13.7 C
alhaurin de la torre
jueves, 18 abril, 19

Felicitaciones a la Bondad comercial

Mi nombre es Isabel Luna; Quisiera expresar mi agradecimiento a Look Peluquería, situada en C/ Almendros, Alhaurín de la Torre, muy especialmente a Carmen, por la atención que me ha brindado siempre y la empatía que en cada momento me ha demostrado.

Voy en silla de ruedas y era complicado entrar en su establecimiento, sin dudarlo un momento ella y su marido hicieron un estudio para poder facilitar mi acceso a la peluquería.

No tengo palabras de agradecimiento, ya que era muy complicado construir una rampa por la dificultad del edificio, pero el amor y las ganas que pusieron en ello, lo han conseguido.

Personas así, son un ejemplo a seguir, y de gritar al mundo, que hay corazones llenos de bondad, como el de esta chica y su marido.

Gracias Carmen y Antonio, por pensar en los que, por los destinos de la vida, no podemos vencer a ciertas barreras arquitectónicas. Os abrazo el alma.

Que le vida os premien tanta bondad.

Isabel.

 Poesias al Nazareno y a La Madre Dolorosa

image

(Esperanza Mena) con motivo de La Semana Santa Alhaurina, nuestra colaboradora nos envia como muestra de lo que recitará este lunes a Nuestro Padre.

POESIA AL NAZARENO
 

La noche se  ha cerrado

y está temblando la brisa.

La Iglesia ya se ha llenado

por amor a Dios rendida.

 

De terciopelo morado

va vestido el Nazareno

y una corona de espinas

cubre su frente y su pelo.

 

Hacia su trono camina

a hombros de sus cofrades.

¡Arriba, mi buen Jesús,

que ya te espera la calle!

 

La tarde de Jueves Santo

se viste de terciopelo,

mientras las calles se llenan

con un discreto silencio.

 

Y con pétalos de rosas

perfuman al Nazareno.

Silencio en la plazoleta

llena de amor y respeto.

 

Vas bajando por las calles

con tu mirada hacia el suelo,

y tus manos sujetando

ese divino madero.

 

Tu rostro, dolor refleja

tu mirada dolorida.

Hay en ti, tanta bondad,

en tus manos tanta vida,

 

que al mirarte, Nazareno,

el corazón se me encoge

y siento que tu dolor

en mi corazón se acoge.

 

Mi nazareno del paso,

un año mas a tus pies

sigo pidiendo un milagro

y tú lo puedes hacer.

MADRE DOLOROSA

 
La noche se está vistiendo

de terciopelo morado.

María va caminando

a su trono engalanado.

 

Con guirnaldas de oraciones

e iluminarias de llantos,

saetas con sentimientos

y poemas mal rimados.

 

Ella es Madre Dolorosa

acompañada del llanto

de los fieles que la siguen

el día de Jueves Santo.

 

Ella es luz que ilumina,

ella es la aurora temprana,

ella es canto, y es poema

escrito en la madrugada.

 

Su pecho lleva una espada

clavada en el corazón

por el dolor tan inmenso

de este mundo  pecador.

 

Dolorosa a ti te llaman

porque es grande tu dolor

de ver sufrir a  tu hijo

esa tremenda pasión.

 

¡Que darías por quitarle

esa corona de espinas

y ese pesado madero

que en el hombro lleva encima!

 

Tú, mi madre Dolorosa,

espejo de la mañana,

torre de sabiduría,

azucena inmaculada.

 

Quién pudiera consolarte,

quitarte ese gran dolor,

reina de la primavera,

con la magia de mi amor.

 

 

 

 

Artículo Periodístico 1.606º: “Racionalización de la industria cultural”

(Jmm Caminero) ¿Cuántos escritores existen en el mundo o en cada territorio? ¿Cuántos artistas plásticos, cuántos compositores de música, cuántos autores y creadores a y en todas y cada una de las artes, y del resto de saberes…? ¿Debemos plantearnos si la autoría o creación o búsqueda o investigación sobre los diversos aspectos de la cultura y en la cultura, es diríamos, uno de los sectores que no se ha industrializado que ha quedado más obsoleta?

– En un mundo que se conocen, por territorio, al menos en Occidente, cuántos panaderías existen o cuántos odontólogos, alguien conoce, en ese mismo territorio equis o zeta, cuántos artistas plásticos existen, cuántos filósofos o pensadores o ensayistas, cuántos escritores, cuántos compositores de música, cuántos matemáticos, cuántos…

Me temo que nadie. Y lo primero para estudiar un hecho o fenómeno es la cuantificación. Es decir, cuántas especies de seres vivas existen en un nicho ecológico, y después la cantidad de individuos de esas especies, y seguidamente, estudiar sus biotipos, sus hábitos, sus relaciones, su ser o su estar.

En las artes y en el resto de saberes humanos ortodoxos, en los terrenos de la cultura, creo que debería suceder algo parecido. Saber y conocer cuánto de cada actividad existe en cada territorio.

Ciertamente existe un peligro, que una sociedad equis, acabe siendo una no-democracia, una dictadura o una tiranía, lo cual, conociendo listas, pongamos por caso de escritores, sean mayores o menores en calidad o en nombre o fama o prestigio, sería muy fácil conocer ese dato, que podría esas no-democracias hacer el uso que quisiese.

Este sería un motivo de preocupación. Pero de todas formas y maneras, los sistemas de control de la información, con las tecnologías actuales, son tan imperiosos e ingentes y elevados, que daría lo mismo, porque al final, cruzando datos, se conocería cuántos escritores, que es el caso que hemos indicado existirían en ese territorio.

– En todas las actividades humanas, existe un mayor o menor grado de racionalidad, es decir, de estudios, de conocimientos, de metodologías. Pero en el campo de las artes, cada una de ellas, en el terreno del saber ortodoxo, existe una especie de “anarquía cultural”. Todo parece estar legislado, y nada está legislado. Todo parece está controlado y todo parece no estar controlado.

