14 C
alhaurin de la torre
miércoles, 8 abril, 20

Agustín Zambrana: Cuarenta años de clarividencia

Utensilios de la mesa de Agustín Zambrana en su casa. - Fuente: Francisco Zambrana.

(Francisco Javier Zambrana Durán – Churriana)

El oficio de ver más allá de lo que está frente a nosotros siempre fue difícil de comprender. Así como algunos comentan que son capaces de conseguir retos imposibles para la vida de un ser humano cualquiera, también hay quienes declaran saber si esos objetivos serán o no cumplidos. Quizá, con un cierto toque de devoción, de confianza en algo que reside al otro lado de lo que nuestra mirada, a priori, nos enseña, busquen y encuentren. En ocasiones, se tropiezan con el error, pero muchas de las restantes terminan siendo ciertas.

            Cuando se habla de predecir el futuro nadie confía, y todos desconfían. El escepticismo creado a partir de los pilares de nuestra sociedad en la que lo tangible es lo válido y lo que no podemos sentir puede ser desechado nos ha llevado a perder lo que hace siglos se llamó la videncia. Pese a llevar una vida acelerada en la que no vivimos el presente ni queremos recordar el pasado y solo creer en que el futuro será mejor, tememos a quienes dicen saber qué es lo que nos deparará lo próximo. En sí mismos, somos seres cerrados a lo que se salga de los cánones marcados del contexto social en el que vivimos.

            Agustín, tras 40 años de debate y de consideraciones sobre este tema, continúa con su mayor afición: la videncia. ‘‘Además de vidente, soy clarividente, es decir, veo con mi mente lo que la persona tiene. Lo mío se centra en la persona y en saber qué es lo que le ocurre’’, destaca. Al contrario de lo que puede parecer por el proceso que realiza, pues es una tirada de cartas al uso, su especialidad es el presente y los problemas que alguien posea en la actualidad.

            Con atención, explica paso a paso como se realiza una sesión. ‘‘Suele durar entre 45 y 50 minutos y se echan unas cuatro barajas, terminando siempre por las cartas españolas’’, comenta. ‘‘Se echan las cartas y la persona pregunta. Según el mazo que haya sobre la mesa, me ayuda a ver unos aspectos u otros’’, añade. Generalmente, y tal y como nos desvela, las preguntas más comunes suelen estar relacionadas con la economía y la salud, tanto de quienes acuden como de otros terceros.

Mesa de Agustín Zambrana en su casa. – Fuente: Francisco Zambrana.

            En estos casos, el error está asegurado, y es complicado determinar si se acierta o no en una predicción. ‘‘He fallado muchas veces, pero en momentos concretos. Luego he rectificado y he seguido, pero nunca le he dicho a una persona que no puedo llegar a ella’’, detalla. Su procedimiento se centra en una conversación con la persona para más tarde comenzar la predicción. En este coloquio, pregunta por nombres de personas y eventos de su vida que pueden haberle ocurrido. ‘‘Hay ocasiones en las que la persona incluso ha llorado por la forma en la que le he desvelado su vida’’, sentencia.

            A pesar de la fuerte relación que mantienen estas prácticas con un posible distanciamiento de las religiones, Agustín, declarado creyente, pero no practicante, mantiene su culto en las sesiones. ‘‘Yo lo hago porque soy creyente. Tengo mis santos y mis objetos y trabajo con ellos. Creo que tengo una guía espiritual, llamada Santa Gema, y pido y curo por ella’’, pone de manifiesto. Su devoción por los santos le lleva a tener decorado su hogar con ellos, sin embargo, no le impide el entrar en contacto espiritual con personas creyentes.

‘‘Han venido personas que no me han creído y me han dicho que tenía que decirles algo para confiar’’, puntualiza. El estigma que posee esta disciplina lleva a la desconfianza casi absoluta de gran parte de la sociedad, la cual se niega a comprender algo que no puede ser demostrado, algo que incluso entra en contacto con entes religiosos y que depende más de una devoción personal que de una demostración. ‘‘Cuando he hablado con la persona y le he dicho lo que sabía mediante las cartas, ha llorado’’, comenta.

Sin embargo, en un mundo como este, en el que nada es posible que se demuestre excepto cuando ya ha tenido o no lugar ese hecho, las estafas son comunes. ‘‘Cualquiera coge una baraja de cartas y dice que es vidente. Para esto no hay que estudiar ni nada, sino que uno nace así. Yo puedo decirle a una persona el 95% de lo que necesite, pero hay engaños que obligan a personas a pagar demasiado por algo que no es real’’, detalla y continúa con algunos ejemplos de personas que le han trasladado sus historias.

‘‘Hay que creer en esto, y tengo cierta gente que saben que les va bien conmigo en este sentido’’, prosigue Agustín. ‘‘Yo empecé con 24 años y llevo ya más de 40 con ello’’. La larga trayectoria, en la que ha podido comprobar múltiples predicciones y ayudar a solucionar el presente y el futuro de personas de toda índole, le ha permitido corroborar la exactitud de esta disciplina o sus errores. Aquellos que rodean a uno de los puntos de mayor escepticismo de nuestra sociedad centrada en el futuro que vendrá.

Diferentes barajas de cartas de la mesa de Agustín Zambrana. – Fuente: Francisco Zambrana.

Limpieza espiritual, el mito de la realidad

Otro de los aspectos que engloba Agustín es la limpieza espiritual. ‘‘Además de la videncia, me dedico al mal de ojo o a trabajos de brujería’’. Este proceso se caracteriza por una conexión con entes no visibles que acuden, tal y como él nos explica, de madrugada. ‘‘Aunque sea un espíritu bueno, se trata. Cuando veo que es así, por ejemplo, le coloco una vela blanca para que este se vaya hacia arriba. Si es malo, se abre la ventana de donde estemos para que salga y no se quede en el lugar’’, resume.

            ‘‘Yo no curo. Mi tarea no es esa, sino que me dedico a quitar espíritus de personas que tienen mal de ojo con mis manos y herramientas benditas’’. Desde hace años, la demanda de este tipo de ‘sanaciones’ ha aumentado, ya que parte de la sociedad ha comenzado a sospechar de la posibilidad de prácticas en contra de ella. ‘‘Hay personas que tienen odio a otras y hacen vudú con su foto o le hacen daño. Al ver a una persona, sé si tiene o no un espíritu’’, declara.

