Hace más o menos una década que los préstamos rápidos y en especial los mini préstamos llegaron al mercado. Desde ese momento cada vez son más comunes y cada vez tienen más demanda. Hoy vamos a explicar el porqué de esta popularidad y vamos a mostrar datos a tener en cuenta antes de solicitar este tipo de financiación.

Gran rapidez al obtener liquidez

Uno de los puntos fuertes de este tipo de financiación es la gran rapidez que ofrecen al cliente a la hora de conseguir dinero rápido. Mientras que los préstamos tradicionales tardan días o incluso semanas en ofrecer el dinero al cliente, los préstamos rápidos ofrecen el dinero en cuestión de minutos o en el peor de los casos al día siguiente.

Todo esto ha provocado que las personas que necesitan dinero rápido para hacer frente a pequeños imprevistos apuesten por esta fórmula.

Requisitos mínimos

Otra de las cosas que están provocando que esta fórmula de financiación rápida esté funcionando muy bien son los pocos requisitos que se exigen a la hora de conseguir el dinero que estamos buscando.

Mientras que un préstamo tradicional nos obliga a presentar mucho papeleo y a continuación por pasar por un estudio previo, los préstamos rápidos destacan por exigir la mínima documentación y por pasar por un estudio rápido. Es decir, rápidamente sabremos si podemos acceder al dinero que estamos solicitando o no. De aquí que los clientes que buscan dinero rápido apuesten por las nuevas fórmulas online y no por las tradicionales.

Sin olvidar que la solicitud y los trámites se realizan siempre online. Es decir, en ningún momento hay que estar enfrente de nadie, lo cual hace que la solicitud de dinero sea mucho más sencilla y cómoda para la gran mayoría de personas. A esto hay que añadir los costes de transporte y tiempo, los cuales se eliminan, gracias a que se pueden solicitar desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y a cualquier hora del día.

Préstamos para todo tipo de necesidades

Este tipo de financiación ha ido evolucionando a lo largo de los últimos años con el objetivo de adaptarse a los nuevos tiempos y en consecuencia conseguir que todos los clientes puedan acceder al dinero que necesitan.

Gracias a esta evolución, a día de hoy cualquier persona pueda encontrar el modo de financiación que realmente le interesa. Es decir, con unos pocos clics de ratón podemos conseguir dinero para renovar nuestro viejo electrodoméstico, comprar ropa y libros a los niños, irnos de vacaciones, hacer frente a un pago imprevisto… la verdad es que se puede conseguir dinero para todo.

Lo que hay que tener claro es que el préstamo no es gratis. Es decir, antes de solicitar una línea de crédito u otra hay que comparar para ver que alternativa se adapta mejor a nuestras necesidades. Hay que prestar mucha atención al interés TAE, a los requisitos y al tiempo de devolución. Nunca hay que solicitarlo a lo loco, sino que siempre hay que estar seguros de que lo que vamos a solicitar realmente es lo que más nos interesa. Una buena comparación nos puede permitir ahorrar bastante dinero.

 

Print Friendly, PDF & Email