En un terreno en el cual, se dice que el talento es esencial, y por consecuencia, nadie sabe dónde estará el talento ahora, o cual de los millones de obras de una actividad equis, de un arte de ahora, cual serán las obras geniales de hoy dentro de un siglo.

Posiblemente puede que existan un millón de escritores actuales en el mundo, puede que existan un millón de autores plásticos en el mundo. De mayor o menor calidad, que se dediquen a esa actividad y a otras para vivir y sobrevivir…

¿Pero cómo racionalizamos una actividad, una industria cultural, que tiene multitud de aspectos y de materializaciones? ¿Cómo intentar conocer, lo que se produce, si los autores así quieren que se conozca, y cómo intentar que un diamante no se pierda entre un millón de granos de cebada…?

Decir, como en el mundo cultural se piensa y se siente y se expresa, qué hoy un Quijote no se perdería, es una boutade en el mejor de los casos, porque cómo sería hoy un Quijote, y quién y en dónde y cómo se haría. Y quizás, el autor de ese Quijote esté metido en una isla del mundo o en un barrio de una gran ciudad. Y no es capaz de llegar a la gran industria cultural, ni siquiera aunque haya realizado autoediciones.

– ¿Qué hacer entonces?

Aconsejaría que se créase un debate nacional, en cada territorio, con esta simple pregunta, como racionalizar la industria cultural, qué se podría realizar que no se hace.

En segundo lugar, crear centros de documentación por especialidades, para que voluntariamente, quién quisiese, sin selecciones previas, todo autor, en una especialidad pueda apuntarse, enviar su curriclum. Por lo cual, habría centros de documentación virtuales, en cada una de las especialidades, filosofía o pintura o arte plástico o literatura o música o…

Incluso centros virtuales, si los autores quieren, para conservar las obras para el futuro, sean en imágenes o fotografías o sean en textos registrados según la propiedad… Porque cuántas obras en el mundo, de todas y cada una de las actividades se perderán y se destruirán cada año, por diversas razones. Al menos que quedase para la posteridad, una fotografía o los textos escritos…

Analizar la cuestión de la “selección” de autores y de obras, si se hace de la forma más racional y más justa y más imparcial posible. Para esto hay que estudiar esta cuestión y qué proposiciones se podrían hacer. Un autor tiene dos problemas, a una edad suficiente, y después de mucha experiencia, de muchos fracasos, ya no sabe si su producción tiene algún valor.

Alguna vez he pensado, que existiese comités, digamos de cincuenta personas, que de forma anónima, analizasen la misma obra, de un autor. Y diesen su parecer. Sea en música o sea en plástica o en literatura o en filosofía…

Para eso, podría existir diríamos una especie de “petición”, un autor equis, solicitaría a ese comité, que sus miembros serían secretos, que valorasen su producción cultural, por lo cual, ese autor en esa rama, debe llevar al menos diez o veinte años, y que ya haya producido una cantidad equis suficiente de esa actividad, sea en matemáticas, sea en física teórica, sea en filosofía, sea en artículos periodísticos, sea en literatura, etc.

Al final, esa plataforma intermedia, que recibe las peticiones, le enviaría a esos cincuenta seleccionadores o analistas, las obras de cada autor. Y estos le responderían al cabo de un tiempo, limitado, su parecer.

Ciertamente, no podrían analizar muchos autores, pero sería una manera, de intentar saber, el mismo autor, si vale la pena seguir o dejarlo. Porque no es solo doloroso el fracaso, no es solo doloroso saber que la producción se pierde y se destruye, al cabo del tiempo, cosa que hoy, se podrían crear documentales virtuales para que no sucediese, sino saber, es aún más doloroso si debe continuar, o debe dejarlo, no saber el valor de su producción, aunque lleve en ello, diez o treinta o cincuenta años…

¡Abramos este debate…!

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm  © jmm caminero (02 marzo-07 abril 2019 cr).

Fin artículo 1.606º: “Racionalización de la industria cultural”.

El Powerlifting femenino levanta pasiones en Alhaurín

(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

”Barra lista”, dice el juez del centro. Sale la guerrera. Abre la ronda. Se coloca debajo de la barra. Hace la posición más adecuada para colocársela encima de los hombros. Son más de 100 kilos de peso. Silencio. Nadie quiere decir nada. Mira al frente. Se concentra. Se calza el peso. Baja paso a paso. Y ahora el público sí que aprieta. Así es el Powerlifting, un deporte especial, en el que el género es algo secundario.

Este domingo, la Copa de España de España de Levantamiento de Potencia dio paso a la categoría femenina, después de que el sábado se celebrase lo respectivo a la masculina. Una reunión de competidoras de toda la geografía española ha representado la afición a esta disciplina minoritaria considerada en muchas ocasiones como un complemento para el entrenamiento de fuerza.

Una competidora se prepara para la prueba de Sentadilla

La competición, diferenciada en gran cantidad de aspectos de la Halterofilia, se ha desarrollado en el Polideportivo Municipal el Limón desde las 11:00 de la mañana, momento en el que comenzó la primera prueba de Sentadillas. Acto seguido, se prepararía el turno para Press de Banca, así como también el final de la prueba en el Peso Muerto. Una vez decididas estas tres categorías, a las 16:30 daría comienzo la flamante final, donde las deportistas locales conseguirían resultados adecuados.

Representantes malagueñas

Fueron notorias las participantes de nuestra ciudad. Málaga llevó a competir a algunas profesionales como Ana Segado Moreno, una competidora Junior que demostró un alto nivel. La acompañó también, por parte de FG Power Alhaurín, Claudia Jaén Trujillo. Amanda Planas Domínguez representó a Energy Alhaurín (uno de los encargados de la organización).

