11 C
alhaurin de la torre
sábado, 25 enero, 20

Artículo Periodístico 1.633º: “¿Cómo entiendo el artículo periodístico de opinión?”

(Jmm Caminero) Posiblemente cada día se publiquen en las docenas de miles de periódicos en papel y digitales en el mundo, docenas de miles de artículos, artículos de opinión, columnas, editoriales y similares. ¿Pero cómo entiendo personalmente que debe ser un artículo periodístico de opinión a grandes rasgos? Daré unas notas entre varias docenas posibles:

– Pienso que el artículo no está para demostrar y mostrar la vanidad y soberbia del autor, sino que es un intento, racional y prudente de buscar el mayor grado de verdad, insertada en el bien, en el bien en varios sentidos y también moral, por tanto tenga también un nivel de belleza, si es posible, y racional, prudente, modesto.

– El artículo debe ser construido pensando en el día de hoy, pero que pueda servir, hipotéticamente, para un lector de dentro de un siglo.

– La limitación del artículo entre ochocientas y mil palabras, en los formatos actuales, cuatro o cinco mil caracteres según la descripción informática, debe intentar ser profundo y esencial, en el tema que se trata, sin negar diríamos los accidentes.

– El articulista debe intentar no hacer perder el tiempo del hipotético lector, ni expresar boutades, ni cosas obvias, sino realidades, accidentales o esenciales, que le puedan aportar ideas o datos para que continúe reflexionando y pensando. El artículo no lo termina el autor, sino el lector lo completa y complementa con sus percepciones, ideas, deseos, conceptos…

– En general se acepta, la forma clásica de narración, ya inventada por Aristóteles, pero sintetizada en mil palabras, entrada o entradilla, núcleo o temática, desenlace o conclusión. Esta formalización de la narración clásica, a grandes rasgos puede continuarse en un artículo.

– El autor, al menos esa es mi opinión, no tiene que intentar, convencer o ideologizar a nadie de nada. No va en principio contra ninguna persona, ningún grupo, ninguna ideología, ningún colectivo. Sino que el autor expresa ideas y conceptos y datos, para que el lector los complete y complemente, para que reflexione y medite, para que perfeccione su modo de percibir-pensar-desear-concebir la realidad interior y exterior…

– Las redacciones y las cabeceras de los periódicos, si desean que su medio sea lo más eficiente y racional posible, deben ser conscientes, que dentro de un marco muy amplio, deben al menos, en la sección de opinión o de columnas o de firmas, dejar mucha libertad, tanto temática como de orientación. El periódico gana más, con esa libertad y tolerancia, de que los plumíferos, sientan la libertad de expresión real. Siempre dentro del marco y la legalidad vigente, y yo añadiría de una moral tradicional probada durante siglos, también de racionalidad y prudencia. Decía Mingote, que en cuarenta años o más, de publicar en un medio, que todo el mundo conoce, solo no le publicaron tres. Creo que sería un ejemplo a seguir, por grandes medios y por pequeños, en papel o digitales…

– Personalmente entiendo los artículos como analizar cuestiones actuales o de la actualidad, o reales o imaginarias, presentes o pasadas, desde un doble tamiz esencial, diríamos desde el pensamiento en general, la filosofía, las artes, la literatura, y desde luego, desde datos de otros saberes. Estimo que existe un enorme déficit, en todos, en mí también, del saber ortodoxo, es decir, de ciencia, filosofía, tecnología, artes, teologías, culturas. Ciertamente los artículos no podrán solventar todo y todos los temas. Pero si abrirán nuevas puertas a nuevos espacios.

– Intento que si alguien lee un artículo de los que soy el autor. El autor relativo, porque todo ha sido adquirido de la tradición cultural en la que me muevo, a lo sumo, he seleccionado ideas y datos y conceptos y percepciones. Por lo cual, el concepto de autor es relativo. Intento al menos, ser lo más objetivo posible. La realidad impera. Y al mismo tiempo, abrir algunas nuevas rutas posibles de solución de alguna cuestión.

– Decía la filosofía antigua griega, que no sirve ninguna filosofía, si no intenta curar algún mal humano. Estimo que el artículo tiene la misma finalidad. Las palabras pueden curar, las palabras pueden matar. Por tanto, el escribiente debe intentar curar heridas y no crear más sufrimientos…

– El lector debe respetar la libertad del escritor, incluso aunque se equivoque, y el autor debe respetar la libertad y conciencia del hipotético lector. Nadie tiene la total sabiduría y la total verdad. No todas las verdades son iguales de verdad, ni todas las opiniones. En eso nos dilucidamos, buscamos la mayor proporción de verdad y veracidad y racionalidad y prudencia y bondad…

– Como Alain, pienso que se puede intentar realizar y mostrar una filosofía, sería y profunda, expresada en el modesto artículo periodístico. Es decir, mil artículos periodísticos realizados durante unos años, pueden mostrar una filosofía y metafísica de la realidad, porque pueden haber expresado, sobre cientos de temas y cuestiones y hechos y datos y realidades interiores y exteriores, multitud de puntos de vista, entre todos formar un sistema, un sistema asistemático de entendimiento de la libertad y voluntad y racionalidad y dignidad humana.

Para terminar, existirían otras notas, importantes, para analizar lo que es o puede ser o debe ser, o cómo entiendo el artículo periodístico, pero pienso, que este género, como cualquier otro, un día merecería ser y estar en el Nobel de Estocolmo. O dicho de otro modo, que dicha Academia, un día valorase a un autor o autora, a una persona, por sus artículos periodísticos, y mereciese dicho premio, igual que lo hacen por la poesía o la narrativa o el teatro de los autores.