            En este nivel, la desconfianza de si es real lo que tiene lugar o no, crece incluso más que en el caso de la videncia. El tratar acciones presentes genera aún más escepticismo, y no parece encajar dentro de los cánones marcados por la ordenada sociedad. El desconocimiento de este tipo de prácticas lleva a casi temer de ellas, e incluso a denostarlas, muy a pesar de que no tengamos una prueba fehaciente de que sean un fraude o de que funcionen.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.

Edgar Torronteras: “Lo más importante es levantarte cuando te caigas y vivir a tope”

Edgar Torronteras en el Centro Cultural Vicente Aleixandre. - Fuente: Fran Zambrana - Diario Alhaurín.

(Francisco Javier Zambrana Durán – Centro Cultural Vicente Aleixandre)

Sus manos se mueven con agilidad. Aún más lo haría su moto, esa del 2015 que sigue utilizando para hacer historia en el mundo del Freestyle. Edgar, un lunes a las 12 de la mañana tiene las articulaciones doloridas. Llegó el domingo a las 11 de la noche de A Coruña. Sueño tal vez tenga. En los días fríos no está del todo. Pero continúa, cueste lo que cueste.

Torronteras lucha, ha luchado toda su vida por conseguir sus aspiraciones. Desde los tres años. Hasta los treinta y nueve. Sabe que debe hacerlo. Ninguna otra cosa le servirá para encumbrarse en un deporte que apenas se tiene en cuenta en su país. Él miedo no tiene. Nunca lo tuvo. Ni lo tendrá.

Tampoco quejas vanas. Sí críticas. Sí coraje frente a quienes no le tendieron la mano. Y amor. Amor por lo que le hizo grande. Por volar en el aire. Por ser el más grande del planeta en lo suyo.


Yendo hacia la parte de lesiones un poco, ¿qué lesión te dolió más y de cuál te ha costado más recuperarte?

“La que sigue haciéndome daño, sobre todo en los días fríos, es el tobillo izquierdo. La rodilla se me suele hinchar, porque no tengo ligamento anterior cruzado ni meniscos. Otras cosas como el fémur, llevo una varilla con un tornillo en la cadera. Aún arrastro una placa en la clavícula con siete tornillos y otro clavito en el tobillo derecho.

Costillas, escafoides, dedos, metacarpianos, cúbitos… Costillas casi todas. La última fue el año pasado, me rompí siete costillas, dos desplazadas, perforación de pulmones. Pero perforaciones de pulmones he tenido dos veces. Traumatismos craneoencefálicos he tenido varios. Pérdidas de conocimiento varias más. Tengo L1 chafada, sacro. Tibia y peroné fractura abierta. Dedos del pie. La rodilla izquierda está que tela marinera”.

Podemos concluir que es un poco peligroso, ¿no?

“Bueno, pero, a ver, yo porque también en la era nuestra no teníamos la facilidad que hay ahora. Ahora existen piscinas de espuma, airbags para practicar, etc. Allí era o la gloria o el hospital, y al hospital fui varias veces. La gloria la tuve muchas más, pero el hospital varias”.

¿Cómo le defines a tu hija el deporte que hace su padre?

“No se lo he tenido que decir, porque ya lo lleva desde pequeñita. Ahora que tiene cinco añitos, la semana pasada le enseñé otro vídeo para ir recordándole de cuando era más pequeña. Ella lo relaciona con que es cuando papi se va al trabajo. Le enseñé cómo lo hice paso por paso, de cómo cogí las maletas, cómo llamé al taxi, cómo preparé la moto, trabajé, etc. Le encantó. Ahora encuentra el concepto y comienza a entenderlo. No he tenido que explicarle realmente, porque ella es una niña que desde los dos añitos la metí en el túnel del viento, porque yo hago paracaidismo. Bueno hago muchos deportes extremos porque estoy titulado en 23. Hoy saldrá del colegio y bueno… Hoy no porque está mi madre. Está la llalla y, como la ve muy poco, le puede. Pero si no lo que tengo que hacer es tener la moto preparada, su quad, con gasolina para dar vueltas”.

¿Con ella?

“Ella sola”.

¿Apunta maneras?

“Bueno, va haciendo. Esto es para que disfrute, pero no le voy a inculcar nada. Lo que ella quiera”.

La historia de este deporte y de tu familia con este deporte es crucial, ¿cómo llegó esta disciplina a España?

El que comenzó aquí la movida fui yo en todo el mundo. El primer mortal vino en el 2002 o 2001, hasta ahí era yo el que mandaba. Inventaba trucos y me copiaban. A raíz del mortal lo que han ido creando es que lo que se hace saltando recto, se hacen haciendo un mortal. Ya hay rampas con mecanismos para hacer mortales hacia delante, con distintos ángulos para hacer dobles y triples mortales, pero eso hay dos o tres personas en el mundo que lo han hecho. Es una estupidez.

Hacer un triple mortal es llegar a una altura de 25 o 26 metros en la cual te puedes estrellas. Aquí no hay medios para ello. Esto lo han hecho en casa de Pastrana con airbags, movidas y mucho dinero. Porque esto es lo que siempre digo, que yo nací en España, entonces no…”.

¿En otros países cómo es?

Si yo hubiera nacido en América pues tendría una vida resuelta, sería admirado y reconocido por todo el mundo. El día de mañana si tengo que hacer proyectos, montar escuelas y tal, todo tiene una vía de salida excelente, te ayudan, te apoyan, las marcas apoyan un montón, todo se televisa. Todo tiene una igualdad”.

Y aquí has sentido que con este deporte no ocurre.

“Bueno, aquí nunca lo ha habido. No es que no lo haya sentido. Aquí es el fútbol, las motos, la Fórmula1, el tenis con Nadal y cuatro cosas, y el salsa rosa. Y el politiqueo. Y a pagar. Y o te espabilas o medio tal, porque yo soy mileurista, igual que todo el mundo. A intentar sobrevivir hasta final de mes. La diferencia es que en mi caso me juego la vida y otros tienen que trabajar ocho horas, o diez cada día”.