Mercedes Miranda Delgado levanta su récord Junior de España

Récords rotos

Entre otros hechos destacados, tuvimos la posibilidad de asistir a varios récords de España. Entre ellos, destacó uno de los más tempranos como el de Mercedes Miranda Delgado, quien con 135 kilogramos en la categoría de menos de 63Kg batió el récord Junior. Minutos más tarde, en la siguiente ronda, intentaría con 140, pero el levantamiento no sería adecuado.

Imágenes tomadas por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Copa de España de Powerlifting en Alhaurín – Domingo – Francisco Javier Zambrano Durán

Publicada por Diario Alhaurin en Domingo, 1 de julio de 2018

GETSEMANI “LA HORA SANTA”

Este artículo, y en estas fechas, pretende ser un análisis de uno de los misterios más profundos del cristianismo, quizás el más profundo, teológicamente y humanamente hablando; y una prueba de la fe y del amor del cristiano. Y  para los no creyentes, un desafío a la inteligencia, una locura; pero que aun así, tiene el atractivo de las locuras de amor, que no pueden negar a nivel humano e histórico. Porque aún, en nuestros días, y en esta Semana Santa, nos lo está confirmando. Perdón por lo extensísimo de este texto que sobrepasa lo que corresponde, creo yo, al de un artículo y en contraste con la relativa cortedad de mis artículos anteriores. Soy consciente de que algunos no querrán leerlo e, incluso, lo juzgarán pretensioso y exagerado; y los excuso y comprendo, y tal vez lleven razón. Pero otros comprenderán que parecía necesario, pues esta escena de Getsemaní no hay extensión suficiente que pueda  abarcarlo. Queda, no obstante, la autorizada decisión del director de este periódico y la libertad de leerlo o no de los lectores. Y en esta precisa noche en que ocurrió esta misteriosa escena, he querido ofrecerla, por si quieren, sobre todo a los que sé que pasarán esta noche del Jueves Santo en la acostumbrada Hora Santa junto al Sagrario, para imaginar esa escena, meditarla y acompañar, a través del tiempo y del espacio,  a Jesús en la oración y agonía del Huerto de los Olivos, cosa posible, realmente, para Dios y nosotros, ya que El nos tenía presentes en ese momento.
“En algunos códices antiguos llegaron a suprimir  este pasaje del Evangelio porque, tanto las palabras de Jesús como su comportamiento, parecían evidenciar una naturaleza y una personalidad puramente humanas. En la lógica humana no cabe presentar a un hombre-dios con estas debilidades y miserias, si se quiere que creamos en él. Pero la lógica divina sigue distintos y contrarios caminos. Se siguió narrando esta escena por lo que no hay intención de engaño. Así, realmente Dios se identificó con el dolor humano. Con el amor humano que no puede ir separado del dolor. ”Misterio de dolor, misterio de amor” se llama a la cruz y Pasión del Señor. Tan desconcertante era y tan abismal el contraste entre las palabras y actitud de Jesús en esta escena del huerto y las  palabras y conducta habituales del Mesías, plenas de seguridad y alegre confianza en sí mismo y de firme decisión  en la aceptación de su destino; duro e implacable en sus enfrentamientos con la hipocresía farisaica, exigente en su seguimiento hasta pedir negarse a sí mismo y tomar cada uno su cruz. El contraste era tan grande con la escena del huerto, en la que se muestra débil, indeciso, hasta parece ignorar si es posible  que pueda pasar su cáliz sin beberlo, él, que conoce su destino, que “está triste hasta la muerte”, suda sangre en su lucha  interior por aceptar ya, de inmediato,  la voluntad del Padre, a la que parece oponerse su voluntad humana, busca la compañía y el calor de los amigos, él, que tantas noches se pasó solo orando…; y con dulce y triste ironía, reclama: “Simón ¿duermes?¿No has podido velar ni siquiera una hora conmigo? Y en esta Hora Santa sí podemos nosotros corresponder, de verdad, a su necesidad de amor y compañía humana, por ser hombre también, como dije, a través del tiempo y del espacio, aquí, junto al Sagrario.
Sabemos que las palabras: “¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?” es el comienzo del salmo 22, en el que continúa el salmista reflejando, con todo detalle, siglos antes,  asombrosamente, todo lo que le ocurre en la Pasión.
Estas, y otras palabras, las dijo Jesús “para que se cumplieran las Escrituras”, y porque se estaban cumpliendo. Es decir, fueron dichas para nosotros. Pero las palabras y escena del huerto  son tan distintas y tan personales e íntimas, están llenas de tanta soledad, ocurren las cosas tan para él solo, y se ve tan solo y, al parecer, abandonado del Padre y, realmente, de los que decían que darían su vida por él, que no parecen reflejar ningún salmo, ni vaya dirigido a nosotros.
Santa Teresa de Jesús, dice, en cambio, que fue por nosotros, porque él era la misma fortaleza, para ejemplo nuestro. De su intensa oración y de su amor y libertad, porque era libre y podía rechazar el cáliz y no quiso, sacó fuerzas para aceptar la voluntad del Padre y enfrentarse a la turba, con tal decisión, que retrocedieron, atropellándose y cayendo en tierra, impresionados por la firmeza de su gesto y palabras, al decirles: “¿A quién buscáis?…¡Yo soy!” Tan importante era su libre decisión, que la misma Redención por la cruz dependía de ella. De ahí que, esta escena de Getsemaní, es, de hecho, la más esencial y decisiva de la vida de Cristo.
Toda esta escena del Huerto creo que no tiene como fin primordial y esencial nuestro ejemplo, sino la actitud y relación directa con el Padre, como en el seno de la Trinidad, en sus planes de manifestación y comunicación de su bondad y de redención humana y, consiguientemente, nuestro ejemplo de cómo orar y aceptar la voluntad  de Dios en todo momento, pero, especialmente, en los que se decide nuestro destino, decisión que, normalmente, se va fraguando en los pequeños actos de aceptación diaria.