El artículo periodístico puede contener en sí, una gran poética, siguiendo el lenguaje clásico de la estética, igual que una gran filosofía, aunque se utilicen palabras, por lo general menos técnicas, y un gran nivel de esencialidad, incluso abrir nuevos caminos a explicaciones de la realidad, que pueden aprovechar todo tipo de especialistas y expertos, además del hombre o mujer común, del pueblo, sabiendo que el autor, también es pueblo. Al final, un articulista escribe a personas de todos los estratos sociales, altos, muy altos, medios, bajos… ¡Otro día habría que continuar con otras notas del artículo…!

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm  © jmm caminero (19 marzo-01 abril 2019 cr).

Fin artículo 1.633º: “¿Cómo entiendo el artículo periodístico de opinión?”.

*

 

Cabalgata 2020: Once toneladas de caramelos, una historia

(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

   — Hoy no, no iremos a la cabalgata — responde al teléfono —. No, porque no es buen día.

Azul. Si el cielo fuera rojo podría decirse que el día no es adecuado. Pero es azul. No hay apenas nubes. Alhaurín reluce como cada mañana despejada de invierno. Ausente de lluvia.

Pero cuando uno ve negro el cielo, el cielo es negro.

“Hoy no”. Hoy ya han pasado la línea de los sesenta años y no queda nada de ilusión por recoger parte de esas 11 toneladas de caramelos que exhibe la localidad a la que siempre han acudido en una cabalgata. Nada de conocer las 30 carrozas, los 12 pasacalles ni la sintonía de la Escuela de Música. Nada.

   — Ya no estamos para esas cosas.

Y cuelgan. Cuelgan y se sientan en el sofá, con la estufa de pellet de color blanco. Con el fuego que arde y calienta la superficie. Preparan una comida ligera. Luego comprarán un rosco, lo compartirán con la familia, y la familia con ellos. Como cada año. Todo igual, excepto porque no estarán en la cabalgata.

***

Existen tantos nombres a los que identificar que es muy difícil. En cada calle, en cada avenida, en cada punto en el que se reparten más de 900 kilos de caramelos, hay niños. Niños en brazos de la madre, del padre. Del abuelo, de la abuela. Niños que van sueltos, que cogen a otros niños. Niños, que, pese a ser adultos, vuelven a serlo.

Se agachan. “¡Dos, mamá, dos!”. Dos caramelos coge aquella niña rubia de ojos azules. Lleva siete años de su vida cogiendo los mismos caramelos, en el mismo punto exacto, frente a la pastelería Teide, a unos metros de la Plaza de España, pero “¡mira mami, dos caramelos, qué suerte!”. Demasiada suerte. No sabe que en ese sitio siempre caen los caramelos, que su cabalgata es donde más hay.

Con tener los suficientes para ponerle a los reyes, es bastante.

La típica bolsa de plástico, que hay quien ya la sustituye por una de papel por el remordimiento de conciencia, está poblada. “Hay más que el año pasado”. Más gente, más caramelos, también más teléfonos. Enfocan a la cabalgata decenas de reporteros, que, en lugar de indicarles a su hijo de dos años que miren al rey mago, se lo enseñan a la cámara.

   — Mira, mamá, otros. ¡Cuántos hay!

Uno de ellos cae sobre su cabeza, rebota. Pega en el asfalto, justo en el corte con la acera. La niña no llega a caerse, pero es ella la que ha tenido suerte. Quien estaba dos metros junto a ella sí lo ha hecho. “¿Estás bien?”. Cuatro años, moreno. “Sí, solo quería cogerlo”.

   — ¡Qué bien! Coge más, todos los que puedas — le dice la madre a la niña.

   — No, mamá. Con dos hay.

***

Abren la puerta de su casa. La cierran. Otra vez. Repiten el proceso eternamente hasta que está completa. Uno de esos roscones gigantes. De esos que el tío siempre se come hasta reventar y ponen la mesa perdida. La niña se sienta con un vaso de leche caliente, sin cacao.

   — Abuela, hoy podrías haberte venido, había mucha gente y hemos cogido muchos caramelos.

Saborea la nata que se esparce y termina por caer. Una fracción de segundo es lo que tarda su madre en limpiarle, y su padre en abrir las redes sociales. “Vaya, qué grande ha sido la fiesta. Mira el vídeo, papá”. Se lo enseña al abuelo. Este mira y devuelve un guiño a su nieta. “Y tú, ¿cómo lo has visto?”.

   — Muy bien, abuelo. Con muchas ganas de la próxima.

   — Venga, levanta que tengo que limpiarte el jersey. Te has puesto perdida.

   — Siempre igual… — dice el padre —. Ten cuidado al comer, que manchas todo lo nuevo y luego me toca lavarlo a mí.

La niña sonríe. En el bolsillo derecho de su pantalón lleva aún los dos caramelos que no ha dejado en la bolsa. Podrían haber sido tres, pero no. No fueron. La abuela llega y le ofrece otro trozo. “Para que puedas recuperar el que se te ha caído”.

La niña introduce la mano en el bolsillo y ofrece sus caramelos: “Toma, abuelo”. Hace una pausa cuando este abre su mano para cogerlo. “Toma, abuela”. Un gracias de la abuela le sigue.

   — Para que el año que viene os entren ganas.


