Carta que ganó el primer premio del primer certamen de cartas escrita por una mujer, en el año 2010, Maria Isabel Cobos Medina,

espero que os guste…
**************************************************************

Hola María…mi gran amiga.

Lo primero es saber de ti  ¿como estas?, espero recibir tu respuesta pronto, porque sabes que me acuerdo de ti, y siempre hemos disfrutado de nuestros encuentros y nuestras confidencias.

Como respuesta a tu última carta, te diré que aquí sigo. Los niños están bien, van creciendo y madurando, quizás más rápido de lo normal en otro caso, pero sanamente o por lo menos así lo espero y deseo. ¿Yo? pues….tengo mis días. Hay días que creo que lo he superado todo, y otros en que siento en lo más hondo, todo lo que perdí, sí, lo noto como una perdida.

A veces me acuerdo de él, lo veo como un personaje de cuento, ese ogro que se quiere comer a la niña, esa niña mental que yo era, porque así me sentí en muchos momentos.

Quizás nunca entenderé cuando tuve que decir no…y porque no lo dije.

¿Ese momento quizás fue cuando me humillo por primera vez? ¿el primer empujón? ¿Quizás cuando perdí mi autoestima totalmente? pero fue, y lo sé,  el momento que le dije basta, ya no te quiero, tu sabes maría que yo no sabía cuál iba a ser su reacción, pero en ese momento no me importaba, tenía que salvarme y salvar a mis hijos y solo podía conseguirlo con ese no.

Después…después vino lo peor amenazas, y a la vez suplicas, denuncias, juicios…pero a la vez vi que mis hijos se volvían hacia mí y me decían con su mirada y sus actos…gracias mama.

Ese gracias diario que recibo de sus muestras de afectos me hacen entender y comprender que no me equivoque en plantarle cara no solo a él… ¿ya sabes? José, sino a mi misma mirarme al espejo y ver que soy persona, soy mujer, soy importante, soy autentica y me quiero.

Él me quiere ¿querer? quiero decir que me dice que me quiere ahora todavía después de estos años, claro que quiere, pero al él mismo, su base era yo, pero una base a la que pisotear. ¿Y sus hijos? ¿Quiere a sus hijos? debería.

María no los ve, y lo peor no quiere verlos. Ya en su momento me dijo que eran parte de mi y si yo no era suya, ellos no eran nada ¿nada? son lo mejor, lo más autentico, lo más divino que dios me ha dado.

María ahora miro el futuro y siento una paz plena, el orgullo de haber reaccionado, de ver que lo mejor es quererse y sentir que al quererme los que están a mi alrededor me quieren también, pero de forma sana, sin coacción, sin peleas, sin gritos, con amor, con tranquilidad, completamente feliz…ahora sé que cuando dije ese no..lo dije en el momento oportuno porque estaba preparada. Porque sabía que era el momento…y ahora maría espero que cuando sea tu momento cuentes conmigo, se que podre ayudarte, sé que cuando veas que ese futuro que ves ahora no es el que te mereces, se que tu futuro es el mío…porque nos merecemos lo mejor

te quiero maría, sabes que te quiero y quiero que salgas de ese pozo, quiérete. quiere a tus hijos. Y recuerda que siempre podrás contar conmigo….

 

Tu amiga…..

Print Friendly, PDF & Email