(Unidas Podemos-Alhaurín de la Torre) Un proyecto megalómano que incrementará en un 30% el suelo urbanizado de Alhaurín y en un 10% las viviendas ya existentes. Un auténtico pelotazo urbanístico que se llevará por delante más de dos km cuadrados de vega agrícola con el perjuicio social (a los actuales agricultores que quieren continuar su labor y que serán expropiados), sobre la producción agrícola, sobre la biodiversidad de la zona en sí y el río aledaño y sobre el calentamiento global que ayudará a agravar.

Pero más allá de estas consideraciones, el hecho de que más del 35% de la zona sea inundable les obliga a gastar una millonada (que no sabemos a cuánto ascenderá pero sí que la pagaremos con nuestros impuestos) en obras de contención para evitar las seguras avenidas del Guadalhorce como se detalla en el proyecto aprobado la semana pasado. En concreto llama la atención un descomunal muro de 1,5 km de largo y hasta 3,5 m de alto al norte de El Peñón como se aprecia en la imagen del proyecto.

La obsesión urbanística de nuestro alcalde apoyada en su mayoría absoluta y en un Gobierno de la Junta de Andalucía (el del campechano Juanma Moreno) desarrollista e ignorante de todo lo que no sea aparente beneficio económico inmediato, va a conseguir sepultar las últimas vegas productivas del Guadalhorce bajo dos cuartas de hormigón en un desastre ambiental, agrícola y social irreversible.