Los bosquimanos tan solo quieren que los dejen en paz, en la Reserva de Caza del Kalahari Central. © Survival International
Los bosquimanos tan solo quieren que los dejen en paz, en la Reserva de Caza del Kalahari Central.
© Survival International

(Survival International)Coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Turismo mañana viernes, Survival International lanza un llamamiento internacional al boicot del turismo a Botsuana por los constantes intentos de su Gobierno de forzar a los bosquimanos a salir de su tierra ancestral en la Reserva de Caza del Kalahari Central (CKGR, según sus siglas en inglés), mientras promociona la reserva como un destino turístico.

Survival ha escrito a decenas de operadores turísticos de África, Europa, Asia y EE. UU., como Trailfinders, Intrepid, World Expeditions y STA Travel, instándolos a suspender sus viajes a Botsuana por el degradante trato que dispensa a los últimos bosquimanos cazadores de África. Asimismo, la organización lanzará una campaña publicitaria en revistas de viajes de todo el mundo.

Se pedirá a los más de cien mil simpatizantes de la organización que se sumen al boicot y que escriban al ministro de Turismo de Botsuana para transmitirle el mensaje “Yo no voy a Botsuana” mientras el hostigamiento a los bosquimanos no llegue a su fin.

En su página web oficial de turismo, Botsuana describe un viaje por la reserva como “la experiencia de viajar a través de una vida salvaje intacta” y muestra una idílica imagen de los bosquimanos con su vestimenta tradicional. Como cabía esperar, no se mencionan los intentos del Gobierno de forzar a los últimos bosquimanos a salir de su tierra en nombre del conservacionismo. El presidente de Botsuana, Ian Khama, es miembro de la junta directiva de la organización estadounidense Conservation International, y fue galardonado como Miembro Honorífico de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, según sus siglas en inglés).

Los bosquimanos han sufrido la persecución gubernamental durante décadas y se vieron forzados a salir de la CKGR en tres oleadas de expulsiones en los años 1997, 2002 y 2005. Sin embargo, en 2006 su derecho a vivir y cazar en la reserva fue ratificado por una histórica victoria judicial.

Pero el Gobierno de Botsuana sigue violando la sentencia del Tribunal Supremo, exigiendo a los bosquimanos solicitar permiso para acceder a la reserva y denegándoles licencias de caza. Varios bosquimanos han sido detenidos y han sufrido abusos por cazar (práctica de la que dependen para sobrevivir), y recientemente el Gobierno prohibió al abogado que los representa desde hace tiempo entrar al país cuando tenía que defender a sus clientes en un juicio. Botsuana también se está enfrentando a las voces críticas de los medios: retiró un anuncio de la revista británica Geographical después de que esta publicase un artículo reprobando su trato a los bosquimanos.

El director de Survival International, Stephen Corry, declaró hoy: “Para los simpatizantes de los bosquimanos resulta especialmente irritante que el presidente de Botsuana haya sido laureado por la industria turística cuando su trato a esta tribu ha sido descrito como ilegal, inhumano y degradante. La vengativa y cruel campaña de Khama está empujando a los últimos bosquimanos cazadores al límite de la supervivencia. ¿Nuestro mensaje para todos los viajeros concienciados? Que viajen a cualquier otro sitio mientras este tremendo abuso no finalice”.