Nota: La presente historia ha sido inspirada en hechos reales, y los datos ofrecidos en ella corresponden con los reales. Lo que no guarda correspondencia con la realidad es el devenir de la historia en la casa ni el suceso de la cabalgata y la niña compartiendo. El resto coincide con la experiencia de este diario en la zona contigua a Plaza España.


Realizado por:Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana/franzambrana.com).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.

La alegre y saludable anomalía española

(Eduardo Madroñal Pedraza) Todos los medios resaltan los ataques y dificultades a que deberá enfrentarse el nuevo gobierno. Se ha hecho todo lo posible para que no se constituya, incluyendo el acoso a algunos diputados para que cambiaran el sentido de su voto. Se amenaza con tumbar “un gobierno ilegítimo contra el que valdrá todo”, y se anticipa “una ofensiva por tierra, mar y aire contra la alianza de las izquierdas”.

Pero se “olvida” o se niega el aspecto más importante: si este gobierno progresista puede existir es porque hay una mayoría, en el parlamento y en la sociedad, que quiere que se constituya. Se expresó rotundamente en abril y en noviembre en las urnas, se refleja en el parlamento en una mayoría plural, y existe en la calle, en cada territorio, y en cada movimiento. Frente a poderosas fuerzas, ante vetos y prohibiciones, se ha impuesto la formación de un gobierno progresista.

Celebramos y apoyamos la constitución de un gobierno progresista de izquierdas basado en el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos. Es una muy buena noticia para los intereses populares y nacionales. Y la mejor demostración de ello son los furibundos ataques que ya está recibiendo por parte de las fuerzas más reaccionarias, desde quienes defienden unos “recortes sin complejos” hasta las élites más rancias del procés.

Quienes lanzan furiosos ataques contra el nuevo ejecutivo claman contra “un gobierno donde por primera vez desde la guerra civil tendrá ministros de la extrema izquierda”, calificándolo como “una anomalía que no es homologable en Europa”. Lo hizo Pablo Casado en su desatada intervención en la sesión de investidura, pero previamente lo habían “verbalizado” desde Aznar a grandes medios internacionales como el The New York Times. Y tienen razón. Más allá de los puntos de exageración, sus temores están, afortunadamente, fundados.

Este gobierno se apoya en los más de 11 millones de votos de izquierdas y progresistas que, sin contar las fuerzas independentistas, conformaron una amplia mayoría el 10-N. Supone más del doble de los votos del PP, y 2,5 millones más que la suma de PP y Vox.

Y tiene un rasgo distintivo. El PSOE es el partido más votado y encabeza el gobierno, pero existen más de cinco millones de votos, que deben ser tenidos en cuenta necesariamente, más a la izquierda que la socialdemocracia. Su peso se ha multiplicado al alza en los últimos años. Representan a amplios sectores sociales radicalizados en la lucha contra los recortes e, incluso al margen del carácter o vacilaciones de las fuerzas que van a ocupar el gobierno -tanto el PSOE como Unidas Podemos-, van a hacer sentir su influencia sobre el nuevo ejecutivo.

Haciendo posible el gobierno más a la izquierda de toda Europa. En el viejo continente abundan los gobiernos de coalición. Pero en ninguno de ellos la socialdemocracia comparte presencia con fuerzas más a la izquierda. Esta es una singularidad española, esta es la alegre y saludable anomalía española; y es producto del avance de la influencia de la mayoría social contra los recortes. Limitar o marginalizar esa influencia ha sido una “obsesión” de las fuerzas que necesitan llevar más allá los recortes. Con ese objetivo forzaron nuevas elecciones en noviembre. Pero a pesar de ello, reaparece permanentemente, como expresión de la “alegre y saludable anomalía española”.

No puede entenderse la constitución del nuevo gobierno, y los furibundos ataques que ya está recibiendo, sin partir de aquí. Ni tampoco sin tener claro que quienes iniciaron la ejecución de los recortes hace diez años no es que quieran, es que necesitan más recortes. Apuntan permanentemente hacia las pensiones públicas para privatizarlas, reclaman mantener la reforma laboral para profundizar más todavía en el atraco a los salarios, etc. Por eso han hecho todo lo posible para imponer la formación de “un gobierno de los recortes sin complejos”; encabezado por el PP de Casado, pero donde también estuviera presente la ultraderecha, que se atreve a defender abiertamente la privatización de pensiones, sanidad, educación, etc.

En estas condiciones, la mera constitución de un gobierno progresista de izquierdas, como el basado en el acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos, es una muy buena noticia para los intereses populares. Es, al margen de los severos límites que ya se les está imponiendo, o de las dificultades que ya se están poniendo a su paso, una victoria que debemos celebrar todas las fuerzas progresistas.

Los compromisos que el nuevo gobierno ya ha adquirido -reflejados en los puntos fundamentales del acuerdo presentado- crea mejores condiciones para la lucha de la mayoría que rechaza los recortes, y genera problemas y dificultades a quienes presionan para llevar todavía más allá el saqueo contra la población.

Una oportunidad para avanzar y consolidar la anomalía española  

La investidura de este gobierno progresista abre una oportunidad para hace avanzar políticas a favor de la mayoría del pueblo, para blindar las pensiones públicas contra el peligro de privatización, para subir salarios y combatir la precariedad, etc. Aprovechar esta oportunidad no puede depender solo, ni principalmente, de la actuación o consecuencia del gobierno. Es una tarea que exige la movilización del conjunto de la mayoría progresista y de izquierdas, en todos los ámbitos de la sociedad. Porque nada está decidido.

