(jmm caminero) Se habla que existen un millón de psicópatas en España, entre el uno y el dos por ciento de la población que en mayor o menor medida están integrados en la sociedad. Por lo cual, sus formas de ser suelen confundirse con personas de mucho carácter, mucho genio, mucha personalidad, de gran nivel de irascibilidad, generalmente coléricos. Pero como están medio integrados en la sociedad, su psicopatía o sociopatía no llega a niveles de ilegalidad jurídica, pero si pueden destruir a determinadas personas cercanas o intentarlo, y a otras en cambio no. Tienen esa doble cara o rasero.

Suele definirse el psicópata o sociópata como aquella persona que no es capaz de tener empatía por el dolor o el sufrimiento del otro ser humano, de no tener sentimiento de culpa, de no tener sentimiento o afectos de arrepentimiento, de no tener intención de cambiar su conducta o su pensamiento para no producir sufrimiento en el tema que lo realicen.

                        Pero esta definición o descripción, sería diríamos el caso radical y extremo, en el cual una persona comete un crimen o una serie de crueldades y parece no le importa, no le ha importado el sufrimiento que ha causado en otro o en otros, y ni siquiera la forma, ni tampoco arrepentimiento…

                        Aquí se está planteando esas personas que bordean al psicópata, o son semipsicópatas, o están en el límite, y no se puede decir que no tienen “empatía” que la pueden tener y mucha, y no se puede decir, que no tienen capacidad de entender el sufrimiento del otro, pero suele ser, escoger victimas, por ejemplo, se puede dar personas en los trabajos, en las escuelas, en los senos familiares amplios, y suelen seleccionar a determinadas victimas, a un empleado o compañero del trabajo entre diez, a un miembro de la familia entre veinte, a un compañero de escuela entre cincuenta…

                        Por eso, suelen ser estas personas tan difíciles de detectar, y tan fácil de confundir, por lo general, como todo psicópata tienen una inteligencia mayor a la media, y en el tema que les interesa una capacidad de manipulación superior a la media, y una capacidad de convencer a los otros y dar a los otros, lo que quieren o esperan, más de la media, y por consecuencia pueden ser “incluso parecer personas de enorme bondad, en unos ambientes, o con determinadas personas, y con otras ser unos monstruos”, y a las personas que no les sucede dicha realidad, por intereses propios o por afectos, suelen ponerse de acuerdo y dar la razón al psicópata y no a las victimas…

                        Quizás este fenómeno de existir, como los especialistas así lo indican, está en la fuente o en la raíz de muchos problemas en la sociedad y en multitud de entidades, desde la familia, el trabajo, la escuela, incluso el Estado, cuándo personas de este tipo llegan a una esfera de poder importante.

                        Por tanto podríamos precisar un poco determinadas cuestiones en relación a este tema:

                        – Se indica, no sé si es cierto o no lo es, que entre el estamento político y alto nivel empresarial y financiero se producen cinco veces más que entre la población que no se dedica a esos menesteres, se indica que en España, existen unas ciento cincuenta mil personas en el estatuto de la política, y unos sesenta mil en el sistema empresarial y financiero de alto y medio nivel. Por lo cual de ser ciertas esas cifras, que desconozco en qué estudios se basan, pero así se dice, la cosa sería preocupante o mejor dicho, obligan a hacerse muchas preguntas.

                        – No hay que confundir el psicópata o sociópata criminal, con el semipsicópata que puede llevar toda la vida una existencia dentro de la normalidad…

                        Quizás lo que antes se denominaba vicio o pecado mortal, en estos ámbitos, personas enormemente coléricas, personas destructoras de otras personas, personas que a la vez, pueden tener mucha empatía, al menos con algunas personas, pueden estar dentro o podrían estarlo dentro de esta categoría.

                        – El señor Robert D. Hare ha creado un test para ver la psicopatía en los altos directivos de las empresas o el nivel psicopático de dichas personas. Supongo que ese test también podría ser aplicado a cualquier persona, sea cual sea su trabajo o función.

                        – Según el profesor de psiquiatría Leopoldo Ortega-Monasterio, el psicópata o semipsicópata tiene “un perfil perverso y narcisista e incluso seductor”.