Jesús, sensible como nadie al dolor humano (lloró por Lázaro y por su patria; a la viuda de Naim le dijo: “No llores”, tierno con los niños), vería en su mente divina y en su imaginación humana todo el dolor, toda la maldad y toda la barbarie y crueldad a través de toda la historia de la Humanidad, exacerbada diabólicamente hasta límites increíbles. Vería el amor de Dios, su misma Persona, despreciada y ofendida al máximo, sobre todo, por muchos de sus seguidores.
Si pudiéramos penetrar en el corazón de Jesús en esos momentos de su agonía en el Huerto, comprenderíamos el misterio de su aparente indecisión, su terrible angustia y nos quedaríamos sobrecogidos de espanto ante ese otro misterio insondable del pecado, de nuestro pecado, de la maldad humana, que tanto hace sufrir hasta sudar sangre a todo un Dios humanado.
Y una infinita ternura hacía ese Jesús inundaría nuestro corazón al comprobar que sólo un amor como el suyo era capaz de echar sobre sí toda esa carga de maldad humana, como si Dios mismo se castigara y se hiciera responsable de ella, por haber creado al hombre, sabiendo las consecuencias de haberle dado libertad.
La fe, aquí, sufre una tremenda prueba. Siendo Jesús Hijo de Dios, Dios como el Padre, teniendo voluntad humana, por ser hombre y voluntad divina por ser Dios ¿cómo pueden enfrentarse, oponerse, ambas, en sí mismo; y su entendimiento divino y humano, a la vez, no saber si es posible, o no, beber el cáliz de su pasión? El sudor de sangre da a entender la tremenda crisis y angustia, que por amor a la voluntad del Padre y a nosotros, estaba pasando. Sobrecoge, aquí, y nos llena de estupor, impotentes para comprender, asimilar y agradecer, el solo pensar hasta qué punto Dios, en Jesús, se identifica con el hombre, con nosotros. Que su pasión y muerte son tan reales como nuestro dolor y nuestra muerte ,es una prueba que escapa a nuestra capacidad  y  de la que sólo se podrá salir con la oración, como el mismo Jesús, y, con la fuerza de la voluntad libre, unidas a un sano razonar y recta intención, o buena voluntad. Dios se hace débil, implora compañía y compasión a sus amigos, pretende “atraer a todos hacia él, cuando sea levantado en alto”, para que, como dice Santa Teresa, “no nos quede ninguna duda de su amor”; dispuesto a perdonar toda maldad humana, “porque no saben lo que hacen”.
Tan misterioso es el pecado como la misericordia y amor de Dios, que permite algunas cosas que llamamos males y quiere otras que no comprendemos tampoco, y todo lo pasa, misteriosamente, por el crisol de su bondad. Dios no sería Dios, si la causa y culpa de esa maldad fuera él. “Donde abundó el delito, la maldad, el pecado, sobreabundó la gracia, el perdón y la misericordia de Dios”. Porque Dios es amor.
De todos modos, no podemos demostrar que él sea la causa, pero sí  podemos demostrar y lo comprobamos constantemente, y en nosotros mismos, que nosotros sí somos causa de maldades e injusticias.
Para acercarse a Jesús, en Getsemaní, e intuir algo, nunca comprender, ese gran misterio de su agonía y de su amor, tendríamos los cristianos que arrodillarnos junto a él, orar y vigilar con él, como pidió a sus discípulos y amigos, en vez de dormirnos en nuestra apatía, pereza y cobardía, dándole compañía, y amor, aceptando los designios del Padre sobre nosotros y…hacer lo mismo con todos nuestros hermanos, los hombres, porque todos, todos, tenemos nuestro Getsemaní.”
A pesar de la tormenta que se desata en la superficie, en lo más profundo de su alma humana, Jesús conserva la paz y la fortaleza que siempre le ha asistido y el gozo santo de su entera conformidad con la voluntad del Padre sabiendo que de esa conformidad, de ese aceptar el cáliz depende la salvación de los hombres, la resurrección y la vida eterna, la realización de los planes de Dios. El bien definitivo de la Humanidad. Actitud que han heredado todos sus imitadores y que han sido los hombres más felices y más sufridos que han pasado por la tierra: los santos.
La voluntad es una potencia ciega del alma que se opone, muchas veces, al entendimiento y a la libertad. La voluntad de Jesús rechaza algo que desagrada a su naturaleza humana: el dolor, la humillación, el desamor, la muerte…El amor de Dios Padre irrumpe en su voluntad humana, ilumina su entendimiento, también humano, y, por primera vez en la Historia, abre el camino a la libertad del hombre para elegir, libremente, misteriosamente, amar por encima de sentimientos contrarios a la naturaleza humana, con un amor que no es de este mundo, imposible para el hombre solo. El amor de Dios, actuando, ilumina, inexplicablemente, el alma humana y le hace vivir las experiencias de Jesús, en sus relaciones con Dios y con los hombres. La vida de los místicos es prueba de ello.
Todos los santos que han sido pecadores, y todos los pecadores convertidos, antes de su conversión, han pasado por su Getsemaní. Todos. Y los no pecadores, si los puede haber, pasan un Getsemaní de contrariar su voluntad para identificarla con la de Dios, como la “noche oscura del alma”. Todo eso supone un sufrimiento y un gozo inexplicable que los asemeja a Jesús, cada vez más.
Y ése es el plan de Dios: habernos creado” para ser conformes a la imagen de su Hijo, para el que fueron creadas todas las cosas”.

¿Quién da más?

(Jacinto Martínez) Estamos nuevamente en época de rebajas políticas, en ese mercado de ofertas en que se han convertido las campañas electorales, dentro del mercadeo habitual y cotidiano de los diferentes partidos. ¿Quién de más?, gritan unos y otros utilizando todas las argucias que se les ocurren.

