(Francisco Javier Zambrana Durán – Palacio de los Deportes José Martín Carpena)

Pájaros. Sobre la cabeza. O en ella. Depende de cómo quieran verse. Depende de si el que los tiene es quien danza sobre las cuchillas que liman el liso hielo o el resto. Depende de acertar. O de no hacerlo. Al fin y al cabo, poco importa el error. Y el acierto. Poco importan los pájaros, las cabezas. Y mucho menos que estén en ella.

            En ella sobre el hielo.

            “Una buena noche”, pinchaba Carlos Jean con ánimo a las 22:02 en un Carpena agitado. Como hace tiempo que no se veía. Sin pista de baloncesto, pero dispuesto para marcarse un ‘triple’. Con celeridad, con certeza, trayendo a sus personalidades. A sus ‘chicos’. También chicas.

            Y es que pocos eventos podrán estar representados por una eminencia deportiva masculina y terminar siendo protagonizados por la experiencia de quien buscaba un sueño. Ya lo decía Marilyn Manson: “Algunos quieren usarte”. Sin errar en sus consideraciones. Algunos quieren usar no solo tus consideraciones, sino tus aspiraciones.

            “Algunos”, Javier no. Jamás lo haría.

            La sinceridad con la que se pasea por su patio de casa, la pista de patinaje, presenta a una persona cercana. Sus galardones no le han privado de una personalidad que externaliza en cada paso. Aunque no acierte, caso que no se da, sigue adelante. Con una sonrisa, cumpliendo lo suyo. Sus retos. Y los de otros.

            Para hacerlo necesita que el resto deje sus teléfonos, que una pareja baile flamenco, haga un monólogo sobre las preciosas líneas de los patines o padre e hijo se fundan en uno. Necesita esa atmósfera para crear ilusión. Para que esta se sienta por sí misma. Así. Que nadie pueda imitarla.

            A ella.

            A la experiencia que retumba y resuena en los altavoces de un estadio que ya le vio en noviembre de 2018, y que pidió a gritos su nueva aparición. Esa que cumplió trayendo su gira a Málaga en un frío sábado del mismo mes que en su pasada llegada. Todo para volver a triunfar, exhibir su calidad, también calidez, y hacer vibrar. Otra vez.

            A todos. A ella. A la vida.

            A esa que, solo él, puede poner sobre el hielo.


Realizado por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Francisco Javier Zambrana Durán. – Todos los derechos reservados.

Print Friendly, PDF & Email