¿Las marcas en qué te ayudan?

“Si te ficha una marca, que aquí en España no va a ser el caso, en Europa hay pilotos peores que yo que tienen muchas más ayudas. Pero claro, como yo soy español no me va a ayudar el de Francia. ¿Sabes? Cuesta mucho. Yo tengo Alpinestars porque me ficharon desde muy chico y me ayuda en la ropa, y Monster, que se suele fijar en el mejor de cada país. Se fijó en mí, que soy el mejor del mundo. Soy el único que va con Monster en Europa”.

En España, cada uno tira por su sitio en este deporte…

Se busca la vida como puede. Al igual que tú, que aquel y que el otro. Y el capo del pueblo se cuelga las medallas y se gana la fortuna de los demás. En España, los otros, los de arriba, se llevan todo. Yo es que no entiendo de política, es más, ni he votado… Ayer vi en la tele eso y cambié de canal. Me la pela.

Vida solo tengo una, y no se compra en el supermercado. No me van a dar estos vidas ni nada. Yo he nacido para vivir la vida, no para estar viviendo en el sistema que ellos quieran. Para nada. Me la pela. Me da igual. Los ignoro. ¿Me van a meter en la cárcel? ¿Qué he hecho? ¿He matado a alguien? ¿Por un billete? ¿Por un trozo de papel? Que les den. Me la pela”.

¿Cuándo tú sales a una pista cómo ves esto? ¿Como tu trabajo?

“No lo miro así. Cuando yo voy a montar en moto, monto porque me gusta, porque quiero hacerlo bien y no que me pagan poco. Yo lo hago, e intento hacer mis extensiones de los trucos mejor, intentar darlo todo siempre currando a tope. Le pongo todo mi empeño, pero no lo miro como mi trabajo. Me van a dar el mismo dinero o menos. Cada vez es menos”.

Este deporte es caro, ¿no?

“Pff…”.

¿Cuánto vale una moto y lo que te tienes que poner cuando compites?

“Yo qué sé. Sí que es verdad que el tema de preparaciones y piezas me las facilitan desde Francia, porque aquí nada. Una moto a lo mejor vale 20 o 30 mil euros. Sobre todo, las suspensiones que yo llevo, que son de Japón, pues vale cada barra siete y ocho mil euros. Pero las necesito”.

¿Qué valores te ha dejado este deporte durante toda tu vida?

Felicidad. Felicidad y vida. Si es que es lo único que merece la pena. Hasta que el cuerpo aguante seguiré haciéndolo. ¿Qué haces si no?”.

Cuando llegue la hora de retirarte, ¿qué proyecto tienes planteado?

“Ninguno. No me preocupa. Cuando llegue el momento ya se verá. ¿Qué me voy a preocupar en qué voy a hacer cuando me retire? A lo mejor, cuando me retire no puedo hacer nada, porque no me puedo ni mover. Tampoco me va a pagar el Estado ni un duro. Sí, pago los autónomos y esas mierdas para poder trabajar, pero pago lo mínimo. ¿Qué me va a quedar una pensión de trescientos pavos? Perdona que hable tan claro, pero soy muy claro hablando.

A mi padre le han hecho un trasplante de corazón. Se ha pegado toda su vida pagando. Estuvo siete años tomando pastillas, y, cuando estaba a punto de morir, llegó un corazón y se lo cambiaron y no hubo rechazo. Cuando fue a que le dieran algo por toda la vida trabajando le dijeron: ‘Presénteme usted los últimos quince años cotizados’. ‘Hostias, los últimos quince no pude, porque estuve enfermo’. ‘Pues cobra usted doscientos euros’. Vamos, hombre”.

¿Sientes que esta disciplina puede aportar algo a quien lo vea?

“A ver, no es que le vaya a aportar ver o no un show. En esta modalidad del freestyle, le puede aportar lo que cada uno elige. Es un deporte digno. Es bonito si lo practicas. Tiene sensaciones que no te va a dar otra cosa. Que cada uno haga lo que quiera, pero que hagan deporte y vivan la vida. Al fin y al cabo, no hay una cosa que es más importante que pueda hacer el ser humano. La cosa más importante de la vida es que siempre que te caigas y te puedas levantar, hazlo y vive a tope, al máximo. No hay frase más importante”.

¿Esa es la que te define?

“No, esa es la que define a todo ser humano. Esa es la que tiene que definir a todo ser humano. Mientras te caigas y te puedas levantar, hazlo. Y vive a tope. Porque vida solo hay una y no se puede comprar en el supermercado. Te morirás. Tú, yo, el de Hacienda, todos. Hasta que pete la Tierra, porque la llevamos mal. Petará y no quedará nada”.

Nos has abierto los ojos. Mañana vamos a seguir viendo a menos que nos pase algo. Bueno, aunque con el casco que tienes aquí [coge el casco] poco puede pasarte.

“Esto es la hostia. El mejor casco del mercado. Esto es lo mejor que hay. Aquí tengo todas las medallas que he ganado. Una prueba de Las Vegas, en la que tengo podios. Medalla de bronce en Austin, medalla de Austin, Barcelona, etc. A ver, yo tengo una cosa que no tiene nadie en el mundo de lo mío, que es el Óscar de los deportes. Se llama La Divina. Es La Divina de los deportes extremos. Es una chica que se hizo una vez y lo gané yo. En mi casa está, en mi museo, a ver si lo cascáis…”.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados. 

Edgar Torronteras: “Desde muy pequeño me soltaba de pies y manos de la moto”

Edgar Torronteras en el Centro Cultural Vicente Aleixandre. - Fuente: Fran Zambrana - Diario Alhaurín.

(Francisco Javier Zambrana Durán – Centro Cultural Vicente Aleixandre)

Edgar Torronteras es campeón del mundo. No una, sino varias veces. Se colgó el galardón de ‘La Divina‘ de los deportes extremos. Creció como persona en Barcelona, y como niño encima de una moto. Vivió una infancia dura, complicada, en la que disfrutó con sus sueños, hasta encontrarse con la pesadilla de que no existían apoyos para su disciplina.