Poderosas fuerzas anuncian que “haremos todo lo que esté en nuestras manos para que este gobierno dure el menor tiempo posible”; anticipando una imaginaria debacle económica si se aplican medidas progresistas cuando han sido sus políticas de recortes las que nos han llevado al abismo; utilizando el acuerdo con ERC para clamar que “está en cuestión la unidad territorial”. Es evidente que el pacto con una de las fuerzas independentistas entraña riesgos. Pero en el PSOE, la fuerza que encabeza el gobierno, la posición inmensamente mayoritaria es la de colocar como límite a cualquier concesión la Constitución, y por tanto el no cuestionamiento de la unidad.

La mayoría social que ha permitido, contra todos los impedimentos y obstáculos, conquistar un gobierno progresista va a volver a ser ahora la clave, para que se aproveche la oportunidad de desplegar políticas al servicio de las necesidades de dicha mayoría social.

Artículo Periodístico 1.950º: “Sermones I de Juan de Portoplano”

(Jmm Caminero) Ciertamente, estos trozos de palabras, no son sermones, ni laicos, ni religiosos, pero si contienen algo de ese subgénero de la prosa, es decir, intentar una introspección en el sujeto y en la realidad, para intentar que el ser humano avance en verdad y bondad y racionalidad y prudencia.

– No le interese a usted mi opinión, sino si ésta es verídica, verdadera, bondadosa, útil, racional, prudente, argumentada. Mi opinión apenas tiene importancia, es una más entre muchas, solo tiene valor el concepto o enunciado que es real-verdadero-bondadoso-racional…

– ¿¡Cómo curar heridas del pasado, cómo curar heridas del presente, cómo curar temores del futuro para que no se conviertan en heridas!?

– ¿Sabe usted lo que son los “Justos entre las Naciones” y “El Atrio de los Gentiles”? ¿Quizás, para sobrevivir la especie ha aprendido a percibir lo negativo y malo, antes que lo bueno. Una mancha negra es más fácil ver en un cuadro relleno de colores. Somos conscientes del mal y de la maldad humana, pero no tanto del bien y de la bondad humana. Estimamos que hay más bien en el mundo que mal, porque si no ya habría desaparecido… ¡Incluso el que hace un mal, no está todo el día haciendo el mal, sino un tiempo del día, el resto realiza actos buenos o al menos, indiferentes!

– Diario se de adolescentes de Centroeuropa en la mitad del siglo veinte: El de Renia Spiegel, el de Rutka Laskier, el de Anna Frank, Carry Ulreich, Miriam Wattenberg, Otto Wolf, David Slerakowiak, Etty Hillesum, Petr Ginz, Eva Heyman, Helga Weissová. ¿Existirán otros, o deberían existir en otras zonas del mundo, producidos en tiempos de genocidios en el siglo veinte…? ¿Se perderán?

– Me he preguntado muchas veces, que durante generaciones se han escrito Diarios, especialmente por adolescentes, incluso las madres invitaban a que sus hijas e hijos los escribiesen. Quizás, para intentar entender mejor a sus hijos. ¿Cuántos diarios se habrán perdido, cuántos son considerados género menor, cuánto conocimiento de la realidad y del interior humano se habrá perdido, por no conservarse los manuscritos en bibliotecas públicas, cuántos en los senos familiares, se habrán transmitidos de una generación a otra, hasta perderse? ¿Lo mismo con las cartas…?

– ¿Cómo somos capaces de hacernos a nosotros mismos, lo que nos hacemos, cómo a otras personas? ¿Tanto bueno como malo? ¿El problema eterno del bien y del mal?

Estimamos que el bien es más grande y fuerte que el mal y la maldad, pero no podemos desestimar el poder del mal y la maldad. De que nosotros, cada uno, es capaz de hacer mucho bien y también mucho mal…

El error humano de nuestra época, al menos en Occidente, es que demasiados individuos y colectivos, han desestimado que el ser humano para realizar la bondad, no solo necesita conocimientos de filosofía y ciencias y tecnologías, sino que necesita admitir en la teoría y en la práctica una ética mínima universal, y una moral religiosa mínima universal. De este modo, junto con los Derechos Humanos de 1948 aplicados en todas las Constituciones del mundo se reducirían enormemente el problema del mal en el mundo…

No podemos olvidar que se dice que el uno por ciento de la población es sociópata, psicópata, por tanto, en circunstancias favorables, estas personas pueden realizar actos incomprensibles…

– Si yo fuese ateo o agnóstico o escéptico metafísico o religioso, no incentivaría el ateísmo o el agnosticismo, porque una ética mínima religiosa, racional y suficientemente bondadosa, es necesaria para que la sociedad se sustente, y los individuos y colectivos no caigan en enormes crueldades y violencias.

No indico que los ateos o agnósticos no respeten una moral mínima universal. Sino que personas sin una moralidad religiosa mínima, es más fácil que caigan en enormes errores morales,  porque solo tienen el freno de la ley, el freno de la moralidad, el freno de las buenas costumbres sociales, pero no el freno de la religión, que indica que tú, tú o yo de carne y hueso, si no nos portamos bien, podemos ir eternamente al infierno. Y ese freno es mucho freno, no podemos ignorarlo como concepto que es un escudo y defensa contra el mal y la maldad propia o de otros. Que mis actos, personales e individuales, un día serán juzgado por el tribunal de Dios, es un freno esencial para que las personas no caigan en el mal, al menos dentro del cristianismo.

