lessa_hiRGB(Leide Lessa) Ciudad de México. 7 de la mañana. En un restaurante, desayunando, empiezo a leer algunos periódicos locales. Encuentro un artículo de Ethel Soriano que me interesa.

Ethel no sólo escribe regularmente en el periódico, sino que tiene un programa radial 6 veces a la semana — Crónicas de salud — y es concesionaria de centros de Rehabilitación Física.

Intento entrevistarla. Pero al final, solo pudimos hablar por teléfono. ¡Qué persona más dulce! Hablamos de su experiencia y de cómo Dios nos ayuda cuando necesitamos algo.

Además, era un momento muy especial de su vida, pues el día anterior, había sido su último día de quimioterapia.

Hace más de un ano, Ethel Soriano, conocida como la La voz más saludable de México, recibió la triste noticia de que tenía cáncer. Eso fue seguramente un golpe para ella, sus tres hijas y todos los miles de oyentes y admiradores que tiene.

Muchos están atentos a las noticias sobre el cáncer en México, pues es la segunda causa de mortalidad en el país, y alcanza a un 13% de la población. Pero, ese cuadro puede cambiar. La Dra. Kelly Turner, investigadora y conferenciante en el área de oncología integrada, descubrió que puede haber una remisión espontanea del cáncer. Hay una organización en Petaluma, CA, llamada Institute of Noetic Sciences [Instituto de Ciencia Noética], que hizo un estudio de más de mil casos de cáncer maligno que se sanaron espontáneamente.

Imagínese como la vida de tantas personas podría cambiar para mejor conociendo más acerca de esa posibilidad.

Una de las maneras de mantener el pensamiento en el camino de la salud es encontrar paz de espíritu, conectándose a un poder más alto, una actividad que podemos llamar oración.

La pensadora metafísica y pionera en la conexión Mente y cuerpo, Mary Baker Eddy, escribió en 1875 que “las corrientes calmas, poderosas, de la verdadera espiritualidad, cuyas manifestaciones son la salud, la pureza y la inmolación del yo, tienen que profundizar la experiencia humana…”.

Me encanta un versículo bíblico que cuenta cómo recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas, predicando las buenas nuevas y sanando todo tipo de enfermedad en el pueblo. Él tenía compasión de los que sufrían y por su fe y comprensión de un Dios todo bueno, inspiró a sus discípulos y a los que creen, a seguir su ejemplo.

Por eso, así como Ethel encontró su camino para la curación y yo misma me sano y veo a tantas personas que se sanan por medio de la oración, a través de la comprensión de que una fuente mucho más alta gobierna a cada uno de nosotros y al universo, en armonía, estoy segura de que tú también puedes oír interiormente la voz de la salud, y encontrar tu propio camino para una vida saludable, equilibrada y feliz.

Leide Lessa es maestra de la Ciencia Cristiana y escribe sobre la salud bajo una perspectiva espiritual.

Twiter: @leidelessa  email: lessal@csps.com