La Real Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de los Dolores, popularmente conocida como Los Moraos, celebró en la noche de ayer el tradicional besapiés a su sagrado titular. La iglesia de San Sebastián acogió un multitudinario acto en el que fieles y vecinos pudieron contemplar la imagen del Jueves Santo en primera persona.

Fueron muchas las personas que acudieron a uno de los últimos actos de la Cuaresma, que ya arranca la cuenta atrás para dar paso al inicio de la Semana Santa alhaurina. A las ocho de la tarde dio comienzo la Santa Misa en la que también se realizó la comunión general de hermanos, oficiada por el director espiritual de la cofradía, Reinaldo Aguilera. Una vez concluida, el Nazareno del Paso se expuso en devoto besapiés, momento que aprovecharon numerosos fieles para mostrar su respeto hacia el titular.

Como colofón, algo que ya viene siendo habitual en estas fechas, los hermanos pudieron disfrutar de un chocolate en los salones de usos múltiples, ubicados en los bajos del Mercado Municipal. También aprovecharon para intercambiar impresiones acerca de lo que está siendo la Cuaresma y muy especialmente sobre su estación de penitencia del Jueces Santo.

José Antonio Bernal, hermano mayor de Los Moraos, se mostró orgulloso y agradecido por la respuesta tan positiva que tuvieron los devotos acudiendo a la parroquia. Como ya adelantó hace algunas semanas, recordó que la gran novedad de este año es la presencia de los regulares de Ceuta, que acompañarán a los sagrados titulares durante todo el itinerario procesional. Además, comentó que será una procesión con un recorrido más extenso, si bien no tendrá influencia en la duración.

Con la culminación de este acto se entra de lleno en la recta final de la Cuaresma y apenas resta una semana para el Domingo de Ramos, cuando será la puesta de largo oficial de las cofradías alhaurinas.

Print Friendly, PDF & Email