11 C
alhaurin de la torre
sábado, 25 enero, 20

Entre el Amor y el Odio (Mi encuentro con el Cura Diamantino Garcia)

436741473_640(Antonio Serrano Santos) No. No voy a entrar, como ya repetí, al trapo de la política. No. Quiero contar lo que me sugiere, lo que me inspira el encuentro que tuve, fueron unos minutos, o me lo parecieron, con Diamantino.
Hace años. No recuerdo, por desgracia, cuando fue. Pero no mucho antes de su muerte. Le habían dado permiso para realizar un encuentro, ciertas actividades, con un grupo que él dirigía o al que pertenecía, no sé, en el colegio San José, de Campillos. Yo estaba allí de profesor. Era un día sin clase. No recuerdo por qué fui allí. Yo también realizaba encuentros con jóvenes, mis alumnos, y los chicos y chicas de los pueblos vecinos. Quizás me interesó por eso. No sé.
Durante esa actividad, que parecía de tipo lúdico y en el que se resaltaban, creo, valores humanos, de solidaridad, sin ninguna referencia a lo religioso. Recuerdo que uno de ellos me decía que algunos eran ateos. En forma como de teatro, me parece recordar, formaban un corro, como yo hacía en mis clases. Me sentí animado a participar de alguna manera en sus charlas y demás cosas que hacían. Les dije que me alegraba de ver cómo lo hacían y, exclamé: “¡Hay que ser hombre antes que cristiano!”
Cuando salimos del salón, Diamantino caminaba a mi lado, algo cabizbajo y pensativo. Me dio la impresión de que era un eterno pensativo. No sé, pero su presencia me producía una impresión de paz, de serenidad comunicativa. Y, sin mirarme, me dijo: “Tienes razón. Hay que ser hombre antes que cristiano”
Poco sé de su vida y poco importa ya lo que de negativo se pueda decir de él ahora. Eso sólo Dios lo sabe. Lo que sí estoy cierto es que Diamantino era un hombre que, además, era cura. Como se decía de Ramón Cue: era un poeta que, además, era cura. Creo que toda la lucha y la pasión de Diamantino era  aprovechar las ruinas a las  que habían dejado reducidos  la dignidad y los valores humanos, al mismo hombre, sobre todo al hombre trabajador, el obrero del campo, el más humillado y explotado, para poder reedificar sobre esas ruinas el hombre, el hombre con su dignidad recuperada, el modelo de hombre: el cristiano.
En esos breves momentos yo adivinaba su pensamiento. No es posible ser cristiano, si no hay un nivel de dignidad y vida, unas necesidades básicas satisfechas, como dice la misma Biblia:”Señor, no me des riqueza ni pobreza, dame una medianía de los bienes de esta vida.”Una dorada medianía”.Porque si me das riqueza, te despreciaré porque piense que ya no me haces falta. Y si me das pobreza(miseria) blasfemaré de Ti, desesperado”.
Lo que sí importa, al menos a mi, y lo que a mi me sugiere, como dije antes, es que ha sido y es un instrumento providencial, como todas las cosas que nos interpelan, nos urgen, nos acusan y hasta nos conmueven; es su testimonio, su vida, que nos quiere sacar de nuestra indiferencia ante los problemas, las angustias, de tantos seres humanos, tan hijos de Dios como nosotros, que despertó en él la compasión y las ansias de justicia, como al mismo Jesús, cuando exclamó, lleno de compasión, viendo a las turbas:”Siento compasión de la muchedumbre”.Porque  eran como ovejas sin pastor.
Porque hay, entre el amor y el odio, un espacio ocupado por la más horrible inhumanidad, el más espantoso egoísmo, la mayor de las injusticias: la indiferencia ante el dolor, la miseria, el hambre insatisfecha de pan, de fe y de esperanza.
Es preferible el ateo, y el ateo militante incluso, al indiferente. Porque aquél está reconociendo que Dios y todo lo referente a El tiene un interés y valor suficiente como para luchar en contra. Está más cerca de Dios que el indiferente. Sin darse cuenta, el ateo aprecia su existencia, es una forma negativa de amar. El ateo , en el fondo, desea que todo eso de Dios, la vida eterna feliz, sea verdad y siente cierto coraje de no poder demostrarlo, ni que puedan demostrárselo.”El que uno no crea que haya Dios ni que el alma sea inmortal o el que crea que ni hay Dios ni es inmortal el alma- y creer que no la hay no es lo mismo que no creer que la hay- me parece respetable; pero el que no quiere que la haya me repugna profundamente. Que un hombre no crea en la otra vida, lo comprendo, ya que yo mismo no encuentro prueba alguna de que sea así; pero que se resigne a ello y, sobre todo, que no desee más que ésta y rechace la otra, eso sí que no lo comprendo. País en que las gentes  no piensan sino en enriquecerse, ese país…, no quiero pensar qué país es ése. Baste decir que, por lo menos, yo , me moriría en él de frío, de vergüenza, de asco…Y más repugnante me parece aquel en que la preocupación dominante sea la de gozar, la de divertirse, es decir, la de aturdirse”. Unamuno ha descrito en lo que termina, si no es ya lo propio de ella, la indiferencia. Porque la indiferencia es la muerte del amor. El odio y el amor están muy cercanos a la verdad. Se odia porque se ama. El indiferente ni ama ni odia. Amar y odiar es humano. La indiferencia es inhumana. En el Apocalipsis hay una frase tremenda:” Conozco tus palabras y que no eres ni frío ni caliente. Ojalá fueras frío o caliente; más porque eres tibio y no eres caliente ni frío, estoy para vomitarte de mi boca”.
Cuando alguien dice:”Yo soy católico, pero no practicante”, que es como decir yo soy médico pero no ejerzo la medicina, o soy futbolista, pero no juego al fútbol, y entonces no se es nada, cuando se dice eso, repito, salvando los matices de ese “no practicante”, veo la indiferencia o la proximidad de ella. Por eso dije  es preferible el ateo. Decía el gran Unamuno, agnóstico de mente y creyente de corazón: “No espero nada bueno de un hombre que, por indiferencia, pereza mental, cientifismo, o  lo que sea, no se preocupa de estos grandes temas del corazón humano, como son Dios, el alma, el más allá”.El ateo se preocupa y se puede esperar  todo lo bueno de él. El indiferente, no y no se puede esperar nada bueno de él.
Por eso Diamantino, al estilo de Ghandi, Luther Quing, con su violencia no activa, con su talante conciliador, y tantos otros como él, es un desafío para nuestra indiferencia, una vergüenza para nuestra comodidad. El supo recoger el reto de Jesús a la fe de sus discípulos:”Dadles vosotros de comer”. Porque hay tantos discípulos que esperan, en su práctica indiferencia, que Dios, el milagro, o los demás, den de comer a esas hambrientas turbas, necesitadas del pan material y del pan del espíritu, con el que puedan vivir dignamente como hombres y como hijos de Dios, cristianos.
