image

(Prensa Municipal)  El cantante malagueño abre las IV Jornadas de Internet en el Siglo XXI desgranando las luces y las sombras que ha supuesto la Red en la industria musical. La vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, protagonizará la próxima cita del ciclo el lunes en el Centro Cultural   21 de marzo de 2014.-   ”Los músicos ya no solo somos músicos, hemos tenido que aprender a ser también ‘showman’, empresarios y publicistas”. Con esta frase ha resumido el cantante malagueño Javier Ojeda una de las consecuencias que la explosión de internet ha supuesto en el mundillo. El artista, fundador de Danza Invisible y una de las grandes figuras de la música contemporánea en la provincia, ha protagonizado la inauguración de las IV Jornadas de Internet en el Siglo XXI, el ciclo organizado por el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre y que en esta edición reunirá a destacados deportistas, artistas, políticos y profesionales del mundo de la comunicación. Aunque su charla llevaba por título ‘Los nuevos tiempos de la música por las redes sociales’, Javier Ojeda ha aprovechado para desgranar las luces y las sombras que ha traído internet y los nuevos formatos digitales a la industria, y ha reivindicado el papel de los autores frente al poder de las grandes compañías discográficas, las televisiones o las radios. Con el Centro Municipal de Información a la Mujer (CMIM) como escenario, Ojeda ha sido presentado por el coordinador de las jornadas, Jesús Manuel Castillo, y por Isabel Durán, concejala de Cultura, una de las áreas del Consistorio que colabora en la organización del ciclo, junto a la de Igualdad y Bienestar Social, que dirige Pablo Montesinos. El artista, que en enero presentó su nuevo disco, ‘Barrio de La Paz Acto 1’, ha señalado que las redes sociales son actualmente ”imprescindibles” para que los conjuntos o solistas puedan promocionar sus productos, pero ha recordado que en ese ámbito hay que competir con todos los grupos del mundo. ”Hay quien se maneja brillantemente bien, y otros no tanto”, ha dicho Javier Ojeda, quien ha reconocido las dificultades que él, personalmente, se encuentra en este sentido, ”no tanto con Facebook, pero sí con Twitter”, ha admitido con buen humor. Sin embargo, ha insistido en la importancia de utilizar estas herramientas dentro de internet como arma de promoción, sobre todo en unos tiempos en los que muchos cantantes, incluido él, se ”autoeditan” para hacerse un hueco en un sector dominado por unas grandes compañías discográficas que funcionan como ‘holdings’ y como bancos, en tanto que se quedan con un porcentaje cada vez mayor de los derechos de autor o de los ingresos de los conciertos que estos protagonizan. Ojeda ha iniciado su intervención repasando la evolución de los formatos, empezando por el vinilo y terminando en los actuales formatos digitales (mp3, wav, avi, etcétera). En esta línea, ha reseñado que se enamoró de la música a través del vinilo (cuenta con una colección de más de 3.000 unidades en su casa), un formato que era además una ”fuente de cultura musical” que, en su opinión, empezó a perder parte de la magia con la llegada del CD hasta desembocar en lo ”etéreo” de internet. ”El paso a mp3, a mi juicio, supone una pérdida de información, aunque sea paradójico. Con toda la información al alcance de la mano, la gente tiene mucha menos cultura musical que en los 70 o los 80. La explosión de información es tan grande que la gente carece de tiempo para abarcarlo todo”, ha reflexionado. Respecto a los efectos de la piratería, Ojeda ha responsabilizado en buena parte a las empresas discográficas que ”no supieron reaccionar” ante la irrupción de los primeros programas, y ha resumido cómo este problema acabó derivando en un perjuicio para los propios artistas, que han tenido que ceder cada vez más sus derechos de autor y los ingresos que generan con sus actuaciones a estas compañías (hasta el 50% de las ventas de entradas en los conciertos, ha dicho). ”Hoy es una auténtica odisea vender discos. Y muchos artistas, sobre todo de mi generación, ya ni se lo plantean”, ha comentado el malagueño, quien ha explicado que en la actualidad el coste de editar un álbum ”de una manera decente, y no cutre” es como mínimo de 10.000 euros, y que habría que vender unas 1.200 unidades para amortizar esa cantidad. ”El gran dilema ahora es cómo hacer que la música evolucione, cuando todo funciona por dinero”. En esta línea, ha subrayado que él mismo se ha visto obligado a agudizar el ingenio y esforzarse más: ”Desde 2000 hasta ahora creo que no he trabajado nunca en mi vida”.   EMISIÓN EN DIRECTO VÍA INTERNET La charla de hoy ha sido emitida en directo por internet, una iniciativa del Área de Televisión que dirige Rocío Espínola y que se repetirá en las siguientes citas. Para ello, los usuarios pueden teclear, o copiar en su ordenador, ‘tablet’ o ‘smartphone’ la siguiente dirección:  https://new.livestream.com/accounts/2614936/events/2855485      CELIA VILLALOBOS, FERNANDO HIERRO Y MANUEL CASTILLO, PRÓXIMAS CITAS Tras la intervención de hoy de Javier Ojeda, el próximo lunes, 24 de marzo, la vicepresidenta del Congreso de los Diputados, Celia Villalobos, a las 17 horas ofrecerá una ponencia sobre política y redes sociales en el Centro Cultural Vicente Aleixandre. El 4 de abril, a las 12 horas, será el turno del sargento del Ejército del Aire e informático Jesús A. Montegui Marquina, que en el Centro Municipal de Información a la Mujer estudiará el papel de las nuevas tecnologías en las Fuerzas Armadas. Asimismo, en la misma semana, el 9 de abril a las 19:00 horas, el exjugador de fútbol Fernando Hierro, el periodista del Diario Sur, Sergio Cortés y el entrenador Álvaro Reina debatirán sobre deporte e internet en el Centro Cultural Vicente Aleixandre. Por su parte, el concejal de Nuevas Tecnologías del Ayuntamiento de Málaga, Mario Cortés, será el encargado de hablar a los asistentes sobre la administración municipal 2.0. Será el 25 de abril a las 12 horas en el Centro Municipal de Información a la Mujer. Por último, Manuel Castillo, director de Diario Sur, ofrecerá una ponencia el 8 de mayo a las 19,30 horas bajo el título ‘Periodismo en los nuevos tiempos de la www’.