Desde hace varios años, reside en Alhaurín. Desayuna cada mañana en un bar de Avenida Las Américas. Su mujer es malagueña. Su hija, de cinco años, también. Le gusta hacer fotografías, ser sincero en sus palabras y explicar que lo suyo es algo más que un hobby, aunque para él sí que lo sea.

Por ello, cuando se sienta en una silla de orador en el Centro Cultural Vicente Aleixandre del municipio, mira al frente, reflexiona y narra todo. Sin puntos. Sin comas. Todo.


¿Cómo llegas a este deporte, Edgar? Entiendo que entras al Freestyle a causa de la influencia de tu familia.

“Sí, mi padre y mi madre iban en moto. Mi hermana también, que en paz descanse. Me metieron a mí y yo que soy el pequeño de la familia, vieron que era bueno, empujaron por mí desde muy chico y hasta el día de hoy”.

¿Por qué eso de meterte en el deporte con tres años? ¿Cómo se le ocurre esa idea a tu padre?

“Bueno, yo creo que fue porque ya desde pequeñito, que encima lo recuerdo, pues era en un piso allí en Badalona, donde vivíamos. Nadie me dijo nada. Entonces, pues, empujaron y apostaron por entrenarme con los mejores y a ver”.

¿Cómo fue tu infancia desde entonces?

“La infancia… pues… En verdad, bien. Porque, bueno, cuando eres niño es como la hora del recreo. Era lo que más me gustaba, entonces pues llegaban los fines de semana y genial. Mi padre, quieras que no, entre semana también me llevaba a entrenar, porque al lado teníamos una montaña e íbamos después del trabajo. Era lo que yo deseaba siempre. Salir del cole y poder coger la moto.

A partir de ahí fue cada día, cada día, cada día, más fines de semana, que si había carrerillas y me llevaban. A los 7 u 8 años hice algunas carrerillas y tal, pero a los 8 me metió en el primer cuadrangular del Trofeo Obradol y Finamersa en el que gané. Ya, a partir de ahí no perdí ninguno hasta los 21 años”.

¿No pierdes nada?

“Sí que hay carreras que un día no ganas, pero en el global del campeonato pues en vez de ganarlo he quedado segundo o tercero. Siempre estaba arriba”.

¿Dónde vivías exactamente?

“Eso era en Tellá, que es un pueblo al lado de El Masnou, relativamente muy cerca de la playa y de Badalona. Fue como que salimos de la ciudad para irnos un poco más a la montaña”.

¿Todo esto para que siguieras evolucionando o porque se dio así?

“No, yo creo que fue así. Ellos veían que mi padre no tenía que llevarme después del trabajo. Él podía venir tranquilamente y sabía que, si yo llegaba a las 5 de la tarde del colegio, si llegaba a las 7, no había problema porque su hijo ya llevaba dos horas en moto. Cuando él llegaba, pues estaba más, y si veía me decía, pero no me solía decir mucho porque me manejé siempre más o menos bien”.

¿Tu deporte era reconocido en aquel momento por la gente que te rodeaba?

“Bueno, reconocido… Siempre ha habido carreras de motocross, cuando aquello eran solo carreras y no freestyle ni nada.

Desde muy pequeñito me soltaba de manos y de pies, hasta que mi padre me pilló y me dijo que no lo hiciera y le enseñé que lo hacía cada vez que quería. A raíz de ahí, ya no solo era correr, sino que me gustaba saltar, coger aire, soltarme de pies y manos, y me divertía mucho más. Luego, fui creciendo y la postura era más exagerada. Si se movía la moto en el aire, había que torcerla mucho. Y ya con 13 años, dos pilotos americanos hacían el ‘Cancán’, como ellos lo llamaban, que era pasar la pierna derecha por encima del depósito de la izquierda y lo volvían a poner. Y otro, pues por detrás de la moto, y bueno… Fue verlo y hacerlo. Me fue fácil.

Pero un día, haciendo una sesión de fotos, se me escapó el otro pie. Entonces, volví y el fotógrafo me dijo que lo volviera a hacer, y yo le dije que no, porque me iba a caer. Mi padre me dijo que lo pensase, que podía hacerlo bien. Y nada, en cinco minutos estaba haciéndolo. Ya aposta. A raíz de ahí, hablamos y, como hacía mucha gimnasia, vi si podía pasar los movimientos de la gimnasia a la moto.

Fui creando. Creando trucos, poniéndoles nombre, y se creó una disciplina. Hacíamos carrera y luego de ellas un concurso de saltos: ‘Quién quiera saltar, que salte’. Fui ganando, ganando, ganando, hasta que con 21 ya dije: ‘No quiero correr más, quiero ganarme la vida con esto’. Lo único es que todo se puso difícil, porque un americano hizo un mortal y quisimos todos igualarle. Todo conlleva a que quien sube el nivel hay que igualarlo para estar arriba. Es un truco nuevo y este siempre manda.

Llegó un día que pensé que para qué servía todo eso de seguir la moda. Decidí hacer los trucos con los que me sentía bien y no jugarme la vida. Menos aun teniendo una familia. Soy el más mayor, porque de mi era están todos retirados. Soy el que comenzó y el que aún continúa. Ahora mismo estoy disputándome con chavales que son mucho más jóvenes que yo. El año que viene en mayo hago cuarenta tacos ahí donde me ves. Y los chavales tienen 26, 27, 28, chavales de 21. De hecho, al Carpena viene uno de los más jóvenes, que es Guillem Navas, al cual entreno, y tiene 21 años. Es enorme el chaval, le dieron espinacas o algo de pequeño, pero es joven”.

¿Entrenas a chavales?

“Sí, siempre he tenido escuela y sigo haciéndolo”.

¿Dónde?

“Donde puedo. Sigo teniendo mi casa allí y mis pistas allí. Aquí, bueno, he hecho una serie de proyectos, pero no hay manera de que tenga una ayuda o que me asignen un lugar donde hacerlo. Es complicado. Para mí es duro, porque me he casado con una mujer malagueña y llevo muchos años aquí y la veo muy poco porque tengo que estar siempre fuera. Aparte de lo mío porque para entrenar tengo que irme a Barcelona”.

¿Cuántas veces sueles ir?

