Hace algunos años, la única forma para poder ver la TV era a través del cable de antena, pudiendo recibirla, o bien a través de una antena tradicional, o bien a través de una satélite.

Esta última era la mejor opción sin duda, ya que teníamos acceso a miles de canales, de a lo largo de todo el mundo. Sin embargo, teníamos que estar abonados a un determinado plan de pago, y no era barato precisamente.

La evolución nos trae el decodificador satélite. Estamos hablando de un aparato que ha sido capaz de unificar tanto el receptor de TDT (en el caso de que no estuviera integrado en la TV), cómo las funciones de un DVD o Bluray.

¿Qué es exactamente un decodificador satélite?

Cómo su propio nombre indica, este aparato tiene la capacidad de recibir la señal de la antena parabólica, pudiendo visualizar innumerables canales (algunos modelos tienen capacidad para almacenar hasta 8000), además de intercambiarla para recibirla de la TDT.

Pero, además, comparten una característica clave con los discos duros multimedia; es decir, que podemos cargar cualquier tipo de archivo. Por ejemplo, son una buena opción para ver el capítulo semanal de nuestra serie favorita, una película, un documental, etc. Pero lo mejor de todo es la calidad, y es que los modelos más modernos nos permiten visualizar contenido en calidad MKV, incluso hasta a un máximo de 4K (siempre y cuando la TV sea compatible).

Según hemos podido leer en el diario Noticias de Vigo, la principal razón por la que compramos un decodificador satélite es por tener la capacidad de recibir contenido en streaming. Es decir, sin necesidad de cargar ningún archivo en el almacenamiento interno o externo que pueda llegar a tener.

Para conseguirlo, el aparato debe de ser conectado a una toma de red (RJ45) o bien a una conexión WiFi (la opción más recomendada, ya que evitará que tengamos que estar pasando un cable desde el router al dispositivo). Algunos modelos no disponen de conexión WiFi nativa, pero sí que incluyen un dongle USB para conectarlo al puerto correspondiente, dotándolo de esta función cuando queramos.

Con esta conexión conseguiremos dos resultados: o reproducir contenido directamente de Internet (en este caso, lógicamente habrá que tener conexión a la red) o bien contenido que se tenga en el PC.

¿Cuánto cuestan los decodificadores satélite?

Si analizamos la evolución de los precios, descubriremos lo mucho que se han abaratado en los últimos años. De hecho, ahora es posible encontrarlos por uno precio aproximado de unos 100€ (por ejemplo, el modelo HD Qviart Unic, una opción de calidad, está disponible por unos 150€ aproximadamente).

Si quieres disfrutar de los contenidos de la mano de la más alta calidad, sin necesidad de complicarte a la hora de hacerlo funcionar, te recomendamos que te hagas con un decodificador satélite de buena marca. Una vez que lo tengas, se convertirá en un útil imprescindible de tu hogar.

La tendencia nos lleva a obtener aparatos cada vez más pequeños, con un mayor nivel de prestaciones. Ahora nos preguntamos cómo serán los próximos aparatos que revolucionarán el mercado.

Print Friendly, PDF & Email