El hecho de que a un joven científico español, como ha sido el caso de Diego Martínez Santos, se le galardone con un importante premio internacional como el mejor físico de Europa, y al mismo tiempo se le deniegue una beca de investigación Ramón y Cajal para su retorno a nuestro país, supone para el partido EQUO, la demostración de la absoluta falta de criterio del gobierno en materia de política científica. El Ministerio consideró que Martínez Santos tiene menos méritos que otros y que no ha demostrado liderazgo científico.

Para EQUO este es un ejemplo más de que hay muchas cosas que no se están haciendo bien en el campo científico, ya que a los brutales recortes sufridos durante los últimos años, hay que unir que se mantiene un sistema completamente opaco e irregular de adjudicación de becas y plazas de personal docente e investigador. El caso de Diego Martínez demuestra que el talento personal y el currículum de un investigador sigue siendo lo último que cuenta en este sistema.

EQUO ha exigido que se recupere una financiación adecuada para los programas de becas científicas y la implantación de criterios de adjudicación objetivos, públicos y contrastables para todos los puestos de personal docente e investigador, sean del tipo que sean, en las universidades y centros oficiales de investigación.

En este sentido, para EQUO es imprescindible para cambiar de modelo económico y productivo y para que nuestro país pueda ser un referente en investigación científica, que se incremente hasta el 3% del PIB el gasto en I+D+i. De esta manera, científicos de la talla de Diego Martínez, y otros muchos más, podrán ayudar a España a salir de la crisis con su talento, en vez de perderlos para siempre condenándolos al exilio.

Print Friendly, PDF & Email