Diamantino y yo coincidimos en que hay que ser  hombre antes que cristiano. ENTRE EL AMOR Y EL ODIO
(MI ENCUENTRO CON EL CURA DIAMANTINO GARCIA)
No. No voy a entrar, como ya repetí, al trapo de la política. No. Quiero contar lo que me sugiere, lo que me inspira el encuentro que tuve, fueron unos minutos, o me lo parecieron, con Diamantino.
Hace años. No recuerdo, por desgracia, cuando fue. Pero no mucho antes de su muerte. Le habían dado permiso para realizar un encuentro, ciertas actividades, con un grupo que él dirigía o al que pertenecía, no sé, en el colegio San José, de Campillos. Yo estaba allí de profesor. Era un día sin clase. No recuerdo por qué fui allí. Yo también realizaba encuentros con jóvenes, mis alumnos, y los chicos y chicas de los pueblos vecinos. Quizás me interesó por eso. No sé.
Durante esa actividad, que parecía de tipo lúdico y en el que se resaltaban, creo, valores humanos, de solidaridad, sin ninguna referencia a lo religioso. Recuerdo que uno de ellos me decía que algunos eran ateos. En forma como de teatro, me parece recordar, formaban un corro, como yo hacía en mis clases. Me sentí animado a participar de alguna manera en sus charlas y demás cosas que hacían. Les dije que me alegraba de ver cómo lo hacían y, exclamé: “¡Hay que ser hombre antes que cristiano!”
Cuando salimos del salón, Diamantino caminaba a mi lado, algo cabizbajo y pensativo. Me dio la impresión de que era un eterno pensativo. No sé, pero su presencia me producía una impresión de paz, de serenidad comunicativa. Y, sin mirarme, me dijo: “Tienes razón. Hay que ser hombre antes que cristiano”
Poco sé de su vida y poco importa ya lo que de negativo se pueda decir de él ahora. Eso sólo Dios lo sabe. Lo que sí estoy cierto es que Diamantino era un hombre que, además, era cura. Como se decía de Ramón Cue: era un poeta que, además, era cura. Creo que toda la lucha y la pasión de Diamantino era  aprovechar las ruinas a las  que habían dejado reducidos  la dignidad y los valores humanos, al mismo hombre, sobre todo al hombre trabajador, el obrero del campo, el más humillado y explotado, para poder reedificar sobre esas ruinas el hombre, el hombre con su dignidad recuperada, el modelo de hombre: el cristiano.
En esos breves momentos yo adivinaba su pensamiento. No es posible ser cristiano, si no hay un nivel de dignidad y vida, unas necesidades básicas satisfechas, como dice la misma Biblia:”Señor, no me des riqueza ni pobreza, dame una medianía de los bienes de esta vida.”Una dorada medianía”.Porque si me das riqueza, te despreciaré porque piense que ya no me haces falta. Y si me das pobreza(miseria) blasfemaré de Ti, desesperado”.
Lo que sí importa, al menos a mi, y lo que a mi me sugiere, como dije antes, es que ha sido y es un instrumento providencial, como todas las cosas que nos interpelan, nos urgen, nos acusan y hasta nos conmueven; es su testimonio, su vida, que nos quiere sacar de nuestra indiferencia ante los problemas, las angustias, de tantos seres humanos, tan hijos de Dios como nosotros, que despertó en él la compasión y las ansias de justicia, como al mismo Jesús, cuando exclamó, lleno de compasión, viendo a las turbas:”Siento compasión de la muchedumbre”.Porque  eran como ovejas sin pastor.
Porque hay, entre el amor y el odio, un espacio ocupado por la más horrible inhumanidad, el más espantoso egoísmo, la mayor de las injusticias: la indiferencia ante el dolor, la miseria, el hambre insatisfecha de pan, de fe y de esperanza.
Es preferible el ateo, y el ateo militante incluso, al indiferente. Porque aquél está reconociendo que Dios y todo lo referente a El tiene un interés y valor suficiente como para luchar en contra. Está más cerca de Dios que el indiferente. Sin darse cuenta, el ateo aprecia su existencia, es una forma negativa de amar. El ateo , en el fondo, desea que todo eso de Dios, la vida eterna feliz, sea verdad y siente cierto coraje de no poder demostrarlo, ni que puedan demostrárselo.”El que uno no crea que haya Dios ni que el alma sea inmortal o el que crea que ni hay Dios ni es inmortal el alma- y creer que no la hay no es lo mismo que no creer que la hay- me parece respetable; pero el que no quiere que la haya me repugna profundamente. Que un hombre no crea en la otra vida, lo comprendo, ya que yo mismo no encuentro prueba alguna de que sea así; pero que se resigne a ello y, sobre todo, que no desee más que ésta y rechace la otra, eso sí que no lo comprendo. País en que las gentes  no piensan sino en enriquecerse, ese país…, no quiero pensar qué país es ése. Baste decir que, por lo menos, yo , me moriría en él de frío, de vergüenza, de asco…Y más repugnante me parece aquel en que la preocupación dominante sea la de gozar, la de divertirse, es decir, la de aturdirse”. Unamuno ha descrito en lo que termina, si no es ya lo propio de ella, la indiferencia. Porque la indiferencia es la muerte del amor. El odio y el amor están muy cercanos a la verdad. Se odia porque se ama. El indiferente ni ama ni odia. Amar y odiar es humano. La indiferencia es inhumana. En el Apocalipsis hay una frase tremenda:” Conozco tus palabras y que no eres ni frío ni caliente. Ojalá fueras frío o caliente; más porque eres tibio y no eres caliente ni frío, estoy para vomitarte de mi boca”.
Cuando alguien dice:”Yo soy católico, pero no practicante”, que es como decir yo soy médico pero no ejerzo la medicina, o soy futbolista, pero no juego al fútbol, y entonces no se es nada, cuando se dice eso, repito, salvando los matices de ese “no practicante”, veo la indiferencia o la proximidad de ella. Por eso dije  es preferible el ateo. Decía el gran Unamuno, agnóstico de mente y creyente de corazón: “No espero nada bueno de un hombre que, por indiferencia, pereza mental, cientifismo, o  lo que sea, no se preocupa de estos grandes temas del corazón humano, como son Dios, el alma, el más allá”.El ateo se preocupa y se puede esperar  todo lo bueno de él. El indiferente, no y no se puede esperar nada bueno de él.
Por eso Diamantino, al estilo de Ghandi, Luther Quing, con su violencia no activa, con su talante conciliador, y tantos otros como él, es un desafío para nuestra indiferencia, una vergüenza para nuestra comodidad. El supo recoger el reto de Jesús a la fe de sus discípulos:”Dadles vosotros de comer”. Porque hay tantos discípulos que esperan, en su práctica indiferencia, que Dios, el milagro, o los demás, den de comer a esas hambrientas turbas, necesitadas del pan material y del pan del espíritu, con el que puedan vivir dignamente como hombres y como hijos de Dios, cristianos.
Diamantino y yo coincidimos en que hay que ser  hombre antes que cristiano.