“Aprovecho cada vez que tengo una tirada que tengo que ir a dónde sea. Allí tengo el vehículo y es mitad de camino. Suelo ir mucho por Francia, por lo que cojo la furgoneta, me voy unos días antes, entreno, voy al evento, vuelvo a Barcelona y vengo a Málaga”.

¿Siempre viajas en coche?

“Cuando es España o Francia, sí”.

¿La moto te la llevas en la furgo?

“Sí”.

¿Cuántas llevas?

“Una. Intento no fallar porque no llevo ni repuesto. Me la juego bastante”.

Cuando vas a Europa, ¿qué haces?

“Tengo varias motos y un set. Para yo sentirme cómodo tenía que cambiar la suspensión de adelante y de atrás. Luego un chasis, plásticos, manillar, escape, etc. Todo esto lo meto en una maleta de golf, más luego la maleta de moto, calle, y otra de cámaras, porque voy con mi sponsor y me obligan a hacer mis vídeos. Me los grabo yo y los edito yo”.

¿Esto es tu principal fuente de ingresos?

“Es mi trabajo. Sí”.

¿Y mientras estás en Málaga?

“Bueno, tengo bastantes proyectos, porque aparte de lo mío, hago vídeo ediciones para otros profesionales. Hay proyectos como uno que he sacado de ir a Bali, saltar el volcán y hacer una cresta de unos treinta metros y un salto en curva en el que en un momento estoy dentro del cráter. Es como una gymkana en la que voy por la jungla y explico cómo llego a la isla. Es un vídeo para un sponsor de gafas de sol y de mi marca principal, y allí se supone que me están esperando para hacer como una fiesta. Son vídeos con los que se gana un poco uno la vida.

Luego organizo dos eventos de freestyle al año. Normalmente son tres, pero uno se me cayó por todos los problemas que ha habido en Barcelona. Hago el de Badajoz, el de Málaga y el de Barcelona, que seguramente lo cambie por ir a Ibiza.

Durante la semana me levanto, ejerzo de padre, llevo a mi hija al cole, hago mi gimnasia en casa, pues lo tengo todo montado allí, trabajo hasta que mi hija sale a las cinco y media. Ordenador, proyectos, diseños, ediciones…”.

Solo se ve la parte de la moto, pero detrás tienes una posproducción impresionante.

“Claro, se ve también mi punto de locura cuando me ven con la moto y tal, pero tengo la cabeza muy amueblada, asentada y tengo mucha idea. Lo poco que he estudiado fue Bellas Artes, imagen, sonido y fue lo que me gustó. Hago fotos estelares también. Disparo con 6000 fijo, con tres trípodes para una cámara y un objetivo de un metro cuarenta de largo para hacer fotos solares, estelares, Marte, etc. Son cositas de esas. He enviado un par de cosas a NASA que me cogieron. Ahora quiero sacar las explosiones de Sol…”.

¿Es lo menos arriesgado que haces en tu día a día?

“Sí, lo hago por pasar el rato. Pero cuando me pongo, me divierto”.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.

En España no debemos circular a más de 120, podemos perder puntos o arriesgar el carnet

(Román Serra) En 2011 viví muy de cerca una severa derrota de mi partido en las elecciones Municipales y Generales. Villanova en Alhaurín de la Torre y Mariano Rajoy con 186 diputados, nos dio un buen revolcón. Paradójico, pero nunca creí ni por asomo, que aquellos malos resultados que nos daban dolores de cabeza, iban a ser ocho años más tarde, los que hacían ganar elecciones. Aquellos 110 escaños obtenidos por Alfredo Pérez Rubalcaba o los 125 con los que perdía Joaquín Almunia frente Aznar, pueden darte hoy una agradable victoria electoral teniendo en cuenta la gran cantidad de partidos que tenemos en la contienda política. Es curioso. Será por ello por lo que no me sorprende casi nada y estoy siempre preparado para afrontar cualquier resultado, sea cual sea, de la mejor manera posible, con respeto a las urnas.
Hoy, el Partido Socialista ha vuelto a ganar las Elecciones Generales en España, siendo así el partido que más veces las ha ganado desde que se instauró la Democracia. El PSOE sigue siendo el partido que mejor representa a la sociedad española siendo el más votado en el Congreso y en el Senado, y todo esto, a pesar de la problemática situación territorial que venimos viviendo en Cataluña, a pesar de la ralentización de la economía y a la irrupción de los nuevos partidos en las Cortes, a pesar de haber gestionado dos grandes crisis económicas y a pesar de tener a sus espaldas 140 años de historia con sus luces y sus sombras. Teniendo en cuenta todo esto, sigue recomponiéndose y ganando elecciones en nuestro país.
Desde aquí quiero felicitar a todos los partidos y personas sin excepción, que han obtenido representación durante la jornada electoral de ayer domingo, incluso a los grandes derrotados.
Me gustaría aprovechar para expresar desde estas líneas, mi deseo de que haya un equilibrio
parlamentario con un Partido Popular más centrista, un Podemos más flexible y en general, unos partidos más dialogantes que aíslen toda conducta reprobable e intolerante que altere la buena convivencia en nuestro gran país. Mañana tocarán análisis y críticas hacia todos los niveles. Hoy toca digerir los resultados y disfrutar de nuestra pluralidad.

#FelizSemana
¡VIVA LA DEMOCRACIA!
Román Serra

Elecciones Alhaurín de la Torre: VOX gana y el PP pierde a más de la mitad de su electorado

Mitin de VOX en el Palacio de Ferias este octubre. - Fuente: Fran Zambrana - Diario Alhaurín.

(Francisco Javier Zambrana Durán – Sede del PP de Málaga)

Y ocurrió. Ganó. Sin que nadie, o cada votante, lo esperara.

Cinco mil sesenta y cuatro votos. Veintidós más que el PSOE. Cuatro mil trescientos treinta y cuatro más que el pasado 26 de mayo. Primera fuerza del municipio, de aquel que coronó al PP y encumbró a VOX.

Una campaña nacional, que discute la rigurosidad de quienes escriben, que disputa la inmigración y el aborto. Que pone sobre la mesa los temas sobre los que no se habla, que son exclusivos. Pero que está llena. Llena de  algo. Algo que ha convencido a más de una tercera parte del electorado. Y ha demostrado que lo municipal es distinto de lo nacional.