Pero, quizás lo que importa no es quien nos promete dar más, porque al final lo que nos ofrecen son sólo promesas que muy probablemente se transformen en humo cuando se acaben las elecciones; quizás lo que realmente importa es a cambio de qué. ¿Cuanto nos va a costar a los españoles?. ¿Cuanto se nos va a pedir o a obligar sacrificar a cambio?. Porque prometer no cuesta dinero ni esfuerzo, sobre todo si no se tiene la intención de cumplir; total después tienen cuatro años para marear la perdiz y entrar nuevamente en otra etapa de ofertas.

Sacrificar las posibilidades de empleo o la estabilidad en el trabajo, la seguridad ciudadana, la unidad de España, nuestro poder adquisitivo, el futuro de nuestros hijos, las pensiones de nuestros mayores, etc. Son los diferentes precios que se nos pueden pedir pagar si hacemos una mala compra en esta nueva oferta electoral, en la que, a diferencia de los mercadillos árabes, no se acepta el regateo. El que lo compra se lo queda al precio estipulado por cada partido o coalición posterior.

No se trata de quien da más, o mejor dicho de quien ofrece o promete más, sino, por un lado, de quien pide menos a cambio, de quien creemos que va a cumplir sus promesas, de la calidad del producto, y por otro, de quién está dispuesto a ganarse menos e incluso a bajar los precios -en este caso los impuestos-, aún a costa de perder privilegios y cuota de mercado.

Difícil compra en un momento tan crucial como el que vivimos, en el que la certidumbre es muy escasa, la honradez y la honorabilidad están minusvaloradas, en muchos casos nos ofrecen productos de imitación o directamente falsificados o con taras, a precios de saldo, pero sin servicio posventa que nos la garantice.

En este mercadillo de charlatanes que se agita con inusitada vitalidad en mítines, medios de comunicación y redes sociales, todos dicen dar más y mejor que el otro, y nos ofrecen supuestos regalos que tarde o temprano vamos a pagar después. Bueno, bonito, aunque nunca barato; sobre todo porque siempre nos toca pagar a los mismos, a ellos prácticamente les sale a coste cero.

¿Quién da más?. Si hay que prometer, se promete, si hay que mentir, se miente, si hay que decir una cosa y la contraria, se dice. ¿Que quiere oír?, yo se lo digo. No se fatigue, yo le voy a decir lo que hacer, lo que comprar, lo que comer, lo que tienen que estudiar sus hijos, lo que pensar,…., pero se puede saber ¿quién da más?.

Artículo Periodístico 1.599º: “El mal y la maldad y el Estado, II”

(Jmm Caminero) ¿Admitiendo como posibilidad que el mal y la maldad, puede ocupar el poder máximo de una sociedad y Estado, siempre no democrático, pueden existir sistemas ideológicos y teóricos y prácticos más negativos que otros, es decir, algunas ideologías pueden ser más perniciosas, con mayor grado de maldad, tanto en sus principios, como en sus prácticas que otras…?

¿Sin estas consideraciones quizás, quizás no se puedan entender el mal sociopolítico, que se generó en siglos anteriores, pero por ejemplo, especialmente en el siglo veinte, en algunos territorios y sociedades y Estados, que de otro modo no podemos entender y comprender, su extensión de mal, su eficiencia en la realización del mal y de la maldad, en esa falta de humanidad tan grande y tan elaborada…?

– ¿Cuándo una ideología equis, niega y conculca a nivel teórico, primero, después en la práctica, una moralidad mínima universal, o ahora denominaríamos unos derechos humanos mínimos, expresados en cartas jurídicas, en conceptos éticos morales filosóficos, o en éticas religiosas como los diez mandamientos de Moisés, entonces es el principio que nos estamos enfrentando a un mal y maldad que está surgiendo en la sociedad, que es en sí y por sí, ya muy grave, pero que después, puede tomar un gran poder en los ámbitos políticos máximos e intermedios, y como una cadena de transmisión después se refleja en multitud de aspectos de y en la sociedad…?

¿Porque ese mismo poder va neutralizando todo el resto de poderes de la sociedad, del Estado, en sus grados máximos e intermedios, por lo cual, diríamos va plasmando el mal y la maldad en grado sumo, poniendo a los individuos, colectivos, diversas entidades de todo tipo, frente a la desaparición teórica o real…?

¿Incluso un movimiento ideológico sociopolítico negativo o pernicioso, un movimiento del mal y de la maldad, no tiene que ser en todos sus miembros negativo o pernicioso, pueden crear unas elites o unos grupos dentro del mismo grupo, que si lo sean, y los demás miembros de esa ideología, diríamos toman el poder intermedio en algunos aspectos, e incluso, creen que son fuerzas del bien, pero en general, la estructura ideológica y teórica y práctica de ese movimiento es pernicioso o malvado, aunque especialmente, esa maldad, se haya centrado en una organización concreta dentro de esa ideología?

– No deberíamos obviar y olvidar que el bien no tiene límites, ahí están las figuras de los grandes moralistas teóricos y prácticos que han existido en el mundo, pero especialmente, de los santos y santas jurídicamente beatificados, pero también el mal, el mal puede llevar a nuevos males, a nuevos abismos de mal.

Si el mal y la maldad se apodera de un individuo o de un colectivo o de una ideología, aunque sea o diga tener grandes ideas y grandes ideales, y grandes motivos y razones, ese mal puede ser cada vez más profundo, en más campos de la realidad, afectar a más personas, a más normas jurídicas, sociales, incluso afectando al campo de la misma moralidad, del tronco esencial de la moralidad, incluso al ámbito de lo religioso… Dicho en lenguaje ético y ético religioso, el hombre, individual o colectivos o entidades van cayendo en pecados mortales, en pecados capitales, en males cada vez más graves…

– ¿Si miramos en estos dos últimos siglos, podemos captar regímenes sociopolíticos, que en algunos aspectos de su realidad o entidad, se muestran bajo las formas claramente, del mal o de la maldad, independientemente de sus principios, sean de un color ideológico o sean de otro…? ¿En los cuales, de alguna manera, se va destruyendo la humanidad, la bondad y el bien de otros seres humanos, que ponen al mundo, a esos territorios bajo una sombra de dolor y sufrimiento y angustia y pena, ciertamente, no sobre todos los individuos y colectivos, pero si sobre muchos…? ¿Y esto, especialmente, en las no-democracias, porque en las democracias, con sus defectos y limitaciones que tengan, al menos, grandes poderes de la sociedad y del Estado, todavía están en manos del bien y de la bondad, aunque no sean perfectos, y por tanto, pueden contrarrestar de alguna manera el mal y la maldad, tanto teórico, como práctico…?

