(Margarita Bokusu Mina) 8ª NOVELA PUBLICADA Y EXPOSICIONES DE FOTOS

Estimados lectores,

Mi intención era ser breve, en vez de comenzar como lo hago ahora, quería haberlo hecho con algo así: “Como pueden leer en el título, acabo de publicar mi 8ª novela. Aquí tienen las fotos de la portada y la contraportada, en esta pueden ver la sinopsis, aunque no cómo se relata… También les recuerdo que hasta el día 8 de agosto tienen tiempo para visitar mi exposición de fotografías en Bohemioh (Fuengirola) que, desde el próximo 14, estará durante dos meses en Kaleido (Málaga).”  

Pero ha ocurrido lo siguiente:

A principios de este mes me puse en contacto con Chico López, quien está al cargo de Informática Alhaurín y Diario Alhaurín, donde colaboro con artículos desde que publiqué mi primera novela hace ya más de cuatro años, si bien es cierto que al principio lo hacía con más asiduidad. El caso es que necesitaba que reparara mi portátil y cuál fue mi sorpresa cuando me animó a que escribiera sobre la exposición en Fuengirola. Yo quería haberle enviado un par de fotos, al menos, de la misma: una con un viejo amigo de Mijas con el que había medio quedado para, de paso, intercambiar nuestros libros y otra con una colega que vive por allí mismo y que dos horas antes me había telefoneado para confirmar su presencia. Ninguno apareció y es la ausencia femenina la que más me sigue extrañando. Por otro lado, recibí un cortés mensaje de alguien, a quien no esperaba tanto, disculpándose por no poder asistir. Así que continúo defendiendo más la educación que la cultura. De todas formas, unas fotos del evento las tienen en la entrada 64 de mi blog, en mi perfil de Instagram y en mi álbum de Facebook con ese nombre (Instagram). Y ya que estamos: recomiendo echar un ojo a la entrada 63 también… Total, que pensé en escribir un artículo, si acaso, cuando hubiese pasado la inauguración de mi segunda exposición este verano, la del 14 de agosto, así se lo dije hace unos días, cuando por fin le llevé mi portátil, conocí a su esposa y quedamos en que probablemente vendrían a la misma.

Ayer comencé a anunciar a bombo y platillo que ya está al alcance de tod@s mi octava novela (como las demás llegan a cualquier lugar del mundo desde http://www.bubok.es/autores/BOKUSU) y, de nuevo, la grata sorpresa: me dice Chico que no espere a escribir sobre la expo en Kaleido, que lo haga sobre ella, acerca de mi octava novela en un artículo, además que me comprará un ejemplar, y que, como con la primera -que le ofrecí por la reparación de mi ordenador hace un tiempo- se hará una foto, otra muestra de apoyo.

Así que todo lo aquí escrito lo pienso como la entrada 65 en mi blog y, a la vez, como ese artículo en Diario Alhaurín.

En la entrada próxima, la 66, y probablemente próximo artículo, espero, por tanto y por lo menos, poner fotos de mi segunda exposición este verano, de mi octava novela en las manos de Chico y ¡tachán! en las manos de otra persona: un joven autor que acaba de publicar su poemario, con ilustraciones de sus pinturas, con el que haré un intercambio. No es la primera vez que hablo de él en mi blog y espero que no sea la última.

Para terminar, voy a despedirme con tres fragmentos de mi octava novela, recordándoles que las primeras páginas las pueden leer a través del enlace anterior y agradeciéndoles su apoyo:

1.-  “Bueno, sí, tu trote me llevó a acordarme de un artículo publicado en El Pai-pai, el 23-10-10, “[…] El silencio de los animales”, de G. M. G., escritor que a menudo me parece un ilumina…do, de él extraigo: “Miles de animales se amontonan en granjas y piscifactorías, en condiciones infames, solo esperando su muerte. […] Los cuentos son el verdadero realismo, dijo Chesterton. […] En un mundo en que los animales apenas cuentan para otra cosa que para animar nuestras excursiones dominicales o nuestras citas gastronómicas. […] Tras la belleza del toreo está el horror, y sería absurdo negar que tras una limpia verónica no hay un animal asustado que sufre y quiere escapar como sea del lugar infernal al que se le ha conducido. ¿Y qué arte puede ser ese que en vez de salvar destruye lo que ama? […] La vaca del cuento de Clarín, “Adiós, Cordera”, no protesta cuando la arrancan de sus prados, como tampoco lo hacen los toros bravos que llevan a las plazas. ¿Cómo podrían hacerlo si no pueden hablar? Pero que no puedan hablar no quiere decir que no seamos responsables de lo que les pasa. El silencio de los animales guarda historias que misteriosamente nos están destinadas. No escucharlas es un acto de impiedad hacia esa vida que compartimos con las otras criaturas del mundo.”

2.-    “¿POR QUÉ NO SE CONVIERTEN LOS CUARTELES de la Guardia Civil EN DESUSO EN CENTROS EDUCATIVOS Y HOSPITALES PÚBLICOS como ocurrió en Zamora? 30.000 sin techo en España, 200.000 viviendas deshabitadas y solo uno o dos ayuntamientos que hagan algo…”

3.- Sus paseos vespertinos proporcionan otras sensaciones, parecen recoger los anhelos que provoca su presencia y sembrar con ellos la tierra que pisa convocando a la noche. Al caer la tarde su paso a nuestro lado excita los sentidos y calma el espíritu, reparte la tranquilidad que las noches deben ser capaces de proporcionar y que, gracias a su fugaz presencia, se convierte en realidad.

Algunos dicen que está loca.