Un fenómeno, cuanto menos, digno de estudio.

Desde el Partido Popular no lo explican. No valoran aún el porqué. “Haremos los análisis el viernes en nuestra junta, porque no tenemos conclusiones“, comenta Elías Bendodo cerca de las doce de la noche en la sede de Avenida Andalucía. El momento de reflexión en el lugar donde debe realizarse. Solo se conoce que ha aumentado en todos los lugares. También que se ha llevado el voto de 4.493 ciudadanos que eligieron a Joaquín Villanova en los comicios del 26 de mayo. Más de la mitad.

Poco más.

VOX se dispara, con casi 1.600 votos más que el 28 de abril, se convierte en la primera elección de los alhaurinos. Demuestra que no es extrapolable lo que una persona piensa para su casa, para sus calles, para sus alrededores, con lo que quiere para el resto de sus millones de paisanos. En definitiva, que tienen el conocido como ´efecto máquina´.

El análisis político que puede realizarse sobre este auge parte de la premisa de que el votante alhaurino se encuentra dividido en dos opciones claramente diferenciadas. El Partido Popular y VOX representan al 46,40% de la población, mientras que el Partido Socialista y Podemos mantienen un 37,22%. Ciudadanos se sitúa como el 10,42% que desequilibra la balanza, y que viraría hacia la izquierda a causa de la situación de gobierno con mayoría absoluta durante más de dos décadas.

Esto provoca que, en una campaña como la vivida, en la que la indecisión es clara y el número de electores ha caído de nuevo, se tome una decisión distinta de la que se tomó a nivel local. En mayo, 3.664 personas votaron al PSOE, y 1.561 a ciudadanos. En las presentes elecciones, el bloque naranja ha sumado 2.097, y el socialista 5.042, demostrando una clara incongruencia en cuanto a la decisión del votante.

De esta forma, el partido de extrema derecha se afianza en su particular recta hacia el gobierno, y es ratificado por un electorado variado que, al menos en el municipio alhaurino, se acude a las urnas para votar a personas. No precisamente a ideas políticas.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.

Revolution On Ice: Ella sobre el hielo

Javier Fernández en el Carpena este sábado. - Fuente: Fran Zambrana (Diario Alhaurín).

(Francisco Javier Zambrana Durán – Palacio de los Deportes José Martín Carpena)

Pájaros. Sobre la cabeza. O en ella. Depende de cómo quieran verse. Depende de si el que los tiene es quien danza sobre las cuchillas que liman el liso hielo o el resto. Depende de acertar. O de no hacerlo. Al fin y al cabo, poco importa el error. Y el acierto. Poco importan los pájaros, las cabezas. Y mucho menos que estén en ella.

            En ella sobre el hielo.

            “Una buena noche”, pinchaba Carlos Jean con ánimo a las 22:02 en un Carpena agitado. Como hace tiempo que no se veía. Sin pista de baloncesto, pero dispuesto para marcarse un ‘triple’. Con celeridad, con certeza, trayendo a sus personalidades. A sus ‘chicos’. También chicas.

            Y es que pocos eventos podrán estar representados por una eminencia deportiva masculina y terminar siendo protagonizados por la experiencia de quien buscaba un sueño. Ya lo decía Marilyn Manson: “Algunos quieren usarte”. Sin errar en sus consideraciones. Algunos quieren usar no solo tus consideraciones, sino tus aspiraciones.

            “Algunos”, Javier no. Jamás lo haría.

            La sinceridad con la que se pasea por su patio de casa, la pista de patinaje, presenta a una persona cercana. Sus galardones no le han privado de una personalidad que externaliza en cada paso. Aunque no acierte, caso que no se da, sigue adelante. Con una sonrisa, cumpliendo lo suyo. Sus retos. Y los de otros.

            Para hacerlo necesita que el resto deje sus teléfonos, que una pareja baile flamenco, haga un monólogo sobre las preciosas líneas de los patines o padre e hijo se fundan en uno. Necesita esa atmósfera para crear ilusión. Para que esta se sienta por sí misma. Así. Que nadie pueda imitarla.

            A ella.

            A la experiencia que retumba y resuena en los altavoces de un estadio que ya le vio en noviembre de 2018, y que pidió a gritos su nueva aparición. Esa que cumplió trayendo su gira a Málaga en un frío sábado del mismo mes que en su pasada llegada. Todo para volver a triunfar, exhibir su calidad, también calidez, y hacer vibrar. Otra vez.

            A todos. A ella. A la vida.

            A esa que, solo él, puede poner sobre el hielo.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.

Alhaurín de la Torre aprueba de forma unánime una ‘Emergencia Climática’ ausente de medidas

Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre. - Fuente: Archivo Diario Alhaurín.

(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

De repente, calor. Un día tras otro. Un ‘veroño’. Casi sin tiempo para respirar, para tomar algo de aire y encontrarse con la chaqueta que guarda el armario. “Siempre ha sido así. En octubre llevábamos mangas cortas”, comentan algunos. Pero no, en octubre no llevábamos mangas cortas. Tampoco se quemaban los bosques, ni se vivían sequías o inundaciones repentinas, y mucho menos se tenía conciencia de que respirar la contaminación podía, y puede, acabar con la Tierra. Con los que la habitan.

Sin distinción alguna.

A causa de ello y de la presión ejercida por distintos grupos sociales durante los pasados meses en las capitales del planeta (Madrid, Londres, París o Nueva York), se han ido adoptando distintas medidas que sirvan para paliar, no para revertir, el cambio climático. Las competencias de una regulación más adecuada corren a cargo del Estado, y no recaen sobre lo que un órgano municipal pueda concretar en las sesiones plenarias. Sin embargo, la lucha constante de formaciones como Electores (sin representación en este nuevo Ayuntamiento por falta de votos) y las fuerzas de izquierda en Alhaurín de la Torre ha demostrado que existen distintas vías para combatir la situación actual desde actuaciones de grupos reducidos.