– ¿No podemos obviar, ni olvidar, mirando la historia del pasado, de estos dos últimos siglos, que el mal y la maldad puede surgir y establecerse en poco tiempo, es decir, en uan docena o veintena de años, tomar el poder, y permanecer más o menos tiempo?

¿Tampoco olvidar, que el mal y la maldad, se puede ejercer, teorizar y practicar, con un enorme grado de racionalidad, reflexión, tecnología, saber ortodoxo pero utilizado para el mal, incluso de hombres semicuerdos en sus funciones racionales, pero malvados en sus funciones afectivas y de voluntad y de moralidad que han caído en graves errores morales, que no distinguen ya, claramente, entre el bien y el no-bien, entre el bien y el mal, ni en los grados de bien y menos aún en los grados de mal…?

¿Para terminar, no podemos dejar de hacernos una gran y grave pregunta, cuándo saber, si una sociedad, parte de un Estado, unas fuerzas sociopolíticas, en nombre de una ideología o de otra, para solucionar un problema muy grave, o por un fin equis, que consideran enormemente necesario y justificado, pueden ir enderezándose y caminando hacia el mal y la maldad, y después, producir en cascada enormes males, por consecuencia de esa tomar del poder…?

https://plus.google.com/118354057109613604628        © jmm caminero (21 febr-01 abril 2019 cr).

Fin artículo 1.599º: “El mal y la maldad y el Estado, II”.

*

 

Aroa R. Zúñiga: ”Para escribir ciencia ficción se necesita una mente abierta y sin prejuicios”

Aroa junto a su Proyecto Data P - Fuente: Aroa R. Zúñiga.

(Francisco Javier Zambrana Durán – Centro Cultural Vicente Aleixandre)

La ciencia ficción juega un papel esencial en la vida de la adolescencia actual. Tal es la repercusión que ha ido tomando con el paso de los años, que la demanda ha crecido mucho más allá de los límites preestablecidos en sus comienzos. Aroa Zúñiga, escritora de la novela Proyecto: Data P, nos narra en la siguiente entrevista los aspectos más interesantes de su nueva obra, sin dejar de lado reflexiones propias de alguien que ha vivido el auge de este género.


Pregunta: ¿Qué papel crees que juega esta realidad alterna en las vidas de una persona hoy día con el momento de estrés y sobreinformación que vivimos?

Respuesta: Creo que la literatura siempre ha sido una sorprendente fuente de escape, seguramente la más intensa y completa porque en cierta manera nos abstrae de la realidad hasta puntos insospechados (si bien es cierto que no es la única). De hecho, hay estudios que afirman que leer reduce el estrés, ayuda a conciliar el sueño, aumenta la concentración y mejora la memoria, entre otros muchos beneficios.

Cuando leemos nos metemos en la piel de nuestros personajes favoritos, vivimos la historia a su lado, la imaginación se nos desborda y somos capaces de ver, oler, oír, saborear y tocar a través de sus sentidos.

En el caso concreto de Proyecto: Data P, he tratado de crear una historia asequible para cualquier tipo de lector, he antepuesto el entretenimiento a otros aspectos como por ejemplo las explicaciones científicas porque mi mayor propósito es que el lector disfrute con las aventuras de P, se divierta, llore y ría junto a ella y se sienta parte de la historia. Quiero que las personas que me lean dejen por un momento a un lado sus preocupaciones y se “teletransporten” a la Falcon para vivir experiencias que de otro modo no podrían vivir.

Aroa presenta su libro junto a uno de sus compañeros en Alhaurín. – Fuente: FJZD – DA.
P.: Es digno de destacar el registro que utilizas en el libro. ¿Lo haces especialmente para acercarte a este público o consideras que es necesario para poder llegar a cualquier persona de cualquier edad?

R.: ”Los tiempos van cambiando, la “edad” de las personas ya no está tan definida y prácticamente la consideramos un estado mental. Los roles entre niños, jóvenes, adultos y ancianos ya no tienen un límite tan claro y con Proyecto: Data P pasa algo parecido.

Muchos la califican de literatura juvenil porque la protagonista es una adolescente, sin embargo, ella se desenvuelve en un mundo de adultos y tiene que afrontar serios dilemas. Además, página a página, P va evolucionando y convirtiéndose en una mujer.

Por eso me gusta decir que Proyecto: Data P es una novela para todos los públicos; dependerá del lector qué interpretación quiera darle a la historia, cada uno se sentirá identificado con una parte o mensaje diferente”.

P.: ¿De qué forma se realiza la documentación para un libro de ciencia ficción? En tu caso particular, ¿de qué fuentes bebes?

R.: ”Creo que para escribir ciencia ficción lo más importante es tener una mente abierta y no tener prejuicios porque en este tipo de historias puedes desarrollar cualquier dilema ético, puedes crear cualquier tipo de sociedad con cualquier tipo de tradición o práctica.

En mi caso, además de estar viajando constantemente para inspirarme y conocer otras visiones del mundo, me gusta leer a otros autores, pero sobre todo el cine y las series de TV. Además, trato de informarme sobre avances tecnológicos y científicos… No soy ninguna entendida, pero me sorprende ver esos descubrimientos que hacen que la realidad supere a la ficción: muy pronto no nos extrañará poder viajar en una nave espacial, tal y como lo hacen los personajes de mi novela.