¿Al final, el siglo veinte se llenó el mundo de campos de trabajo, concentración y exterminio, exterminio de muchos modos y maneras, sustentados esencialmente por dos regímenes sociopolíticos ateos?

El de Portoplano, pensaba en el presente y en el pasado, y sabía, que en todas las épocas, los librepensadores, no habían sido bien vistos, antes se sancionaba a aquellos que pensaban de un modo, ahora a los de otro, pero siempre las personas que solo desean ser libres en su pensar y en su conciencia y en su libre pensamiento y en su libre expresión de su pensamiento, intentando seguir la legislación vigente y la moral tradicional. Esas personas son sancionadas, invisibilizadas, cerradas sus posibilidades sociales y económicas, en casi todo el mundo. Aunque en unos lugares más que en otros. Esta es la realidad, y por eso, Juan de Portoplano, se había encerrado en una aldea desconocida, o en una ciudad olvidada, o en un barrio sin nombre del mundo…

http://twitter.com/jmmcaminero         © jmm caminero (30 octubre 2019-10 enero 2020 cr).

Fin artículo 1.950º: “Sermones I de Juan de Portoplano”.

VI-31. ¿Qué sabemos?

(Jmm Caminero) ¿De la ilimitada realidad de la Naturaleza y del Universo cuánto conocemos?

 ¿Un cinco por ciento de la posible totalidad, un uno por ciento, un diez por ciento?

Portugal corta la soga del copago de la Troika

(Eduardo Madroñal Pedraza) Se abolirán las tasas sanitarias que fueron impuestas por la Troika en 2012. El nuevo gobierno de António Costa incluirá en sus primeros Presupuestos la eliminación progresiva del copago en la atención primaria en 2020. Y 2023 será el límite para el resto de las tasas en el Sistema Nacional de Salud. En 2012 la Troika -la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional- impuso medidas económicas devastadoras. Una de las que más salvajemente golpeó a la población fue la implantación de un copago generalizado en la sanidad pública.

La Troika, a través de sus “hombres de negro” instalados en Lisboa, implantó el copago en todos los servicios sanitarios, por lo que los portugueses tienen que pagar 5 euros por cada consulta en el centro de salud, 10 euros por acudir al especialista, y entre 20 y 50 euros por la atención en Urgencias. Ante la movilización popular el gobierno conservador de Coelho tuvo que suprimir las tasas para los sectores más gravemente dañados como los enfermos crónicos, los niños menores de 12 años de edad, las embarazadas y parturientas, y las familias con ingresos inferiores a los 628 euros mensuales. Posteriormente se añadió a las personas con una incapacidad superior al 60%, los enfermos trasplantados, los donantes de sangre, tejidos y órganos, los bomberos, los refugiados y solicitantes de asilo, y las mujeres que se fueran a someter a un aborto.

A pesar del cambio de gobierno con las elecciones de 2015 y que el nuevo gobierno -el primero de Costa apoyado parlamentariamente por el Bloque de Izquierda y el PCP- tomara algunas medidas progresistas contra el saqueo impuesto por la Troika y en defensa de los intereses populares, el copago no fue eliminado. De hecho no fue hasta el pasado 14 de junio que el anterior Parlamento portugués aprobó la supresión del copago sanitario excepto en las urgencias de los hospitales. El proyecto de ley fue elaborado por el Bloque de Izquierda pero contó con el apoyo de todos los partidos excepto el derechista CDS-PP. Su aprobación definitiva y entrada en vigor, acordada para 2020, se vio abortada por la convocatoria de las elecciones del pasado octubre.

El copago ha supuesto una barrera de acceso a los cuidados sanitarios, provocando que todos los años centenares de miles de pacientes no acudan a consulta o no se sometan a algunas pruebas médicas, y con la dramática consecuencia de los sufrimientos y las pérdidas de vidas. Porque junto al copago se fueron aplicando otros recortes en el sistema público de sanidad. Por ello, el actual gobierno portugués ha tenido que incluir en los Presupuestos la mejora de distintos servicios como Salud Familiar, Psicología, Salud Mental, Nutrición y Salud bucodental. Otras medidas en sanidad son: la creación de 4.200 nuevos puestos de trabajo, invertir 100 millones de euros en remodelar centros de Atención Primaria, y construir nuevos hospitales con una inversión plurianual.

La lucha del pueblo portugués por eliminar el copago sanitario es un ejemplo de que cada avance social y cada medida progresista del gobierno tienen que enfrentarse no solo a la oligarquía del país sino principalmente a la Troika, es decir, a la potencia hegemónica mundial, EEUU, a través del Fondo Monetario Internacional, y, en la zona europea, también a Alemania, a través de la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.

Alhaurín: El municipio de la leyenda paranormal

José Manuel explica la historia de la Virgen de la Rosca frente a la iglesia de Alhaurín. - Fuente: FJZD - DA.

(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

Una ermita. Dos personas. La conversación se desliza sobre mitos, sobre creencias, sobre ciertas realidades, cuya credibilidad depende, al fin y al cabo, de cómo interprete cada cual la leyenda. La noche baña el cielo de Alhaurín de la Torre, en cuyo horizonte se vislumbra la montaña por la que, como cada domingo, los aficionados a la naturaleza han pululado durante la mañana. Ahora, vacía, pinta el paisaje, y sirve de estampa para recoger las declaraciones de alguien que vive el misterio, que siente como parte de su existencia la de otros en este planeta.