Salud sin contagios

120-FNNQ34QJ(Claudia Honorato) ¿Alguna vez has imaginado como sería el mundo si no existieran los contagios?  Quizás imagines que estaríamos exentos de contraer una enfermedad o más aún, dejarías de escuchar expresiones como “no te acerques, si estás resfriado”, o tal vez, tampoco utilizarías una mascarilla para visitar a un recién nacido, para no contagiarlo. Innumerables situaciones de la vida cotidiana, pasarían a ser ajenas a tu actual forma de pensar.

 Diversos científicos, médicos y pensadores se sienten atraídos por este paradigma. Tal fue el caso de Mary Baker Eddy, quien tuvo una perspectiva más espiritual del mundo que la rodeaba y en el siglo XIX escribió en uno de sus libros: “Si uno creyera con igual sinceridad que la salud es contagiosa cuando se está en contacto con personas sanas, se contagiaría del estado de ellas tan positivamente y con mejor resultado que cuando se contagia del estado del hombre enfermo.”1

 ¿Qué es lo que te hace pensar que uno puede contagiarse de alguna enfermedad?

 Muchas son las teorías o conjunto de hipótesis que existen en relación al contagio, sin embargo, ninguna de ellas se ha comprobado que sea una ley universal, es decir, que se aplique por igual a todos los seres humanos. Prueba de esto, fue un estudio publicado en el año 2011, en el que se trabajó con 17 voluntarios quienes recibieron la inoculación intranasal de la gripe H3N2/Wisconsin y solo 9 de ellos desarrollaron síntomas leves a graves, esto fue la Dinámica Temporal de Host, sus Respuestas moleculares y su diferencia entre la infección sintomática y  asintomática de la Influenza A.

 Tiempo atrás, tuve una experiencia en que pude comprobar esto, cuando mi marido comenzó a presentar síntomas de decaimiento y fiebre. Vi que él tenía que ser atendido y pensé de inmediato: “no puedo contagiarme”. Sentí la necesidad de poner una barrera impenetrable ante la posibilidad de contagio, reafirmando de manera lógica que el contagio es una teoría, no una ley divina inquebrantable, por lo que ni mi marido ni yo debíamos siquiera pasar por esa situación. El resultado fue que pude desempeñar mis labores, cuidando de él sin temor, no me contagié y él sanó a los pocos días.

 Para mí, este ejemplo  ratifica que la salud es una condición de la Mente divina, por ende, adoptar un pensamiento lógico y espiritual es una herramienta útil y preventiva, que puede ayudar a todos.

 1) Escritos Misceláneos pág 229:4-9

 Claudia Honorato integra el Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Chile

Email: chile@compub.org  Twitter: @puramentesana

Siete necesidades de la mayoría social en España

(Eduardo Madroñal Pedraza) Estas son las necesidades clave de la mayoría social en España para afrontar la difícil y peligrosa situación que encaramos, excluida ya cualquier posibilidad de un gobierno progresista con la nueva convocatoria de elecciones y ante las turbulencias derivadas del inicio de otra recesión económica, especialmente en Europa, ante las tensiones provenientes del procés catalán, y, sin olvidar, ante los planes bélicos de EEUU.

Pero primero hay que recordar ciertas verdades. España es un país rico, es la cuarta economía de la zona euro y la catorce del mundo, el PIB per cápita es de 25.900 euros. El PIB español -es decir, la riqueza que socialmente generamos cada año- entre los años 1997 y 2008 se duplicó, entre el 2009 y 2014 en plena “crisis” apenas disminuyó tres puntos y a partir de 2015 empezó a subir de nuevo. Es decir, la disminución del PIB español en absoluto justifica los recortes en pensiones, salarios, sanidad, educación  y otros servicios que hemos sufrido. Los recortes son fruto de hacernos pagar al 90% de la población las pérdidas de los grandes capitales, por ejemplo, el rescate bancario. Y desde 2015 los recortes, y ciertas leyes, han permitido una acelerada acumulación de beneficios de los oligopolios, nacionales y extranjeros, a nuestra costa.

La primera necesidad es una redistribución salarial, una política salarial que no se limite a subir el Salario Mínimo Interprofesional, porque no se garantiza ni siquiera que los trabajadores con empleos precarios, temporales o por horas lleguen a cobrar ni la mitad del salario mínimo establecido. Hace falta aplicar una verdadera redistribución salarial. Es decir, que nadie, sea hombre o mujer, gane menos de 1.000 euros netos al mes. Pero también imponer un tope salarial, para que nadie cobre más de 10.000. La redistribución salarial es una medida fundamental no solo para acabar con los trabajadores pobres, sino con la discriminación salarial de las mujeres.

La segunda necesidad es blindar las pensiones, porque revalorizarlas de acuerdo al IPC no garantiza el Sistema Público de Pensiones, y más cuando el FMI, Bruselas y la banca tienen en el punto de mira su privatización, cuanto menos parcial, para controlar los ingentes recursos del sistema. Por ello, es necesario blindar las pensiones en la Constitución como un derecho fundamental para que ni se recorten ni se privaticen.

La tercera necesidad es derogar la reforma laboral. No es suficiente con modificar algunos de sus aspectos más lesivos. Hay que derogar una reforma laboral que ha cambiado el mercado laboral -precarizándolo, generalizando el despido libre y casi gratuito, el empleo precario, temporal y a tiempo parcial-, ha recortado drásticamente los derechos laborales y ha quebrado la negociación colectiva.

La cuarta necesidad es una redistribución fiscal. Es necesaria una reforma fiscal integral y progresiva para que la banca, los grupos monopolistas y las grandes fortunas contribuyan de acuerdo a sus multimillonarios beneficios, acabando con los privilegios fiscales y que el impuesto de sociedades llegue hasta el 50%. No basta con hacer una reforma parcial del impuesto de sociedades para que paguen un mínimo del 15%, que sería menos de lo que las pequeñas y medianas empresas (PYMES) y los autónomos ya están pagando.

La quinta necesidad es recuperar el dinero público de los rescates bancarios. Más de 125.000 millones de euros del dinero público ha recibido la banca para salir de su crisis y tener ya beneficios estos últimos años. Es el momento de recuperar los más de 125.000 millones de euros de los rescates bancarios para ponerlos al servicio de la reindustrialización del país y del cambio de modelo energético con energías limpias y renovables. Y para ello también es necesario tener una gran “Bankia pública”.

¿Por qué no se ha de recuperar la ingente cantidad de riqueza expropiada a la inmensa mayoría de la población, mediante los recortes, la rebaja de salarios y pensiones y los rescates bancarios, para ponerla -junto con los inmensos recursos y riqueza que se generan cada año- al servicio del país  y las necesidades de los ciudadanos?

La sexta necesidad es una política de paz y neutralidad. Hay que romper con el encadenamiento militar de nuestro país a los planes bélicos de Estados Unidos. Una agenda peligrosa que se oculta y sobre la que se extiende un espeso manto de silencio, pero que tiene consecuencias graves para nuestro país. Ahí está la exigencia de Trump para que España aumente su presupuesto militar hasta el 2% del PIB, lo que supondría un aumento de 15.000 millones de euros, a descontar de la sanidad, la educación y las pensiones. Y ahí está el aumento de la participación de España en las misiones internacionales de la OTAN y del Pentágono.

Y la séptima necesidad es imprescindible. Sólo con la unidad del pueblo de las nacionalidades y regiones de nuestro país podremos abrir un camino que suponga un cambio real en nuestras condiciones de vida y en nuestras libertades. Porque catalanes, madrileños, canarios, vascos, andaluces… tenemos los mismos problemas e intereses y nuestra división sólo beneficia a aquellos que buscan aumentar su saqueo y su dominio sobre nosotros.