P.: ¿Te costó encontrar editorial o fue tarea sencilla? ¿En el mundo Sci-Fi es más sencillo encontrar una editorial?

R.: ”Encontrar editorial es complicado sea el género que sea. En el caso de Proyecto: Data P había un hándicap importante: la había publicado en digital y muchas editoriales solo quieren obras inéditas.

Cuando empecé a escribir las aventuras de P, jamás imaginé que terminaría en el mercado. A modo de terapia experimental comencé a publicar gratuitamente en mi blog pequeños episodios y, tras un año sin dejar de escribir, di por concluida este primer viaje de la Falcon. Luego recopilé todas aquellas publicaciones y las subí a Wattpad para que cualquiera pudiera leerlas sin coste alguno.

Lo curioso fue que, cuando alcancé cierto número de lectores, fue la propia editorial quien se puso en contacto conmigo”.

Aroa junto a su ilustradora en una de las presentaciones de Proyecto: Data P. – Fuente: Aroa R. Zúñiga.
P.: Además de lo escrito, tenemos también aportaciones de la ilustradora de la obra, ¿tiene valor añadido por ello el papel?

R.: ”Por supuesto. Como os comentaba, durante más de un año Proyecto: Data P estuvo gratis al alcance de todos, por eso ilustrarla era tan importante, era una manera de darle un carácter y un aspecto nuevo, una manera de darle a los lectores algo más, algo que les animara a redescubrir la historia…

Porque además de las magníficas ilustraciones de Kurumi, la edición a papel cuenta con algunas mejoras como apéndices de personajes o un esquema de la nave: pequeños detalles que facilitan la lectura y que por supuesto le dan un valor añadido”.

P.: ¿Qué proyectos barajas para los próximos años? ¿Más libros quizá?

R.: ”Quiero seguir desarrollando el universo de P, creo que he logrado construir una galaxia muy compleja y seguro que todavía quedan historias por contar.

Actualmente estoy trabajando en un par de obras completamente diferentes, aunque me está costando porque no se engloban dentro de un género con el que me sienta cómoda.

Además, espero ver publicado a lo largo de este año un pequeño trabajo que realicé en colaboración con otras autoras”.


Entrevista realizada por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Aroa R. Zúñiga. – Todos los derechos reservados.

¿Y de lo nuestro, qué? Más allá del ruido electoral

(Eduardo Madroñal Pedraza) En época electoral los ruidos de la propaganda política pueden desorientar al más pintado, porque cualquier clima de opinión siempre se basa en algún aspecto de la realidad. Pero, ¿qué es lo que realmente preocupa a los españoles?

La última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas -no libre de los efectos de la propaganda- advierte que los españoles, al ser preguntados por los 3 principales problemas dan como respuesta que su mayor preocupación, a mucha distancia del resto es el paro con un 60,6%. Le siguen los políticos en general con el 29,4%, la corrupción y el fraude con un 23,1% y los problemas de índole económica con un 22,3%. Mientras tanto, la independencia de Cataluña preocupa un 7,1% muy por detrás de la sanidad con un 14,3%, de los problemas sociales con un 9,6% o la educación con un 8,5.

Podríamos decir que los políticos en campaña -o sin ella- no atienden a las principales preocupaciones de los españoles sobre la salud del país. Que el divorcio entre la mayoría y la clase política -que la propia encuesta refleja- parece irresoluble, y que después de sus mítines y discursos habría que espetarles un sonoro “¡¿Y de lo nuestro qué?!”

Porque si hablamos “de lo nuestro”, de lo que realmente le pasa al 90% de los españoles, de lo que en cada casa se vive en el día a día; nos vamos a encontrar con los efectos de un empobrecimiento y recortes sistemáticos que afectan al empleo y su calidad, a las listas de espera y la tardanza en las citas médicas o al futuro de nuestros jóvenes a los que ya se les está diciendo que no sólo van a tener enormes dificultades para tener un puesto de trabajo fijo acorde a sus capacidades, sino que además no tendrán pensiones.

Sin embargo, ante la convocatoria electoral del próximo 28 de abril, los españoles estamos recibiendo una avalancha de diagnósticos y tratamientos, en apariencia, opuestos, sobre lo que le sucede al “paciente España” y cuál debería ser la pauta para su mejoría. Para unos el problema radica en una mezcla de: corrupción política, la actuación de las cloacas del Estado, los restos del franquismo en la judicatura, una monarquía impuesta por Franco, o el auge de la extrema derecha, que dan como resultado una “democracia devaluada” y sitúa al Estado español, según afirman, por debajo de los regímenes de sus socios europeos en lo que a libertades se refiere. Para otros, la hipoteca de Pedro Sánchez con los independentistas amenaza con romper España.

¿Pero cuál es entonces la enfermedad?, ¿que no hay dinero? España es el cuarto país más rico de Europa por volumen de Producto Interior Bruto (PIB). Sin embargo, es también el cuarto país más desigual de la UE-27. Somos el segundo país (sólo nos supera Bulgaria) donde, en los últimos 10 años, más ha aumentado la distancia entre los que más tienen y los que menos.

Como en cualquier diagnóstico, lo primero es establecer la causa de los síntomas para poder dar solución adecuada. Lo que de verdad ocurre y está determinando nuestras vidas y el rumbo político del país es que desde 2010, a través de la ejecución de unos recortes que se han cronificado, el 90% de la población hemos visto descender, y en algunos casos drásticamente, nuestras rentas y nuestro salario real. Y hemos sufrido un retroceso en derechos básicos ya establecidos, como el acceso a la sanidad, pensiones o la educación públicas.

Lejos de detenerse, este atraco a los sueldos y rentas de la mayoría no ha concluido. Desde instituciones como el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco de España, se nos amenaza permanentemente con que “el actual sistema público de pensiones es insostenible”, llegando a plantearse abiertamente que “será inevitable recortarlas”. Y todas las exigencias de los organismos internacionales conducen a seguir recortando el peso de los gastos sociales -de la sanidad y la educación, de las ayudas sociales- en relación al PIB. Esto es lo que sucede en Barcelona y en Madrid, en Bilbao y en Sevilla.