José Manuel Frías, uno de los periodistas españoles dedicados a la investigación más destacados, guía cada fin de semana por las calles malagueñas a los aficionados a lo distinto. Rutas Misteriosas, como bien es conocido el sello para el cual trabaja, le sirve de antesala para prodigar su conocimiento, para mostrar al resto de personas que existe algo más detrás de la cortina opaca de la realidad.

Cercano y sincero, así como apasionado de las historias, busca en cada trayecto hacer ver al mundo que lo que tienen ante sí puede ser de otra forma si cambian la perspectiva. En este caso, y por cuarta ocasión, su temática principal sería el municipio alhaurino, donde lo paranormal siempre ha estado presente a lo largo de los siglos. Durante dos horas, los sucesos más relevantes en la historia del lugar son desvelados, y los secretos escondidos durante generaciones, sacados a la luz.

José Manuel explica en la puerta Casa de la Juventud uno de los sucesos. – Fuente: FJZD – DA.

Cada aspecto que comenta eriza los vellos del grupo de viandantes que se postran junto a su figura en callejones apartados del resto. ‘‘Siempre busco lugares tranquilos, y si son tenebrosos, mucho mejor’’, puntualiza en una de sus intervenciones. Sin demorarse, muestra imágenes, detalla los hechos, aclara las posibles incongruencias históricas, y, sobre todo, hace hincapié en un aspecto esencial: ‘‘Si hay personas que me lo han contado es porque lo han vivido’’.

Los presentes muestran rostros de incredulidad por momentos. ‘‘¿Y tú crees eso?’’, se preguntan los unos a los otros. ‘‘Cada uno cree según la devoción que plantee sobre el tema que estemos tratando. Hay hechos históricos que deben ser creídos porque ocurrieron tal cual, pero hay otros hechos que no pueden ser confirmados porque han fallecido los testigos’’, aclara José Manuel.

El misterio, que siempre se ha mantenido como tabú social en la cultura católica, es a día de hoy tratado de manera distinta, y así lo hace saber Frías. ‘‘Actualmente, las personas se abren mucho más y acceden a contarte sus historias porque no tienen esa vergüenza anterior’’. Su labor periodística, llevada a cabo durante décadas, le ha permitido conocer esta transición y vivir un momento que considera como ‘‘beneficioso’’ y a la vez ‘‘perjudicial’’. ‘‘El misterio llega a todos hoy. Llega al que lo respeta y tiene curiosidad, pero también a sus detractores, que lo insultan y lo desvirtúan’’, precisa.

Apenas parecen haber pasado unos minutos cuando se alcanza el punto medio de la ruta. Los sucesos de Torrijos invaden los corazones de los presentes en la historia, y, con la imagen del general y de sus compañeros, se continúa por un camino que por instantes se convierte en paranormal. ‘‘Mencionamos muchos lugares que luego, al pasar por ellos en un día cualquiera, podemos identificar y asociar con estos sucesos que estoy narrando’’, añade. Algunos de los casos son conocidos por la opinión pública, mientras que otros únicamente se han mencionado en alguna ocasión. Ajusticiamientos en público, muertes de dirigentes políticos, e incluso películas rodadas en el municipio, todos tienen cabida en el recorrido.

Sin embargo, la guinda del pastel se termina colocando en el punto más álgido, en uno de los más concurridos por los buscadores del más allá. Capellanía corona uno de los relatos espeluznantes de la travesía, cuyo trayecto, por la lejanía que tiene con respecto a este lugar, no se cubre. ‘‘Conversé con el conserje, Pepe Jurado, y accedió a dejarme entrar para documentar. Me narró muchas de las historias que allí habían sucedido y a raíz de ello entrevisté a más testigos’’, detalla.

El semblante del grupo habla por sí solo, y, cuando tan solo resta menos de un cuarto de lo programado por el investigador, una sensación recorre el cuerpo de cada uno de los que allí escuchan atentamente. ‘‘Partiendo de la base de que todos somos energía, debemos entender que cuando una persona muere, deja un remanente energético tras de sí’’, explica en su última intervención. Unos a otros se observan, como queriendo obtener una conclusión de lo que allí ocurre.

El público asiste atento a las explicaciones finales de la ruta. – Fuente: FJZD – DA.

José Manuel saca su móvil, y lo conecta al altavoz con el que ha ido guiando al respetable durante casi dos horas. Las voces no mienten, y la psicofonía captada en uno de los colegios de Alhaurín de la Torre demuestra, sin duda alguna, la presencia de actividad de terceros. ‘‘Esta es la prueba de que en aquel lugar hay algo. Juzguen ustedes mismos’’, comenta.

La noche, ya instaurada a casi las 21:30 del domingo, sigue presente en el relato. El grupo se une en un semicírculo y él saca su teléfono para tomar la fotografía final. Todos acudirán a verla, a comprobarla, a intentar desvelar si en alguna parte de ella existe algún tipo de variación que provenga de un lugar que no conocemos, pero que debemos respetar. ‘‘El misterio es todo. Son las historias de los lugares, son los testimonios de las personas que allí vivieron. El misterio existe’’.

Aquella ermita donde antes conversaban dos periodistas está cerrada. El camino que pasa por delante de la Casa del Yoli, punto clave del recorrido, se pierde en la oscuridad de la noche. Camina a paso ligero quien por allí divaga en la búsqueda de su vehículo. Alejarse de aquella zona será lo más prudente. O tal vez no, tal vez investigarla sería lo mejor. Sacar a la luz lo que nadie conoce, como José Manuel hace, quizá sería una gran opción. ‘‘El humano, desde la Prehistoria, ha querido explicar cosas que no sabía explicar. Nosotros, los cuatro que investigamos estos fenómenos, hacemos lo mismo’’, sonríe. Al fin y al cabo, él también es parte de la historia.