LUNA ROJA

12066051_2136214033184823_5830509843664194229_n
Foto: Luz de la Puente

(Esperanza Mena) Charlas conmigo Misma: Si  sigo la corriente de las noticias reciente, hoy mi charla tendría que ser sobre Cataluña…¡¡Me niego rotundamente a hablar de los que no quieren ser Españoles!! Así que, voy a hacerlo sobre la luna roja.

Esa maravillosa luna que la otra noche veía desde mi ventana: era tan linda, que no podía apartar mis ojos de ella, y porque además nunca volveré a ver algo tan bonito, pues creo que será difícil que viva otros 25 años, que es lo que tardará en haber otro eclipse de luna.

Por eso cuando la vi, mi corazón de poeta latía con mas fuerza que nunca, y me pareció la luna mas bella que había visto nunca, aunque de niña siempre la admiraba desde la era donde se amontonaban las gavillas de trigo esperando su turno de trilla.

Allí, dormía junto a mi padre en las noches cálidas, y me deleitaba mirando las estrellas de mi cielo extremeño, y sobre todo me encantaba ver esa luna blanca de armiño cubriendo toda la bóveda celeste.

Cuando era una niña, los “viejos” del lugar solían decir que cuando la luna se veía de color rojo, sin lugar a dudas anunciaba malos tiempos o guerras; yo espero que esta última luna roja que he visto nos traiga  mucha paz y felicidad, y sobre todo…¡mucho trabajo! y más igualdad social.

 

Daniel García: ”Jarapalos fue la carrera que despertó en mí la ilusión por el Trail”

Dani García corre por Jarapalos. - Fuente: Daniel García.

(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

Solo con decir su nombre no sería necesario comentar absolutamente ningún dato de uno de los mejores corredores de nuestro país. Daniel García batió el récord de Jarapalos en 2012 con un tiempo de 3 horas 32 minutos y 50 segundos, es decir, un promedio de 5:06 minutos el kilómetro. Por si fuera poco, esta era su primera maratón de montaña, su debut en este estilo.

Para 2013 fue segundo, pero en 2014 repitió victoria en la maratón. En el año 2017 fue quinto en el Mundial de Trail, pero también campeón de España de Carreras de Montaña en Línea por la FEDME (Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada).

Daniel es un chico sin presión, que vive su día a día con un sueño constante de querer hacer historia allá donde va. Coincidencias o no de la vida, en su debut en las 100 millas del Genal, se llevó el primer puesto, completando así su carrera más larga con un otra gesta para la historia.

Hoy, recuerda lo que fueron sus inicios, aquellos que le llevaron a sentir esa pasión que todavía mantiene vigente. Hoy, recuerda aquel primer Jarapalos de ensueño.

Dani García llega a la meta en la edición de 2012. – Fuente: Maratón Alpino Jarapalos.
Pregunta.- ¿Qué significa para ti Jarapalos? 

Respuesta.- Para mí, Jarapalos es una carrera que siempre tengo en cuenta, y siempre intentaré ir si no hay un compromiso grande. Fue mi primera carrera de montaña en la que me estrené y despertó en mí la ilusión de este deporte.

P.- ¿Qué recuerdos tienes de aquella edición en la que bates el récord?

R.- Gracias a que había otros corredores también muy fuertes como Zaid o Iván, nos tiramos toda la carrera luchando y eso hizo que el ritmo fuera muy rápido y pudiera batir el récord. Aunque dejé a Zaid a más de diez kilómetros, siempre creía que en cualquier momento de bajón me iba a coger.

Lo viví con mucha ilusión, porque ganar una carrera en la que estaban ellos dos es muy especial. Más siendo Jarapalos, que para mí era una carrera tan importante y que me trae buenos recuerdos y sentimientos. Es más que ganar otra carrera.

La carrera, si la describo: salimos juntos y desde primera hora intentamos irnos yo y Zaid. Zaid empezó a tirar bastante fuerte y yo detrás aguanté hasta las antenas. Iván venía detrás, pero guardando unas distancias, como esperando dar el zarpazo en algún momento que tuviéramos bajón. Luego Zaid trataba de soltarme en las bajadas, y yo lo intenté con él en las subidas. Así fue hasta la subida de presidiarios, donde ya me quedé solo y tenía a los dos detrás, con Iván primero. Ya llegando a las antenas, di el último arreón y seguí hasta meta.

P.- ¿Está Jarapalos en tu compromiso de este año o los venideros?

R.- Aunque es cierto que mi nivel ha subido y hago carreras a nivel internacional, carreras como Jarapalos, de aquí, nunca se le pierde el cariño. Siempre intentas estar en ellas. Ha habido años que no he podido ir porque he estado lesionado, pero he estado viéndola en su recorrido. Es una carrera que me gusta bastante.

Este año la idea es estar, pero es un poco estar por participar. Dos semanas antes voy a hacer la carrera más larga que he hecho, pues voy a probar las 100 millas en un sitio muy cerquita, en el Valle del Genal. Dos semanas antes una carrera así, a menos que me retire en ella, lo normal es que no llegue en condiciones competitivas a Jarapalos. Iré a hacerla si puedo, o a estar por allí, pero seguro que voy.

P.- ¿Cómo fue el cambio de nivel desde amateur a profesional?

R.- Con respecto al cambio de nivel, para mí fue una sorpresa de ir a más. Cada vez que me proponía una carrera daba un salto, y muy contento, pues no me esperaba llegar a este tipo de carreras en Trail.


Entrevista realizada por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Daniel García y Maratón Alpino Jarapalos. – Todos los derechos reservados.

SONRÍA, POR FAVOR

(Antonio Serrano Santos) Un paréntesis entre tantos temas trascendentales. Me van a permitir contar algunas escenas, casi todas personales, que, con buen sentido del humor, nos haga sonreír y nos libere del agobio de tantas noticias malas.  ¿No estamos en feria? El alma necesita respirar ese aire alegre y el corazón, desahogarse con la sonrisa o la risa, que nos distingue de los animales, si esa risa no es de la hiena ni las palabras que la provoquen sea la ecolalia de los loros. En eso, en superarlos, sí que hay algo de trascendencia, incorregible defecto, ¿ virtud?, de estos artículos. Aunque los animales, sin ser trascendentes su actos, nos hacen sonreír y reír con sus gracias y travesuras, a veces, superiores a las de los humanos.

No voy a dar nombres, o los cambio, lógicamente; sólo hechos.

Un buen cura, sordo como una tapia, no obstante, se ponía a confesar. En el silencio respetuoso de la iglesia se oía el murmullo del penitente tras la ventanilla del confesonario. Algunas beatitas tenían con disimulo los oídos atentos a ver si pillaban algo porque  el penitente era nada menos que el alcalde. En ese silencio se oyó, de repente, la voz tonante del cura sordo: “¡ Con tu mujer nada más, Pepe, con tu mujer!”.

El mismo buen curita, dando la Comunión. Se acerca una mujer , con su bebé en brazos, a comulgar. En la lengua, como antes. Y el pequeño alarga la mano. El cura le da un tortacito en la mano y le dice: “ No,niño, caca,niño, no!”