A nivel municipal se pueden hacer cosas“, explica Eduardo Sáez, concejal de Adelante Alhaurín de la Torre que representa al grupo de Independientes del partido. La moción de su formación el pasado jueves en la sesión en la que se aprobaron los nuevos impuestos y tasas fue apoyada por los cuatro representantes del municipio: PP, PSOE, Ciudadanos y ellos mismos. En esta se explicaba la necesidad de declarar una “emergencia climática” para “tomar conciencia y medidas progresivamente”.

Lo acordado no promueve, pues, acciones que vayan a ejecutarse próximamente. “La moción no es una que presente medidas concretas, sino una especie de declaración de intenciones“, aclara Sáez. Este acuerdo municipal ya ha sido presentado y apoyado en gran parte de los ayuntamientos España, por lo que Alhaurín de la Torre se adhiere a la corriente en contra del cambio climático de manera verbal.

Javier Caravias y Eduardo Sáez posan con el cartel de su formación. – Fuente: Facebook de Adelante Alhaurín de la Torre.

En cualquier caso, en un futuro próximo, la agrupación de Podemos, Izquierda Unida y los Independientes prometen más determinación presentando medidas de actuación. “Haremos propuestas desde el grupo como promocionar el uso de energías renovables o el transporte público. Al menos desde lo que nos compete como Ayuntamiento”, explica Sáez a Diario Alhaurín. “También propondremos más carriles bici, vehículos eléctricos o aumentar los autobuses en las barriadas. En general, medidas encaminadas a disminuir el uso de vehículos de consumo energético en general”, sentencia.

Un cambio de consumo 

Una solución parcial a este problema a nivel internacional puede encontrarse en las medidas que se tomen desde los núcleos de población, pero la completa pasa por un nuevo planteamiento social. “Tendremos que acostumbrarnos a vivir con menos energía en el futuro, y desde los ayuntamientos tendremos que comenzar a actuar en este sentido“, concreta Eduardo Sáez. La producción y distribución de bienes y servicios de la sociedad deberá acomodarse a un modo más local y no a una red que una distintos puntos y que conlleve una contaminación innecesaria. “Deberán promocionarse circuitos cerrados y más cortos de producción y distribución de los alimentos, facilitando que se consuman más cerca”, completa el concejal.

Dichas medidas se circunscriben a una nueva percepción de la sociedad, tal y como explica Estela Martín, exconcejala de Electores. “Nada puede cambiar si las personas no cambiamos primero”, declara al diario. “El capitalismo solo busca el interés particular, y lo colectivo es el futuro. Ya nos hemos percatado de ello”, concluye.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

El IBI sube un 7% y se bonifica un 50% el IVTM a los vehículos eléctricos

Transporte Alhaurín. - Fuente: Wikipedia (etiquetada para reutilización).

(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

El Partido Popular ha aprobado provisionalmente una subida del 7% del IBI, lo que da pie a un alza del 0,556% al 0,595% para el IBI Urbano. Esta subida de impuestos viene acompañada del aumento en el IBI Rústico del 14%, que pasa del 0,75% al 0,85%. Las cifras del IBI Urbano durante el 2014 eran del 0,68, y del 0,556 en 2015. Su máximo fue alcanzado en el año 2013, cuando se situó en un 0,75%. El límite al que puede colocarse este impuesto es del 1,1%, aunque puede variar en función de los servicios prestados por el municipio (ser capital, tener transporte público o prestar más servicios de los mínimos).

El Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) ha sido suprimido en el caso de los vehículos considerados como históricos, es decir, con más de 25 años, y en los de los matriculados por personas con discapacidad o movilidad reducida. Para aquellos vehículos eléctricos, híbridos, de autonomía extendida y de hidrógeno, se aplicará una bonificación del 50%.

Otra de las bonificaciones acordadas en el órgano municipal alhaurino se centran en los hogares. En ellos se contempla una reducción del IBI del 40% en domicilios con un valor catastral inferior a 150.000 euros, y, y de un 60% en caso de ser familia numerosa especial. Para aquellos que se encuentren entre los 150.000 y los 175.000 euros, la reducción será del 20%, y del 30% para las familias numerosas especiales. Además, el hecho de domiciliar el IBI será bonificado con un 3% de la cuota íntegra.

Si bien, el Partido Popular propondrá en el próximo pleno ordinario una ”revisión” de la tasa de cementerio (tributo municipal que grava la utilización de servicios fúnebres) y de la tasa por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público local. Según informa la nota de prensa del Ayuntamiento que resume la sesión, este ajuste se realizará para ”financiar las diferentes inversiones realizadas en el recinto en los últimos años”. Desde el pasado 2007, la tasa de cementerios no ha sido actualizada.

El ajuste de las cuentas de impuestos y tasas de Alhaurín de la Torre hecho público por el Ayuntamiento este jueves determina una bajada en algunos sectores y una subida en otros. Las medidas, que entrarán en vigor en el año 2020, componen una de las principales acciones del gobierno del Partido Popular en el municipio malagueño. Entre ellas se encuentra la supresión de la conocida como ‘tasa de carruajes’, aprobada en marzo de 2019, que justificaba ”la mejora y reposición de las aceras vía impuestos”.

El partido con mayoría absoluta declaró que estas ”actualizaciones” contemplan aumentos ”razonables y leves”, tras 8 años en las que no se han movido. El deseo de mantener la ”excelencia en la prestación de los servicios públicos”, según declara el alcalde Joaquín Villanova, ha llevado a contemplar un nuevo alza.

Nota de prensa difundida en la mañana del 24/10/2019: https://www.alhaurindelatorre.com/villanova-procuramos-la-menor-presion-fiscal-posible-y-la-excelencia-en-los-servicios-publicos/

Mitin VOX Málaga: Silencio cohibido

(Francisco Javier Zambrana Durán)

Manidos. Discursos. Pedregosos. Irrespetuosos con la muerte, por momentos. El resto.

España. Lo primero, lo único. Bueno, eso y aquel. Porque hasta que llegó, todo esto era campo. Pero él pudo volver a recuperarlo.

Recuperar conceptos con palabras X, temas Y, y finales de E. El duelo constante entre el micrófono y la cordura se desequilibra y termina cayendo del lado de las palabras que calan. De vez en cuando una. Tres.