Nota: El nombre del colegio no es revelado en este reportaje por respeto a las personas que trabajan en el lugar, así como para no alertar a los alumnos de posibles sucesos paranormales. José Manuel Frías, en cambio, sí aclara en la ruta cuál es y qué trabajos periodísticos realizó en él para la comprensión total de su explicación y su profunda investigación.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.

Beneficio mutuo frente a guerra comercial

(Eduardo Madroñal Pedraza) China, Japón y Corea del Sur han firmado recientemente un tratado de libre comercio. Los primeros ministros de China y Japón, Li Keqiang y Shinzo Abe, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se reunieron el pasado 24 de diciembre, por un lado, para llegar a un acuerdo económico sobre las relaciones comerciales entre los tres países y, por otro, para tratar de rebajar la tensión militar con Corea del Norte. La reunión se celebró en Chengdu, provincia de Sichuan, en el centro de China. Ha sido una cumbre con dos objetivos principales, uno explícitamente económico y otro implícitamente militar.
Esta cumbre celebra también el vigésimo aniversario de la cooperación económica entre China, Japón y Corea del Sur, y su importancia descansa en que estos tres países suman el 24% de la economía mundial, es decir, un cuarto de ella, y cuyo comercio trilateral supera los 720.000 millones de dólares (649.598 millones de euros). Una cumbre que trata de dar un nuevo salto adelante en los intercambios económicos entre los tres vecinos, y alcanzar un tratado de libre comercio entre ellos. Además de apostar por una solución pacífica y por la desnuclearización de la península coreana. En una de las declaraciones finales han reafirmado que la desnuclearización de la península coreana y la paz duradera en Asia Nororiental son los objetivos comunes de los tres países.
La aprobación del tratado de libre comercio entre estas tres potencias económicas regionales supone la promoción de las relaciones comerciales en condiciones de igualdad y de inversión empresarial, incluyendo áreas clave como la producción tecnológica y la inteligencia artificial. China ha garantizado que los inversores japoneses y surcoreanos contarán con idéntica protección y oportunidades que las empresas chinas cuando hagan negocios en el país. Un acuerdo que sería un fuerte punto de apoyo para enfrentar las presiones bajistas en la economía mundial por las medidas proteccionistas estadounidenses y su guerra de aumento de los aranceles comerciales contra China y otros países. Así mismo es un salto importante en la consolidación de la integración económica en Asia.
Este tratado de libre comercio se enmarca en otro firmado hace tres meses y cuya consecuencia sería la creación de la mayor zona económica de libre comercio del mundo, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP en inglés), en la que participan los 10 miembros de la ASEAN junto con China, Australia, Corea del Sur, Japón y Nueva Zelanda. El tratado está en proceso de ratificación por los respectivos parlamentos nacionales. De hecho, China aprovechó esta cumbre para animar a Japón a que lo ratifique.
Sin embargo, también EEUU, de manera opuesta, está aplicando una presión económica y militar sobre los que son sus principales “aliados estratégicos” en el Extremo Oriente, Japón y Corea del Sur. Recientemente EEUU ha exigido a Japón que quintuplique el dinero que destina a cubrir los costes de las bases militares estadounidenses en territorio nipón -pasar de 1.800 a 9.000 millones de dólares-, el mismo incremento que exige a Corea del Sur, pasar de 1.000 a 5.000 millones.
Mientras la superpotencia norteamericana, que vive su ocaso imperial, se lanza, con distintas medidas económicas y militares, a cercar a China; por el contrario, China y otros países asiáticos desarrollan entre ellos relaciones de respeto y beneficio mutuo, y emergen económicamente de forma incontenible. Por ello, hasta los “aliados estratégicos” como Japón y Corea del Sur tienden a escapar del dominio de EEUU.

Humor VI-35. Poder y Poderes.

(Jmm Caminero) ¿Qué es el Poder? ¿Qué son los Poderes? ¿Quién dispone del Poder y de los Poderes? ¿Cómo se obtienen, cómo se pierden…?

Artículo Periodístico 1.618º: “¿Síndrome de Hamlet?”

(Jmm Caminero) ¿Podríamos definir literariamente a Hamlet, como ese personaje o arquetipo que está siempre intentando “vengarse” de una persona o colectivo o ideología, y que lleva su odio y rencor y maledicencia y celos y todos los factores negativos de la existencia, dentro de su corazón o de su alma?

– Es obvio que Shakespeare, posiblemente basándose, como en casi todas sus obras, en personajes anteriores de la literatura, recogió este drama y lo elevó a la categoría de gran símbolo y metáfora de una de las realidades humanas. Podríamos definirlas, como ese transcurrir entre la obscuridad y la semioscuridad, de esos deseos-pasiones, que todo ser humano puede sufrir en algún momento, en el cual, está mezclado y combinado el resentimiento-traumas-heridas-celos-inquinas-rencores-injusticias-venganza-sufrimiento, etc.

¿Podríamos y deberíamos plantearnos si este persona-personaje, este drama, a nivel individual, una persona contra otra persona, pero también de un ente colectivo frente a otro ente colectivo? ¿Por lo cual, un aserto que diríamos es privado o individual, se transforma en una realidad social o sociopolítica?

