antonio-machado-60-x-73Redacción: Particular forma de recordar a uno de nuestros grandes literatos, Antonio Machado de manos de nuestro amigo Antonio, en este caso, comparando el paralelismo con San Juan de la Cruz.

(Antonio Serrano Santos)

                

                  

Paralelismo y glosa

              

         A.Machado                            San Juan de la Cruz

       Anoche cuando dormía     “Que bien sé yo la fonte que mana y corre,

       soñé,¡bendita ilusión!,                     aunque es de noche.

       que una fontana fluía          Aquella eterna fonte está escondida,

       dentro de mi corazón.         que bien sé yo do tiene su manida,

                                                                aunque es de noche.

 

       Di, ¿por qué acequia escondida,     Su origen no lo sé, pues no le tiene,

       agua, vienes a mí,                            más sé que todo origen de ella viene,

       manantial de nueva vida                  aunque es de noche.

       de donde nunca bebí?                             

       Anoche cuando dormía                    ¡ Oh, cauterio suave!,

       soñé,¡bendita ilusión!                       ¡oh, regalada llaga!,

       que una colmena tenía                      ¡oh, mano blanda!, ¡oh, toque delicado,

       dentro de mi corazón;                       que a vida eterna sabe,

                                                                 y toda deuda paga!

       Y las doradas abejas                          Matando, muerte en vida la has trocado.

        iban fabricando en él,

        con las amarguras viejas,

        blanca cera y dulce miel.

        Anoche cuando dormía                      ¡ Oh, llama de amor viva,

        Soñé ¡bendita ilusión!                         que tiernamente hieres

        que un ardiente sol lucía                     de mi alma en el más profundo centro!

        dentro de mi corazón.

        Era ardiente porque daba                    ¡ Oh, lámparas de fuego,

        calores de rojo hogar,                         en cuyos resplandores

        y era sol porque alumbraba                las profundas cavernas del sentido,

        y porque hacía llorar.                          que estaba oscuro y ciego,                    

                                                                    con extraños primores

         Anoche cuando dormía                      calor y luz dan junto a su Querido!

         soñé, ¡bendita ilusión!,                      

         que era Dios lo que tenía                    ¡ Cuán manso y amoroso

         dentro de mi corazón.                          recuerdas en mi seno,

                                                                    donde secretamente solo moras:

                                                                     y en tu aspirar sabroso

                                                                     de bien y gloria lleno,

                                                                     cuán delicadamente me enamoras!

                      En este paralelismo se destaca la exaltación mística de San Juan de la Cruz y la serenidad y paz profunda de Machado, pero ambos expresan un dolor y sentimiento amoroso, sublime, que trasciende el puro amor humano. Hay algo en ese aparente contraste tan bellamente expresado en versos aconsonantados  de una rima tan fluida que hace llegar al corazón el sentido  de los dos poemas con tanta naturalidad que contagia.     

         “Acequia escondida” (Machado). “Fonte escondida”(San Juan de la Cruz)  

         “Manantial de nueva vida”(Machado). “Fonte eterna”(S.Juan) 

         “Con las amarguras viejas blanca cera y dulce miel”(Machado) “ ¡Oh, cauterio suave…mano blanda…toque delicado…que toda deuda paga!”(San Juan) 

        “…ardiente sol dentro de mi corazón”(Machado)” “¡Oh, llama de amor viva que tiernamente hieres de mi alma en el más profundo centro!”(S.Juan)

        “ Era ardiente porque daba calores… era sol porque alumbraba y hacía llorar”(Machado)” Oh, lámparas de fuego en cuyos resplandores las profundas cavernas del sentido que estaba oscuro y ciego… calor y luz dan junto a su Querido!”(S, Juan)

         “ que era Dios lo que tenía dentro de mi corazón”(Machado)” ¡Cuán manso y amoroso recuerdas…en mi seno, donde secretamente solo moras…cuán delicadamente me enamoras!”(S,Juan de la Cruz)

             Los versos de Machado van concatenándose en preciosas metáforas, sublimes por su sencillez:” doradas abejas, acequia escondida, blanca cera, dulce miel, ardiente sol”,  en línea intrigante hasta desvelar el misterio: la presencia de Dios como ilusión- deseo- nostalgia, en su corazón.

             Juan de la Cruz, que también concluye con esa presencia de Dios en su seno  (corazón, en Machado), todo su poema está también lleno de esa presencia en exclamaciones continuas con metáforas tan sublimes como las de Machado, pero no por su sencillez, sino por su viveza expresiva:” llama de amor viva, fonte eterna, cauterio, lámparas de fuego”.

             Esa dulzura( “ dulce miel”) que Machado siente tiene un origen desconocido: “¿por qué escondida acequia, agua, vienes a mi?” y Juan de la Cruz:” Fonte escondida…, su origen no lo sé, pues no lo tiene”. Y Machado: “¿ Manantial de nueva vida que nunca bebí?” .

             Hay unas palabras misteriosas en el encuentro de Jesús con la samaritana que  pueden ser clave para entender el agua de Machado y de Juan de la Cruz,  el sentimiento, dulce y profundo que los embarga: “… el que beba de esta agua que Yo le dé no volverá a tener sed jamás; sino que se hará en él ( su corazón) un manantial ( “fontana que fluía”;” fonte eterna”,” acequia escondida”, en los dos poetas) que estará brotando para vida eterna”. Una dulzura que no saben explicar y nos recuerda las exclamaciones de San Agustín: “ A veces me haces sentir una dulzura interior que, si fuera completa en mí, sería un no sé qué que no sería esta vida”. Y al mismo San Juan de la Cruz: “ …y todos van dejando un no sé qué queda balbuciendo”.

             ¿ Fue una  especie de experiencia mística la del poeta Antonio Machado, aunque en distinto nivel que la del otro poeta San Juan de la Cruz?¿ La poesía, como la música, no puede elevar al hombre a las más altas cumbres del espíritu?

             El corazón del hombre es un misterio. Como la inesperada intromisión de Dios en él. Y tiene distintas, y, a veces, contradictorias facetas y experiencias. Machado, republicano,( hay republicanos cristianos-católicos), anticlerical, pero no violento, y “ dentro del cristianismo occidental”, que en “La saeta” dice: “ que es la fe de mis mayores”, que canta a Jesús Nazareno,  y no se declara ateo, vemos que coincide en su poesía, con San Juan de la Cruz, en parecido sentido y expresiones poéticas metafóricas. Hombre de muchas “ amarguras” y sufrimientos, que suelen ser purificadores de las almas. ¿ No pudo el buen Dios,  en un momento dado, como una gracia actual, entrar en su corazón, y , con “ las doradas abejas, fabricar,  con sus amarguras viejas, blanca cera y dulce miel? “           

Print Friendly, PDF & Email