Misa en el seminario. Años cincuenta.Ambiente prácticamente conventual. Inimaginable hoy. Las faltas de silencio era motivo de confesión. Un gran recogimiento en la capilla. El coro cantaba, allá arriba detrás, con su joven director, muy atento a los acordes del órgano y a las voces. El celebrante, sacerdote venerable, conocido por su espiritualidad y paciencia, de edad avanzada, había llegado al momento de dar la sagrada Comunión. Cantaba el coro aquella canción, mística, devota: “ La puerta del Sagrario quién la pudiera abrir. Jesús entrar queremos, llegar a Ti”. Y era en ese preciso momento que el venerable anciano intentaba con la pequeña dorada llavecita, abrir la puerta del Sagrario. Y no podía. Lo intentó, una y otra vez, en vano. El coro repetía, para hacer tiempo, el estribillo: “ La puerta del Sagrario quién la pudiera abrir”. Y eso casi diez minutos. Y los minutos, en ciertas circunstancias, son siglos. Todo intento resultaba vano. Nervioso perdido, el celebrante, sudaba. En esto, los seminaristas( y algunos superiores, todos jóvenes, comenzaron a cuchichear). El cuchicheo se fue convirtiendo en sonrisas, las sonrisas en risas mál sofocadas. El coro seguía, imperturbable, medio afónico: “ La puerta del Sagrario quién la pudiera abrir”. No hay risa más incontenible que la que sale en el ambiente y el lugar menos apropiado para ello. Y ése era el de la iglesia, la capilla. Ni risa más gustosa y franca. El cura olvidó su venerabilidad y, cabreado, espetó a los acólitos: “ ¡ Diles que se callen, que se callen!”. Y exclamó, en un supremo esfuerzo por abrir la puerta: “ ¡ Qué demonios habrá aquí dentro!”

Examen importante en el seminario. El profesor, con fama de sabio y serio, recoge los exámenes sin meterlos en la cartera. Sale en una mañana de viento e intenta meterlos en la cartera, pero se le cae uno. Se agacha a cogerlo y se le caen varios. Se repite la caída de folios. Enfadado, los deja en el suelo y tira todos los demás. Carcajada general de los alumnos, sobre todo de los que hicieron mal el examen. Este mismo profesor, sacerdote y distraído como todos los sabios, llega a clase de mañana. Se santigua, según costumbre, seguido de sus alumnos, y en vez de seguir con la clase, continúa como si estuiera en la iglesia para decir misa: “ In nomine Patris, et Filii et Espiritus Sancti”. “ Introibo ad altare Dei”. La guasa de los alumnos le sigue: “ Ad Deum qui laetificat juventutem meam”. (Traducción del latín: Me acercaré al altar de Dios”.” A Dios que alegra mi juventud”) ¡ Ya lo creo que alegraba la juventud de los alumnos! En esto, abre del todo los ojos medio entornados y exclama:”¡ Por qué no me habéis advertido!”.

Otro caso. Éste era poeta, tan distraído como el otro. En plena ducha, oye que lo llaman,  y sale corriendo desnudo y enjabonado. Y aquel que va a la peluquería y deja su teja( sombrero de cura, entonces, redondo e inconfundible) en la percha.  Al salir, se coloca el gorro de un militar que estaba junto a su teja. El peluquero corre detrás de él.

Misa pontifical en la catedral. El obispo que va a hablar por el micrófono y éste no funciona. Obispo de buen humor. Tarda en volver el sonido y, cuando vuelve, él no se da cuenta y, algo impaciente, dice, frente al micrófono, cantando bajito con tono litúrgico, pero que se oyó perfectamente: ¡ Esto no funcionaaa…!” Este mismo obispo, subiendo la ladera de un monte en su visita pastoral a un pueblo, sobre una mula, ve pasar a su secretario, sobre un burro, a toda velocidad, ventoseando fuertemente por el esfuerzo. Y le dice: “¡ Pepe, vas en un borrico a reacción!”

En un viaje a Lourdes, el promotor del viaje, sacó todo el tiempo fotos de todas las personas, en distintas posturas,en grupo, solos, en el auto, en las calles, riendo, sonriendo, cantando,hasta bailando en una parada. Gestos cómicos, serios, de poses estudiadas…Y, al comprobar, resulta! que no había puesto el carrete!

Estas narraciones, algunas, simplezas y sin apenas gracia, no es más que un intento de despertar una sonrisa y descargar la pesadez de algunos, o muchos, de mis artículos, en la confianza de que perdonarán el hacerles perder el tiempo con estas tonterías ¿ superficlales? Pero es que “ un cristiano triste es un triste cristiano”. Y ya que estamos en feria, donde se come y bebe tanto, es bueno recordar: “Que no reina Dios por lo que uno come y bebe, sino por la justicia, la paz y la alegría que da el Espíritu Santo”( San Pablo)( Ya llegó la trascendencia).

Artículo Periodístico 1.232º: “Aforismos IV de Juan de Portoplano”.

(Jmm Caminero) Juan de Portoplano miraba al espejo de los antiguos y modernos, tantos nombres que recorrían los estantes de la historia, docenas y cientos que antes que tú y que yo, intentaron entender y comprender el mundo, Juan de Portoplano intentaba dialogar con ellos, no quería imponerles sus ideas, que de todas formas son heredadas de las de siglos antes que nosotros, pero en su rincón-sillón intentaba poner un lazo a la realidad…

– No utilices tanta vanidad y soberbia y grandilocuencia en las palabras. Si es que quieres ser entendido, si es que quieres ser estimado.

– Usted va al mejor cirujano que puede, no le pregunta su ideología, sino su eficiencia y su saber en su especialidad, por tanto, usted no tenga en cuenta la supuesta ideología que usted que yo dispongo, sino más bien, piense si la frase que está leyendo tiene sentido, tiene argumentos y razones suficientes, si es verdadera y si es bondadosa y si es útil y racional y prudente.

– Uno, nace dónde nace, tiempo, época, geografía, cultura, sociedad, familia… y esto le condiciona esencialmente para su vida presente y futura.

– Se dice, que mientras Europa ardía por todos los lados y por el interior, en la segunda guerra mundial, Pío de Pietrelcina hacia signos y milagros portentosos.

– Hume criticó negativamente, como mitología los milagros del Nuevo Testamento, y muchos siguen esas ideas, pero por qué no examinan los milagros aprobados oficialmente por el catolicismo acontecidos en el siglo veinte.

– He caído en la vanidad, y tú, te pregunto has caído, todo el mundo quiere tener sus admiradores, y una cosa es tener una justa autoestima, otra cuestión es que nadie quiere que le critiquen negativamente, y todo el mundo quiere ser estimado y amado, y otra cosa es desear que te admiren. Algunos, como los que nos dedicamos a escribir deseamos perdurar en la mente de los hombres durante siglos. He caído en la vanidad, sin saber totalmente que eso era vanidad, creyendo que era natural, que alguien que escriba o filosofe o pinte intente que su trabajo perdure durante siglos, y encima le admiren. Quizás sea natural que el que haga un edificio crea que perdure durante siglos, pero quizás, no es tan lógico pensar que debe ser recordado por su obra.

