de facebook) abandone su interés por participar, que luego se refleja en la abstención en cada cita electoral.
Y si acordamos que la forma mas razonable de cambiar el estado de las cosas es cambiado desde dentro los gobiernos, las instituciones y los partidos, tenemos que evitar ese desapego, ese programado distanciamiento entre el representante público y sus administrados, que tanto interesa a los que ya están y no quieren irse.
Ahora mas que nunca tenemos que participar, que reivindicar la Política, teniendo claro que es la herramienta que permite construir ese espacio común mas justo y solidario, la única forma de defendernos de lo que nos están haciendo.

Juan Manuel Mancebo Fuertes
www.bobastro2.blogspot.com

Juan Manuel Mancebo Fuertes

jmanceb@gmail.com

648164401