Y claro, eso es gustoso. Diríamos bueno. Diríamos que justifica, que es laxo, procesal. Elemental. De lo que se denomina país.

Y se representa con tres colores.

Es así. Se menciona el voto. El útil. El respeto. Se recuerdan a los que sembraron el desorden. Se dan ´vivas´. Se aplaude la labor de los que defienden al territorio. De vez en cuando, se explica que la verdad la portan. La única. La de los que están. Aunque no lo estén.

Porque son jóvenes, viejos, niños. En masculino. Al menos, así lo recuerda la representante, que, revive, con fuerza, que se sigue en España. Que se sigue con ilusión, o con algo que se parezca. Como si Abascal volviera a entrar entre bochornos y empujones de gloria. Como si volviera a salir sin que nadie supiera por dónde. Como si le hablasen. Como si todos le acompañasen.

Él lo recuerda. Lo explica, lo cuenta como si fuera un libro. Una historia de grandes, de mastodontes imperiosos. Porque a él, le ha tocado ser el protagonista. Defender lo que otros ¨no defendían¨. Otros que subieron a redes ¨imágenes con subfusil¨. Otros que no hicieron nada. Y esas cosas.

Ataques. Al rey, y a la cruz. Golpes. De Estado. Terrorismo. Nacional.

Paradójicamente, se sigue pidiendo lo que de en teoría se alardea. Se habla de poder, de no poder. De censura. De derechos. Esos que Santiago elimina de los ¨periodistas falsos¨ que trabajan en las cabeceras nacionales.

Se pita. Chirría. Cambia. Bueno, eso no. No cambia porque es férreo, fiel a sus principios. O a sus finales.

Esos que tanto gustan. Esos en los que se corea. Igual que al principio, como si lo que hubiera acontecido fuese simple. Base. Llano. Nimio, se diría.

Solo que ahora, tras tanto bochorno, hace más calor. Ahora algunos tienen lágrimas en sus ojos. Se sienten justificados. Defienden sus ideas.

Después de hacer política. O contarla. Repasarla.

Con quien quiera compartirlo. Compartir la dictadura de las palabras. La educación del no conocer. La economía del deseo muerto. La democracia del silencio. Absoluto.

Ese que no existe cuando el himno legionario suena. Pero que calla ante los que no son problemas. Que hace olvidar. Para luego gritar. Como nunca. Por encima de cualquier voz.

Y cohibe.

La Columna de Fran: Tú, conduce, que yo te timo

Coche de juguete con la publicidad de la empresa. - Fuente: Francisco Zambrana - Diario Alhaurín.

(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

Total, a quién le importa. Ya que se hacen las cosas, que se hagan bien, no a medias. Si algo nos caracteriza a las personas de hoy es que seguimos este canon. A rajatabla. Da igual lo que suceda, nos mantenemos firmes ante el despotismo y la dejadez. Total, si me beneficia. No miramos a nuestro alrededor, ni siquiera nos esforzamos por comprender, por ser parte de algo. Individualismo sin colectivismo. Masivismo. ¿Cómo íbamos a cumplir las normas después de todo esto?

            Parecerá paradójico, pero no lo es. De hecho, nunca lo ha sido. Las normas están para romperse, y así se ha dicho en muchas ocasiones, pero no para que nos recompensen por hacerlo. Sonará extraño, y seguro que a muchos lectores les hará sentirse alejados de esta maldita pirada que plantea el que escribe. Pero no, nada más lejos de la realidad.

            Paseaba por el barrio de La Rosaleda, junto al estadio de fútbol, en las calles paralelas al Materno Infantil de Málaga. Volvía hacia el coche, que había dejado aparcado en una de las zonas donde suele haber algún que otro hueco. Iba hablando sobre idas y venidas, algunas reflexiones varias, hasta que me encontré con la que seguro que encabezaría la fuerza de la columna semanal. El anuncio era claro: ‘‘Expertos en gestión de multas’’.

            Había escuchado en varias ocasiones aquella frase en la radio: ‘‘Tú, conduce’’. Qué frase. Es como: ‘‘tú, roba’’. Un imperativo, una indicación de que tienes que conducir, quizá siguiendo algún que otro estándar de lo que nos enseñaron aquellas profesoras de autoescuela. Una norma que bien podría seguirse si uno quiere, o si no lo desea. Al fin y al cabo, solo conduces, sin importar la velocidad, la forma o las consecuencias.

            El modelo de negocio desesperado de este tipo de empresas nos lleva a reflexionar sobre si verdaderamente nos estamos ‘colando’ en nuestra sociedad. Todo parece indicar que sí, que se nos ‘va la olla’ planteando maneras de romper con el mercado para conseguir algún que otro euro. Dar la posibilidad de que, por menos de 10 euros al mes, como plantea esta empresa (cuyo nombre no se dará para preservar la identidad), podamos eximirnos de pagar por incumplir las leyes es cuanto menos una aberración del modus operandi que caracteriza a una población con algo de sentido común.

            Sin embargo, no es extraño. El problema viene del afán por conseguir dinero, por tener algo más que el vecino y por sumergirnos cada vez más en esa sociedad líquida. No se valora ser leal, cómo se iba a valorar ser legal. Nuestra vida se rige por el dinero y por la forma de conseguirlo, y solo nos interesa ahorrarnos. Ahorrarnos dinero, y, en muchas ocasiones, tiempo. Conduciendo a gran velocidad es lo que se logra.

            Que nos recompensen por hacerlo mal es como si nos enseñaran que robar, matar, violar o pegar está bien, y que no hay problema alguno en hacerlo. La cordura se pierde en una sucesión de hechos como estos, en problemas pequeños, leves para algunos y graves para otros que encuentran su cénit en la reflexión más pura de todas: ‘‘y a mí, ¿qué?’’.

            Y razón no falta. Qué nos importa que pasen estas cosas si no nos afectan.

            Ya, pero habrá gente que las contrate y crea que hace el bien. Corra, ebria, le pare un policía y le multe. Se librará y lo volverá a hacer. Sin sentido de responsabilidad, como si por robar en una tienda nos dieran una palmada en la espalda y nos dijeran: ‘‘Tú, roba, que yo te timo’’.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.