– Ya que tenemos una cierta edad, debemos no olvidar, que una pléyade de grandes autores de hace treinta o cuarenta años, que tanto sobresalían en su tiempo, ya parece que duermen, el purgatorio de los intelectuales y escritores y pensadores y artistas, que dicen, pero la verdad es que muchos de ese purgatorio no resurgen nunca o casi nunca.

– Hay que intentar hacer una obra bien, bien hecha, buena moralmente, eficiente en sí, verdadera y verídica, sea la que sea, y después que sea recordada o no lo sea, eso es otro cantar.

– Debo confesar que he caído en la vanidad, creer que esta obra Cuadernos o Pensamientos, formado por miles de páginas, miles de dibujos-pinturas, esta obra permanecería en la historia de los hombres, y de alguna manera, también mi trabajo sería valorado, si no ahora quizás en el futuro, aunque también debo decir, que después, las obras que se recuerdan y a los humanos que las han hecho y se les recuerda, se inventan muchas historias erróneas y falsas.

– Cómo no caer en la vanidad, ni en la soberbia del hombre o mujer de letras, o de las artes, de la ciencia, de la filosofía, de la cultura, de la religión-teología. Es fácil, esa persona que ocupa ahora mucho cargo y mucha carga y mucho nombre, que ejerce de ese oficio, pongamos por caso gobernador, alcalde, obispo, párroco, artista… piensa tú, cual era el nombre del alcalde o del gobernador o del obispo o del artista o del párroco de esa entidad hacia cien años. Nadie o casi nadie lo recuerda, tú tampoco. Y a lo sumo recuerdas su nombre y solo algunos de ellos. Por tanto, haz una obra buena y eficiente en sí, buena y eficaz en sí, moralmente aceptable, espiritualmente correcta, legalmente adecuada, y ese será el bien que perdure, la obra bien hecha, que influirá en otros, y los otros no serán conscientes de quién hizo o diseño o imaginó ese puente por el que caminan generaciones desde hace siglos.

– Creía que una obra enorme en extensión, con cientos de temas y cuestiones, indicados con palabras o con pinturas-dibujos o con imágenes, creía que una obra así, sería aceptada mínimamente por mis coetáneos, estimada, estimada al menos mínimamente, y qué ha sucedido, que una obra así, está medio perdida y medio destruida ya, y no está ni considerada, ni estimada. Es decir, creí que esa obra tendría un lugar en el corazón de la cultura, aunque fuese el último, y no tiene ninguno, caí y pensé y sentí la vanidad.

– En un tiempo que todo el mundo corre, corre sin moverse, sin moverse apenas por dentro, hemos creído algunos que el fragmento corto, el aforismo-adagio-sentencia-frase corta, podría servirle para intentar pensar y repensar mejor lo que es y lo que somos, lo estamos y en dónde estamos…

– Uno, que ya sabe que es mortal y frágil, que sabe que puede durar en esta vida, un año o cinco o diez o veinte o treinta más, pero no más, posiblemente no más, pues uno, tiene que intentar hacer el menos mal posible, el menos mal posible a uno mismo, a los cercanos, a los demás, a los presentes y a los futuros. Por tanto, al menos, intentar que las frases-dichos-adagios-aforismos, dentro de la limitación del género sean lo más verdadero posibles.

http://twitter.com/jmmcaminero                    © jmm caminero (08 marzo-11 mayo 2018 cr).

Fin artículo 1.232º: “Aforismos IV de Juan de Portoplano”.

Artículo Periodístico 1.689º: “Posibles problemas matemáticos, XXVI”

(Jmm Caminero) En esta serie de artículos que estoy redactando sobre matemáticas, he indicado hasta la saciedad, que me considero un lego en esta materia, es más, menos que un lego. Pero quizás, alguna palabra o frase en estos temas, pueda tener alguna importancia, examinada por alguien, que sea capaz de entender más y mejor lo que expreso, o expresándolo de otra manera.

1ª Cuestión o problema.

En un espacio equis bidimensional cuántas figuras geométricas regulares bidimensionales entrarían. Figuras geométricas diferentes. No solo cuadrados, sino triángulos, etc. Y también con solo un tipo de figuras, y también otros, con combinados de figuras.

En un espacio tridimensional, cuántas figuras geométricas regulares tridimensionales entrarían. Figuras geométricas diferentes.

Y cuánto espacio quedaría sin figuras geométricas regulares e irregulares.

2ª Cuestión o problema.

¿Cuántas interrelaciones neuronales intervienen en un pensamiento o idea o emoción o sentimiento o percepción?

3ª Cuestión o problema.

  1. a) Si tenemos una mesa de billar clásica.

Tenemos tres bolas, una se proyecta o lanza contra las otras dos, y rozándola o tocándolas.

¿La pregunta matemática, a nivel teórico, con una bola que se lanzase contra otras bolas, cuántas bolas posibles podría tener contacto?

¿Cuál sería el máximo y cuales serían las trayectorias, y cuales serían las conexiones y contactos posibles?

Poniendo tres bolas, cinco bolas, siete bolas, diez bolas…

  1. b) Lo mismo que el anterior, pero una mesa de billar, de la misma superficie pero circular.

4ª Cuestión o problema.

– Imaginemos que existen diez bolas o diez puntos.

¿Cuántas relaciones e interrelaciones se podrían formar entre ellas? ¿Primero de uno con uno, después de uno con dos, de uno con tres, etc.?

– Imaginamos que tenemos cien bolas o puntos.

¿Cuántas interrelaciones…?

– Es decir, mil, cien mil, un millón, diez millones, cien millones, mil millones, n…

¿Cuántas interrelaciones?

¿Si resolviésemos este problema matemático, geométrico matemático, quizás podría ser la base, para aplicar a multitud de cuestiones, del universo, del mismo cerebro…?

5ª Cuestión o problema.

¿Por qué un planeta recorre elipses alrededor de una estrella, y por qué, un meteorito atraviesa multitud de espacio entre estrellas y planetas y…, y ambas realidades dan elipses alrededor de un eje, aunque vayan evolucionando…?

Ya sé, que Newton y Einstein dieron explicación de ello. También indicar que no he entendido dichas explicaciones, solo lo mínimo. Pero siempre he tenido la sensación de que hay algo que no encaja.

¿Por qué la luna no se precipita sobre la Tierra, de forma más deprisa y rápida, matizando a Newton, por qué el espacio-tiempo permite que la luna siga ese camino, como un carril, y no se salta esa trayectoria?

¿Me he preguntado, sin negar las grandes mentes que he indicado, me he cuestionado muchas veces, que no tenemos una explicación completa, que solo encontraremos, cuándo sepamos lo que es la energía y la materia obscura, que serán los que terminarán el puzzle sobre esta cuestión?

6ª Cuestión o problema.

Podríamos plantearnos las relaciones matemáticas de los fractales, pero hasta ahora, que yo sepa solo a nivel bidimensional. Es decir, una superficie de una costa se reduce a dimensión bidimensional. Me pregunto si debería la matemática abordar los fractales, pero en tres dimensiones, es decir, calcular la geometría, de lo alto, ancho, profundo.

O dicho de otro modo, en una superficie, tener en cuenta, la irregularidad, no solo de dos dimensiones, sino de tres, o por decirlo de forma fácil, los hoyos, las cuevas, las hondonadas, grandes o pequeños de un espacio.

