(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

Miguel se sincera con Diario Alhaurín y nos cuenta las claves de su trabajo, de su día a día como rapero. Reflexiona sobre los aspectos más interesantes de su disciplina, las batallas que hay dentro de ella o las claves para poder comprenderla.

¿Qué es el rap según tu propia definición?

            El rap es el estilo musical dentro de la cultura Hip-Hop, dentro de esos cuatro elementos, la parte musical. Estructura cuatro por cuatro, cuatro versos… Es complicado de definir. Básicamente, es el único estilo en el que se habla, y no se canta en tanta cantidad.

¿Son las batallas de gallos un rap más natural al improvisar?

            Bajo mi punto de vista, las batallas de gallos rapean, pero realmente no es música como la que yo hago. Yo no lo compararía con el rap normal. Sería incapaz de subirme a una batalla de gallos, porque no podría improvisar. Lo mismo les ocurriría a los cantantes de batallas de gallos, que saben improvisar, pero quizá no serían tan buenos en la música propiamente dicha.

Vista de uno de los micrófonos del estudio de Pekado

¿Los raperos transmiten una filosofía al cantar?

            En el rap siempre vas a encontrar mucho texto que te va a aportar mucho, vas a encontrar valores. Yo he crecido y soy lo que soy gracias a esta música. Hay géneros como el reggaetón que es difícil que te aporte algo, aunque te termine gustando. Cada música tiene su finalidad.

¿Le hace daño al rap la progresión de otros estilos?

            Daño ninguno. Todo lo que sea música es bueno. No creo que la música tenga que competir entre ella ni nada por el estilo. Hoy en día el rap se escucha mucho más en las radios, por ejemplo con el Trap, que no deja de ser rap solo que con otro ritmo, unos sonidos diferentes, electrónicos. Para mí no le hace mucho daño, aunque me gustaría ver a un rapero en el Top 1, y no a un cantante de reggaetón que no tiene tanto talento. Quizá, si un rapero alcanzase el Top 1, no sería el que lo merecería, pero normalmente, lo que siempre está arriba no es lo que más te aporta, sino la música comercial y rápida de la sociedad del consumo. La música es el reflejo de la sociedad.

¿Qué lugar ocupa el rap en esta sociedad?

            Veo el rap bien. Ya está bien valorado. Por supuesto que puede aspirar a mucho más, pero hoy día no me quejaría, aunque falta salir un poco más en la radio en cadenas como Los40. Sin embargo, tampoco es una música que pida salir y estar en el ojo del huracán, ya que no es música de masas. Queremos, pero no aportamos para ser este tipo de éxitos.

            Yo me crié escuchando a los raperos americanos, pero aquí en España, por aquel entonces, se reían de ti y te insultaban en el colegio. Hoy parece que se valora más este género.

Logo de Pekado sobre su fotografía en su estudio

¿Dónde estaría el límite de la libertad de expresión en el rap?

            El rap no es más que una parte de la vida, y considero que la libertad de expresión debe ser igual en todos los ámbitos. Hay ciertas cosas que no se deberían decir. Puedes opinar, pero no puedes amenazar. No veo bien amenazar. Puedo dar mi opinión y decir que eres tal, pero no decir ‘‘voy a matarte’’. Estamos empezando quizá con bastante censura con las redes sociales. A nosotros nos toca con la música, pero también existe en muchos menos. Ojalá la situación se revierta y se tengan en cuenta las cosas realmente malas y no lo que diga un chaval.

¿Podemos considerar Málaga como una de las capitales del rap?

            No mucho, la verdad. Antiguamente sí había más exponentes, como Hablando en Plata, TripleX, el Jefe de la M… El máximo exponente hoy en Málaga será Follones, y poca cosa más. También tengo que decir que al principio en la música vas conociendo mucho, pero actualmente tengo mi trabajo, mi pareja, etc. Ya no le dedico tanto a la música, sino que me centro más en mí y en mi música, sin dejar tiempo para conocer lo que se hace fuera. Antes sí, porque antes no había nada parecido a lo que hay hoy en día. Seguramente habrá raperos desconocidos en Málaga que serán mejores que los conocidos, pero no salen por ese cúmulo.

            Si es cierto que hay conciertos. En la Sala The Hall cada dos semanas hay conciertos de artistas de fuera de Málaga, de dentro de la ciudad veo poco.


Imágenes tomadas por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).