Paralelamente, o mejor, coincidentemente, en la última década, el lugar que ocupa España en el mundo se ha degradado notablemente. Se nos ha señalado como miembro de los PIGS (cerdos en inglés) –y que incluyen Portugal, Ireland, Greece y Spain-, se ha sacudido el país para imponernos sucesivos “programas de ajuste”, es decir, de recortes. España no solo ha sido virtualmente expulsada de los puestos de relevancia en la Unión Europea, a pesar de ser la cuarta potencia por volumen de PIB, sino que se permite que su unidad e integridad territorial sea cuestionada desde el mismo territorio de otros países europeos.

No es posible comprender nada de lo que pasa en España sin partir de estos dos factores, el saqueo económico al 90% y la degradación política de España en Europa y en el mundo. Justo los factores que están absolutamente desaparecidos de todas las posiciones que, a derecha e izquierda, se nos ofrecen para explicarnos lo que sucede en nuestro país.

Sigue a Eduardo en Redes:

https://www.twitter.com/eduardom_jpg

https://www.facebook.com/eduardo.madronal.pedraza

¡ FELIZ  NAVIDAD ¡

image

(Dedicado a mis antiguos alumnos del colegio San José, de Campillos)

(Antonior Serrano Santos) Me vais a permitir, como introducción, una pequeña anécdota personal, algo humorística, y que ocurrió, hace más de ochenta años, por estas fiestas.

En mi partida de nacimiento consta la fecha en que nací: 27 de diciembre. Pero según mi madre, q.e.p.d., fue el 25 de diciembre. Me lo repetía, año tras año, recordando los villancicos, las panderetas y zambombas que sonaban más que ninguno de los días de Navidad. Me contaba, con cierta ironía y despecho, que mi padre y los testigos llegaron al Juzgado ” algo” bebidos, consecuencia de las fiestas y del feliz acontecimiento. Y dieron como fecha de mi ” natividad” el mismo día que” pudieron” llegar : el 27 de diciembre, y así quedó en el Registro Civil. Con lo que me ” robaron” el poder presumir de ” mellizo ”  del Niño Jesús. Pero me alegro de esa confusión porque ¡ vaya ” mellizo” con lo nada importante de mi vida y  pobre ejemplo!

Nada importante, como podéis apreciar, ni mi ” natividad” ni las circunstancias de ella. Total, amor de madre, el morapio navideño, ” aquí, los compadres”,” copa, recopa ,,exaltación de la amistad, insulto al clero, desacato a la autoridad ” y…me hubiera gustado saber si terminó la celebración de mi anacrónico nacimiento  como esos clásicos grados de la borrachera.

 Bueno, si me habéis perdonado el abuso de vuestra paciencia con esta chochez mía, podéis seguir. Porque, lo primero y principal que yo quería, es desearos, como nunca lo he deseado, ¡FELIZ NAVIDAD!.
image

Me gustaría poder reuniros a todos, absolutamente a todos, los que habéis pasado por mis clases y, ¿por qué no decirlo?, por mi corazón, y daros un enorme, amplio y ” cariñoso” abrazo. Con los miles de recuerdos y anécdotas, unas alegres, otras dolorosas, de esos treinta años que estuve en el colegio.

Viví mi juventud, mi madurez y  hasta los sesenta años, junto a vosotros, como vosotros vivisteis vuestra niñez, adolescencia y primera juventud, junto a mí, en ese colegio. Una experiencia única, un aventura inolvidable que nos unió y marcó para toda la vida como una prueba de fuego que aquilató nuestro espíritu con valores humanos y religiosos auténticos, para la lucha y los desafíos que nos acechaban, sobre todo a vosotros, en la sociedad dura y competitiva que vivimos hoy.

    Voy a felicitar a las tres clases de alumnos que tuve. En Latín, Filosofía y, sobre todo, en Religión.

    1º.- FELIZ NAVIDAD!, desde el sentido cristiano que la justifica y da sentido a la alegría con que se celebra, para  aquellos que, a pesar de las pruebas y lucha que supone, hoy, ser cristiano de verdad, habéis conseguido mantener la fe, como católicos” practicantes”. De lo que me alegro infinito, como vuestro profesor que fui de Religión. Doble felicitación.

    2º.- FELIZ NAVIDAD!, con no menos deseo, a los que os di otras asignaturas y no sé si teníais o no fe, ni sé, hoy, lo mismo. En el primer caso, os repito lo mismo que a los primeros. En el segundo, os deseo, también desde mi fe y mi afecto cordial, porque no recuerdo, y no miento, de tantos años de clase con ellos, más que respeto, obediencia, afecto y aprovechamiento de las clases. Quizás se me escape alguna rarísima excepción. Os deseo, claro que sí ¡FELIZ NAVIDAD!

    3º.-  A los que, en el duro camino que os haya tocado vivir, habéis perdido la fe, yo os pido, en nombre del interés y del amor que puse en vuestra enseñanza y educación, que. al menos, no perdáis, por favor, la esperanza, ni dejéis que nada ni nadie os robe la bondad de vuestro corazón ni vuestra buena voluntad con las que podáis celebrar, a vuestro modo, la Navidad, porque para vosotros, especialmente se dijo: “¡Paz a los hombres de buena voluntad ¡”

    ¡FELIZ NAVIDAD y AÑO NUEVO para vuestra vida, todavía joven, o relativamente joven, con vuestros hijos y familia que habéis formado y a los que me gustaría contarles, personalmente, lo admirables que fuisteis.   Os desea este joven de 83 años a quien, en parte, contagiasteis las ilusiones y fuerza de vuestra juventud, al admirar cómo llevabais y superasteis una de las pruebas más exigentes que se le puede pedir a un niño o a un joven.