Ahora sería medir una costa, pero no solo teniendo en cuenta las dos dimensiones, sino las tres.

7ª Cuestión o problema.

Imaginamos una mesa de billar, del tamaño clásico, me he preguntado, qué posibilidades o probabilidades de chocar tienen las tres bolas clásicas, echándolas de forma azarosa.

  1. a) ¿La pregunta es cuántos contactos tendrían diez bolas echadas a la mesa del billar, todas juntas y al azar?
  2. b) ¿Cuántos choques entre ellas, teniendo en cuenta, bolas de billar del tamaño clásico, según el número de bolas, y cuántos al final, hayan terminado los movimientos de las bolas al haber sido echadas, cuántas han terminado unas rozándose con otras…?
  3. c) ¿Cuál es el límite de bolas, que permiten movimiento, o dicho de otro modo, qué sucede, cuándo se hace lo mismo con veinte bolas, o con treinta o con cuarenta, o n…?

8ª Cuestión o problema.

Lewin Richardson, matemático calculó que el número de guerras de un país, aumenta o es proporcional al número de países con los que tiene fronteras.

  1. a) ¿Por lo cual, un país equis, que es en un momento está unido formando una unidad, si se divide en tres o cuatro Estados, existe más posibilidades en el futuro, que entren en conflictos, si no armados, si a nivel económico, social, cultural, por los recursos compartidos, por el agua, etc.?
  2. b) ¿En un momento histórico que el planta está unido, en multitud de lazos, las fronteras físicas o materiales, no serían solo el elemento, sino que las “fronteras de algún modo son internacionales”, o dicho de otro modo, la “influencia de un país, o su posibilidad de conflicto no estaría entre dos que físicamente se rocen o tengan fronteras”, sino pueden estar muy alejados?

¿Con lo cual, hay más posibilidades de entrar en conflictos, si no armados, si económicos, sociales, culturales, ideológicos, demográficos, etc.?

  1. c) ¿En un mundo con doscientos Estados, las posibilidades de conflictos, un país, tiene frontera, si no física, si “diríamos de influencia”, con docenas de otros países, por lo cual, el aumento del conflicto mundial aumentaría…?

¿Se podría resolver o abordar esta cuestión desde las matemáticas, en los diversos casos posibles…?

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (12 marzo-16 junio 2019 cr).

Fin artículo 1.689º: “Posibles problemas matemáticos, XXVI”.

*

¿ UN REY REPUBLICANO ?

Antonio Serrano Santos: María Zambrano, nuestra paisana, veleña, una de las figuras más famosa de la filosofía y el pensamiento contemporáneo, de la poesía y la enseñanza, mundialmente conocida, republicana de pura cepa, en una entrevista con el rey Juan Carlos, le dijo: “Nunca pensé que llegaría a ver un rey republicano”.
Esta insigne mujer estaba admirada y asombrada, y veía con buenos ojos la extraña y contradictoria faceta histórica del PSOE que había aceptado y gobernado con la monarquía constitucional más tiempo que ningún otro partido. El 64% de ese tiempo. Y ahora surgen en sus filas movimientos antimonárquicos, reclamando la 2ª.República, siguiendo la  política de IU. Esta es la realidad actual española que nadie puede negar, y que, estando en su derecho, corresponde a ellos justificar su reclamación.
María Zambrano recorre medio mundo, desde su exilio, como profesora de universidades; conferenciante, reclamada y conocida por sus muchas obras filosóficas y poéticas. Directora y colaboradora en revistas y demás publicaciones en distintas lenguas  y en diversos países. Doctora “honoris causa”, Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación; Premio Cervantes, etc. Es imprescindible conocer su vida y obras para poder hacerse una idea de esta republicana y de la necesidad que tienen los republicanos de ahora, y los de siempre, de conocer y aplicar las  posibilidades reales de una República abierta a los cambios de la historia. La República de los años treinta, a pesar de los nostálgicos que lo intentan, no puede ser la misma que la del siglo XXI. Como todas las formas de gobierno. Las manifestaciones actuales, muchas agresivas, insultantes, exaltadas y sin control, muchas, con mayor peligro por su difusión e incitación en los medios sociales modernos, contra la monarquía y la religión, la católica, en especial, tiene los mismos síntomas precursores de la 2ªRepública que nos llevó a la guerra civil, porque, aún antes del levantamiento ilegal de Franco, comenzaron las quemas de iglesias y conventos y el descontrol de las turbas exaltadas que el mismo Azaña no pudo controlar. Y esto lo presintió y auguró, advirtiéndolo, nada menos que la republicana  más importante de la historia española.
“ María Zambrano, en palabras de un comentarista actual, es tenida por una roja en la mayor parte de los ambientes autodenominados progresistas. Una roja integral. Sin embargo, hay que conocer bien el color rojo en toda su gama para no errar el diagnóstico.” María Zambrano militó en la “Acción Republicana” de Azaña, participando en la campaña de las municipales de 1931 hasta mitad de mayo. Y se da de baja ante la pasividad de las autoridades de la República ante el incendio de iglesias. Incendios anteriores al levantamiento ilegal de Franco en medio de un caos en el que el mismo socialismo se alzó en contra de la República abocando, luego, a la terrible guerra civil.
En el manifiesto del Frente Español aparecido en el periódico Luz( 7 de marzo de 1,932), con la primera firma de Zambrano,  en él se dice de la República:: “Una política que no sabe guardar el único valor perenne de la idea liberal: el sentido de respeto a la dignidad espiritual del hombre”. Y más adelante: “ no es un azar, sino un síntoma de la enfermedad de la política presente el que la mayor pasión e incomprensión se hayan puesto en la cuestión religiosa”, llegando a afirmar que se está dando “una persecución del sentimiento católico”. Y sigue afirmando en el Manifiesto: “España tiene hoy en el mundo una misión propia que cumplir: la defensa de los valores del espíritu frente a los materialismos que amenazan destruirlos”.
Ninguna forma de gobierno en toda la Historia, desde los clásicos greco-latinos hasta hoy, es una forma perfecta. Ni la democracia, ni la república, ni la monarquía. No podemos olvidar el lado humano de las cosas. Hasta la Iglesia Católica, definida siempre como sociedad perfecta por su fundador, Jesucristo, perfecto Dios y perfecto hombre, por sus medios, los sacramentos, y sus fines, la santificación y salvación de los hombres, porque también tiene su lado humano, por el que es pecadora e imperfecta. Y la Iglesia la forman, no sólo los clérigos, sino también todos los cristianos. Identificar la derecha con la religión y a la izquierda con la increencia y el ateísmo es falso. Porque en la primera hay ateos y agnósticos como en la segunda hay creyentes. Por lo que las persecuciones van contra la misma religión más que con las personas. En la izquierda se tolera a los creyentes si aceptan de alguna manera su ideología; y en la derecha se les persigue. Es el absurdo odio contra el mayor ejemplo y símbolo del amor: Dios en Jesucristo que murió perdonando a sus verdugos. Hoy siguen en España las persecuciones religiosas, incruentas hasta ahora; y sangrientas, en muchos países; y en todos, el mártir muere perdonando. Sabe el cristiano que seguirán las persecuciones y que es necesario para que se vean los verdaderos de los falsos. Y están preparados para unirse a los millones que le preceden.  Ya lo avisó el primer Mártir. Hay algo más que humano en esas persecuciones. Algo diabólico. En la Iglesia hay pecados, defectos y hasta corrupción. ¿Pero es que los demás grupos sociales son perfectos, sin pecados, defectos y corrupción? ¿Hay un sindicato, un partido político, una justicia, una institución, hoy más que nunca, que esté libre de ellos?” Si hay alguno sin pecado que tire la primera piedra contra ella”. Hoy más que nunca no hay nadie que haga tanto bien a la Humanidad, a los pobres y enfermos, como la Iglesia Católica. Desde Cáritas hasta los misioneros que dan su vida entre los países pobres del mundo. La Iglesia se va purificando y revisando, como vemos en este Papa Francisco. Lo mismo tienen que hacer la República, la monarquía y la democracia.
La monarquía ha sido aceptada hasta ahora como monarquía constitucional. Gracias a que ya desapareció el fantasma de la monarquía absoluta. Hasta hoy ha ejercido un papel fundamental como moderador, principio y garantía de la unidad nacional y territorial, beneficioso, política y económicamente, en las relaciones de España con todos los países. Nos libró, mediante una decisión firme y rápida del golpe de Estado del 23 F, y de una muy probable dictadura de tipo militar y la muy probable también nueva guerra civil. Esto merece nuestro reconocimiento y gratitud. La crisis que está pasando ahora no es por causas personales, sino anexas y circunstanciales, disculpándose los fallos humanos puntuales ajenos a su función real. Esto no es una simple defensa de la monarquía, sino una evidencia de la realidad al margen de toda intención política. Ni una mera defensa de nuestra débil democracia; ni un rechazo a la República, en sí misma, necesitada también de nueva orientación y revisión.
La democracia, la nuestra, es todavía inmadura, surgida de la Transición. Todavía no se cumplen ni se respetan las normas de convivencia, la tolerancia real de las ideas, de la libertad de expresión, de creencia. Hoy por hoy las manifestaciones agresivas se imponen en las calles queriendo suplir a las urnas. Se pide un referéndum cuando ya se tuvo, prácticamente, en las elecciones. Una minoría no puede imponerse a la mayoría que votó aceptando la forma de gobierno actual, con todas sus deficiencias. Hay que esperar a nuevas elecciones o adelantarlas si es preciso, si el pueblo no está contento, pero una consulta es redundancia inútil porque ya los votos dieron su respuesta como el mejor referéndum.
Pero, sobre todo, lo que hace digno todo deseo de una forma determinada de gobierno, sea la que sea, es el modo de procurarlo; es el respeto a la dignidad de la persona, como defiende María Zambrano. Descalifica todo intento de gobierno el insulto, la imposición, la intolerancia a las ideas y deseos de otros. El odio que subyace en esas actitudes. La violencia. Sin olvidar la ignorancia y la malicia. Esta última, como semilla del diablo, la tentación de la antigua serpiente, quiere endiosar al hombre llenándole de soberbia y ambición de poder destructivo de los hombres, sus hermanos. Las dictaduras son claro ejemplo de ello, y tanto una Democracia mal dirigida, como una Monarquía inconstitucional, como una República mal orientada, pueden convertirse en una de esas terribles dictaduras.
María Zambrano dijo a Rosa Chanel: “Yo soy católica porque nací católica y no voy a renegar”. A esta misma, en 1953: ¿ Cómo no has descubierto todavía que soy muy poco inteligente y que no tengo talento alguno? Sólo un soplo de amor a Dios y a algunos prójimos”. Testamento otorgado el 8 de mayo de 1989, cláusula segunda: “Declara que pertenece a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, en cuya fe y doctrina fue educada y en cuyo seno desea morir. Eligió su epitafio: “Surge, amica mea, et veni”.(Levántate, amiga mía, y ven). Del Cantar de los Cantares.
Azaña, su compañero de ideas, murió asistido por el obispo de París., a quien pidió le visitara y recibir los últimos sacramentos. Dolores Ibarruri, la “Pasionaria”, murió asistida por un jesuita que le administró los sacramentos. Ella había sido de comunión diaria antes de meterse, por influencia de su esposo, en política. Al morir cantaba: “Cantemos al amor de los amores…”
Estos son los republicanos, como otros muchos, precursores, al fin, de la  que podría ser, desafiando a la Historia, la nueva República del siglo XXI.