¿Hay que preguntarse y plantearse si en la Piel de Toro, en estos meses y últimos años, quizás demasiados años, está o estaba agazapado y medio dormido este sentimiento-afecto-idea-concepto de esa herida profunda, trauma…?

– Si de alguna manera o forma, continuamos algunas sugerencias de Shakespeare en esta obra, diríamos que se “materializa por una razón o motivo o hecho o dato”, pero después, diríamos que la acción se combina con realidades psicológicas-morales-filosóficas.

¿O dicho de otro modo, es fácil pasar o traspasar el umbral de un hecho o dato o concepto, elevarlo a otra categoría, no solo psicológica, sino también psicosocial, incluso psicopolítica, o histórica….?

¿Y entonces los sujetos individuales, formando grupos o colectivos, ahora dirían plataformas, ideologías en definitiva, se enfrentan unos contra otros…? ¿Hamlet como precursor del cainismo, o si se quiere de un precainísmo? ¿Sea individual o sea colectivo, o sea de un colectivo frente a otro colectivo?

¿La cuestión es, dándonos cuenta, o no, podemos ir cayendo en ese pendiente hacia abajo, de la tolerancia a la intolerancia, de la paz moderada a la no-paz no moderada, de cierta armonía suficiente a la ira-rencor, de un sistema de organización sociopolítica estable a sistemas de enorme incertidumbre y vulnerabilidad, etc.?

– ¿Si tenemos en cuenta las interpretaciones combinadas, diríamos de Montaigne que en algunas ideas pudo ser precedente en esto del Hamlet de Shakespeare, de Freud y del psicoanálisis, conforman un cúmulo-combinación de afectos-sentimientos, de venganza-violencia-ira-rencor-mal-maldad-traumas-heridas…? ¿Qué se pueden materializar, en la historia de un personaje dramático o símbolo o metáfora, de algo que ha ido ocurriendo, de muchas maneras y formas a lo largo de la humanidad, es decir, de historias de individuos o de historias de familia o familiares?

¿Pero también de colectivos-grupos-ideologías frente a otras ideologías…? ¿La gran pregunta es saber, dónde está el límite, cuándo una parte de una sociedad, diríamos sufriendo este trauma, debido a una herida muy profunda, se convierte o se transforma contra otra parte de la sociedad? ¿Pero se camufla o se ideologiza con algún factor o idea, casi especialmente, ya lo decía el Aquinate, todo hecho, bueno o malo, siempre se hace por un supuesto bien, aunque sea un bien limitado?

¿Es decir, se adorna, con razón o sin ello, de las grandes palabras y valores humanos: verdad, justicia, equidad, identidad, democracia, participación, destino, pueblo, lengua, etc.? ¿Pero en el fondo, irracional o inconscientemente, está supurando una enorme herida-trauma, que ha ido pasando de una generación a otra, de un tiempo a otro…?

– El ser humano, es una combinación de multitud de factores-variables, conscientes e inconscientes, individuales y colectivos, familiares y sociales y políticos y culturales e históricos. En todo ese maremagnum-volcán-océano de realidades y de entidades, cada ser humano, como un pequeño pez en la mar enormes de su tiempo y de su cultura y de la historia, intenta vivir y sobrevivir.

Pero además la persona humana, lleva en sí, un volcán interior, que podríamos denominar irracional semiconsciente o inconsciente, y que de alguna manera o forma, tiene que intentar armonizar con un torrente racional, es decir, sintetizando las pasiones-sentimientos-pulsiones-libidos-instintos, en gran parte irracionales, y la dimensión racional, es decir, entendimiento-inteligencia-libertad-creatividad-memoria, debe intentar que todo ese conglomerado, se aúne armoniosamente en verdad-bondad-racionalidad-prudencia-utilidad-sentido común, etc.

Y debemos admitir que esa síntesis, es enormemente difícil y compleja, porque la vida, la historia de la vida personal y familiar, diríamos que los traumas se van heredando de generación en generación, hasta que llega otro enorme trauma, y empieza otra vez, el ciclo. Y como nos diría Buda, la rueda del sufrimiento continúa… ¿Pero la cuestión es que el antiguo trauma o herida, sin entrar en los motivos, causas, razones, justicias e injusticias, memorias y olvidos y recuerdos, pero la cuestión es intentar que un antiguo trauma, produzca nuevos traumas, que los errores de los bisabuelos, acaben trayendo errores graves a los biznietos…?

Para terminar y no cansar más, me pregunto, si parte de la sociedad de la Piel de Toro, está pasando, por un proceso individual y colectivo, que podríamos denominar, una variedad o especie de síndrome de Hamlet, por lo cual, si no somos conscientes, racionales, prudentes, podemos terminar en confrontaciones-enfrentamientos con consecuencias imprevisibles y contradictorias y negativas… Más si éste supuesto o hipotético síndrome de Hamlet, aplicado no solo a individuos, ni solo a familias, sino a sociedad, se mezcla, a veces, con una especie de síndrome de Aníbal, y en otros casos, con una especie de síndrome de Torquemada, entonces la ecuación social e individual y colectiva e histórica se complica de tal modo, que yo personalmente, no sé cómo encontrar la luz ante tanto problema…

Paz y bien a todos, nadie se ofenda, porque lo único que se quiere es analizar realidades humanas, que para eso es lo que está un modesto articulista… ¡Lo único que se pretende es que sus nietos y biznietos puedan vivir y sobrevivir en paz y con lo suficiente…!

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (03-21 abril 2019 cr).

Fin artículo 1.618º: “¿Síndrome de Hamlet?”.