2007-11-30_IMG_2007-11-23_00-23-25_v025mu01El próximo viernes celebramos pleno de presupuestos en el Ayuntamiento de Alhaurín.
Entre otras cosas, las previsiones de gasto e ingresos para 2014 constatan el fin de las obligaciones y aportaciones fruto del acuerdo marco que pretendía la “falsa” restauración de las Canteras declaradas ilegales y que han esquilmado la sierra durante mas de 2 decadas.
El fin del acuerdo firmado por las empresas extractoras, el Ayuntamiento, los sindicatos y la Junta, viene justificado por la negativa de las empresas a ampliar el plazo de restauración, por motivos de rentabilidad. Porque el acuerdo, escondía tras el falso objetivo  de la restauración del daño causado precisamente eso, la obtención de rentabilidad económica de las empresas explotadoras como la del conocido constructor Sanchez Dominguez, (SANDO) investigado en el caso Barcenas como presunto benefactor del Partido Popular a través de donaciones ilegales.

La restauración ha sido solo una forma de burlar la sentencia de cierre del TSJA, para seguir obteniendo beneficios con la extracción de árido, que solo se ha ralentizado cuando el mercado ha limitado la demanda de materia prima, lo que a su vez ha ido marcando el ritmo de los trabajos de “abancalamiento” hasta dejarlos mas de un 80% sin acabar, como ya advertíamos desde hace un par de años en cada una de las patéticas comisiones de seguimiento que nos ofrecían.
Con el fin del acuerdo marco desaparece la aportación a la Fundación, tanto del Ayuntamiento como de los canteros, Fundación que sin embargo seguirá existiendo y costeando el sueldo de su gerente, al menos hasta que acabe la legislatura. Sin pasta, las subvenciones a colectivos y asociaciones volverán a repartirse desde el Ayuntamiento, que seguirá usándolas para financiar su marketing político, lo que se traduce en verbenas y paellas, aunque a partir de ahora con menos sabor a árido.
Desaparecen también las aportaciones de las empresas extractoras al Ayuntamiento lo que, unido a la intención de seguir inaugurando infraestructuras faraonicas, plazas y piscinas cubiertas, se traduce en una mayor carga impositiva directa para los ciudadanos, como hemos visto en los recibos del IBI, en el mantenimiento de la tasa de carruaje, los recibos del agua o la basura y los que vendrán.
Y desaparecen las empresas que han obtenido beneficios multimillonarios a base de atentar contra nuestro entorno natural y nuestra salud, siempre con la complicidad necesaria de sus marionetas políticas, que ahora les dejan marchar sin tan siquiera plantearse exigir el cumplimento de los acuerdos firmados, sin restaurar la sierra o imponerles sanciones o embargos para cobrar lo que es de todos los alhaurinos.
Muchos se han llenado los bolsillos por el camino, muchos estarán esperando nuevas burbujas para volver a hacerlo.
Unos se quedan, otros se van pero todos caerán.
La justicia y la ciudadanía tarde o temprano ajustaran cuentas por lo ocurrido.
Lo veremos.
Juan Manuel Mancebo Fuertes
Concejal portavoz de ELECTORES-EQUO
Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre.

Juan Manuel Mancebo Fuertes

jmanceb@gmail.com

648164401