El Parque de la Concordia dispondrá de césped, tartán y vestuarios

(Francisco Javier Zambrana Durán – Parque de la Concordia)

El Parque de la Concordia podrá disfrutar de cara al 2019 de unas instalaciones deportivas específicas para poder realizar el entrenamiento de dos modalidades de gran renombre en Alhaurín. El atletismo gozará de pistas, mientras que el rugby lo hará de césped artificial en un terreno en el que hasta hoy solo había albero.

La actual pista del parque había sido utilizada como lugar de entrenamiento del Club Deportivo Alpino Jarapalos, el cual imparte sus clases dos días a la semana entre las 17:00 y las 20:00. En aquel mismo lugar, el equipo de rugby podía realizar ciertos entrenos, ya que disponía de zonas habilitadas para el lanzamiento a palos.

¿Cuál es el proyecto ideado?

La idea plasmada por parte del Ayuntamiento es de habilitar la pista de albero, creando un campo de césped artificial de medidas de 60 x 41 metros, bandas laterales de 1,55 metros y fondos de dos metros. Este césped deberá ser unido al relleno de arena y caucho, así como a una red de drenaje y dos arquetas de evacuación en dicho punto del parque. Este proyecto consumirá 2.826 metros cuadrados.

Junto con esta modificación, se creará una zona especial para los atletas, los cuales podrán disfrutar de pistas de tartán para realizar su práctica y de un edificio de vestuarios. Gracias a ello, se podrán desarrollar con mejor calidad estas disciplinas.

Por otra parte, en el Estadio Los Manantiales se realizará un cambio de césped, instalando una nueva capa completamente nueva y homologada para el fútbol federado. Esto deberá realizarse, por supuesto, con su previa adecuación del terreno de cara a esta nueva superficie.

¿Qué plazos presenta?

Dado que el proyecto ha salido a concurso por un precio de 204.458,57 euros y se tiene un plazo de suministro de 60 días una vez adjudicado, se prevé que en torno a diciembre comenzarán las obras para el Parque de la Concordia. En caso de que se cumplan dichos plazos, en 2019 se podrá gozar de un lugar idóneo para las prácticas de jóvenes que se unen cada día a estos nuevos deportes emergentes.

Un único inconveniente a solucionar

En cualquier caso, otro de los puntos que se deben solucionar en el Parque de la Concordia es el sistema de vallas. El parque posee distintas aperturas en sus zonas laterales, lo cual puede suponer graves problemas para los monitores, especialmente, de la escuela de atletismo. Desde el Ayuntamiento, igualmente, se trabaja para paliar dicha problemática.

Esta cuestión podría ser de las más importantes a tratar, ya que existen gran cantidad de niños de edad inferior a los 10 años que entrenan y que pueden buscar una salida alternativa que el monitor no perciba en ese momento.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).