                        – Quizás esta concepción podría ayudar para entender mejor algunas personalidades, que a lo largo de la historia se han visto, algunos líderes políticos, que han llevado a millones de personas a campos de concentración y hasta la muerte. Quizás, la teoría psicológica “que habla que hay un tiempo en la infancia para aprehender una serie de aptitudes, podría ser aplicable a esto”. Es decir, hay un tiempo para aprender el lenguaje, si no lo haces, ya difícilmente después lo aprenderás, quizás haya un tiempo para sentir amor-amar hacia los demás, sentir empatía, también en la infancia, y si no se tiene, por problemas familiares graves, o cualquier otra cosa, entonces después la “apertura a la simpatía hacia los demás, hacia la empatía hacia los demás, a sentir conmiseración hacia los demás, a tener sentimiento de culpabilidad”, después no se tienen, o no se tienen totalmente, y sería el psicópata que realiza crímenes, o sería el perfil del semipsicópata, que puede por ejemplo, destruir el matrimonio de un hijo, destruir a un compañero de trabajo o de la escuela, cosa que tanto estamos viendo ahora, o…

                        Pueden tener elementos genéticos o cambios bioquímicos moleculares cerebrales como algunos indican o cambios epigenéticos como algunos se atreven a intentar para crear hipótesis de explicación e investigación, especialmente en la época de la gestación y del embarazo, en la época de la formación del ser humano antes del nacimiento…

                        ¿Podrían estos tres tipos de factores combinarse, y por eso es tan difícil la curación de estas personas, incluso detectarlos en el caso de semipsicópatas…?

                        – Desde 1992 la psicopatía no se considera una enfermedad mental según la OMS. Por un lado el psicópata puro es muy difícil que sienta remordimientos, pero al mismo tiempo según los sistemas legislativos mundiales son penalmente imputables.

                        Parece ser que el tratamiento y la curación tanto de los psicópatas como de los medio psicópatas es muy difícil y se obtienen, al menos hasta ahora bajos resultados de tratamiento y de curación terapéutica.

                        – El psiquiatra Nassair Ghaemi ha estudiado grandes líderes mundiales del pasado  norteamericanos de un alto nivel de comportamiento psicopático. No indico los nombres, por el respeto que siempre les he tenido, y por tanto de ser cierto dicho aserto, personalmente se me caen los palos del sombraje, como popularmente se suele decir o indicar…

                        – El psicópata se puede confundir a veces o es similar a lo que se denomina el depredador social, que tienen una serie de algunas de estas características: manipuladores, mentirosos cuándo les conviene, gran capacidad lingüística por lo general, simpáticos y empáticos cunado les conviene y con las personas que les interesan, sin remordimientos en multitud de temas y cuestiones, no le importan consecuencias de sus actos, al menos con las personas que ejercen su maldad, buscan siempre un parámetro ideológico para convencer a los demás y una razón de su actuación, cierran y diseñan la red de manipulación y de sufrimiento contra algunas personas, padecen menos estrés que la media de la población…

                        – Este es un tema abierto que quizás deberíamos plantearnos más seriamente la sociedad a y en todos los ámbitos y desde las distintas ciencias sociales que hagan estudios e investigaciones… Por otro lado, sería enormemente complejo y traumático y preocupante, que fuese verdad, como indican algunos estudios entre las clases altas políticas y empresariales se diesen más personas con este perfil que en otros ámbitos de la realidad social y humana.

                       Para terminar quizás el enorme problema del mal que llevamos siglos y milenios intentando descifrar, no decimos todo el mal, pero si una parte del mal que se ha producido en el mundo y se sigue produciendo, estaría realizada por personas que entran en esta categoría. Mal que se puede expresar como el gran mal realizado a nivel sociopolítico, como hemos visto en el siglo veinte, pero también el gran mal, que se puede producir en los ámbitos de personas, diríamos normales, quizás tanto sufrimiento por mobbing en la escuela o en el trabajo, o incluso, ese dato que se dice que en Europa por ejemplo, el treinta por ciento de los divorcios la causa esencial ha sido producida por algunos de los padres de los casados. Cosa que todo el mundo oculta, que todo el mundo no sabe como explicar, que todo el mundo ignora, que todo el mundo cree imposible de entender… según parece ser, dicha cifra obtenida por un estudio organizado por Bruselas en Europa… ¿…?

                        http://filosliterarte.blogspot.com.es   © jmm caminero (20 sept.-22 oct. 2016 cr).

Fin artículo 662º: “Psicópatas integrados en la sociedad”.

Print Friendly, PDF & Email