acto inauguracion exposicionInaugurada en el Centro Cultural ‘Vicente Aleixandre’ una exposición de la pintora malagueña, de temática variada y que incluye paisajes, bodegones y retratos. Podrá visitarse hasta el 26 de febrero

‘Reflejos de nuestro mundo’ es el título de la exposición que se inauguró anoche en el Centro Cultural ‘Vicente Aleixandre’. Se trata de una muestra de Maria Victoria Jiménez, pintora malagueña muy relacionada con  Alhaurín de la Torre. Son frecuentes  sus visitas a nuestro municipio, donde reside y ha ejercido como docente muchos años su hermano Salvador, quien con su apoyo e interés se ha erigido en su mejor comisario artístico. Alrededor de una treintena de óleos componen la muestra, en la que el espectador encontrará variedad temática, con paisajes, bodegones y aproximaciones a la figura humana.

 

Al acto de inauguración asistió la propia artista y el concejal de Cultura, Mario Pérez, así como amigos y familiares de la pintora y vecinos en general. Nacida en 1945, María Victoria es una gran amante de las bellas artes en general desde que era muy niña, cuando, fijándose en su padre, que era delineante, comenzó a dibujar. Su dedicación al dibujo artístico y lineal, asignatura en la que destacó en bachiller, la llevó a formarse en la malagueña escuela de artes aplicadas y oficios artísticos y, posteriormente, a hacer cursos monográficos de pintura.

 

Tras participar en exposiciones en Nerja y Benalmádena en los años 70 y 80, sus obligaciones familiares y profesionales como docente, la alejaron durante mucho tiempo de su gran pasión, aunque nunca dejó de pintar con su imaginación, de guardar pinceles, colores y formas en su mente, para  reflejar, comunicar y transmitir el mundo a través de su óptica. A partir de 2006, sus circunstancias personales le permitieron por fin retomar la pintura, que, según ella misma afirma, “necesita tanto como respirar”.

 

Con Renoir como pintor de cabecera y una gran admiración por los impresionistas en general, el estilo de María Victoria está a caballo entre el impresionismo y lo figurativo, en un término medio en que, desde su primera pincelada, sorprende por su vitalidad hasta acercarse a una iconicidad realista con sus trazos. La naturaleza y las figuras en movimiento son su fuente de inspiración, buscando permanentemente perpetuar la vida con una alegre paleta de colores. La muestra puede visitarse hasta el 26 de febrero de lunes a viernes, en horario de 10 a 13’30 y de 17 a 20 horas.

Print Friendly, PDF & Email