mathematics-1509559_640(jmm caminero)Se puede definir genio aquella persona que ha realizado una obra creativa o de descubrimiento que es como un salto cualitativo en relación a lo anterior. Aunque sea una perogrullada no se puede decir o llamar genio a una persona hasta que no haya hecho una obra genial y sea considerada por la comunidad especializada una obra sobresaliente en grado sumo o genial. Por lo tanto, una persona puede tener mucho talento, pero no genio hasta que dicha obra se crea o construye o descubre o se realice, pero también al mismo tiempo sea aceptada como genial por la comunidad de expertos en esa materia. Por lo cual pueden existir obras que sean geniales, pero sean consideradas después del fallecimiento del autor. ¿O pueden, como posibilidad, obras que puedan ser geniales, que en su época no se admitan y se pierdan o se destruyan o se olviden.

Indicaremos algunas características sobre la genialidad:

– Podríamos indicar que la genialidad o el genio está conformada por varios niveles: un alto conocimiento en esa materia, una creatividad excepcional en esa disciplina o temática y una cantidad enorme de tiempo dedicado a esa cuestión.

Por eso se habla según Ericsson que se necesitan diez mil horas dedicadas a y en una materia para alcanzar un alto grado de creatividad.

– Desde Kant y el romanticismo se puede definir la genialidad y al genio como la persona que descubre ideas o aspectos o conceptos o fórmulas que antes no estaban descubiertos o admitidos. Diríamos que nos descubre nuevos mares o interpretaciones de nuevos mares de la realidad y en la realidad.

Es como abrir nuevos caminos y nuevos horizontes. Y que después estos sean admitidos como necesarios y convenientes y explicativos para la humanidad.

– Se ha estudiado si la genialidad o el gran talento de una persona, como potencial se puede destruir en edades tempranas, porque el mismo individuo que lo arrastra y lo carga no es consciente o no hace por desarrollarlo, en segundo lugar, porque no adquiere la formación suficiente en una materia para poder destacar y dar el salto y abrir nuevos caminos, en tercer lugar, porque incluso habiendo descubierto algo importante, o estar al borde de descubrirlo, no se le dan la situación vital y social para dar ese último paso; o cuarto, que habiendo descubierto algo, sus coetáneos y los especialistas en esas materias, no lo admiten o no les llega o incluso se pierde…

– En cuanto a la inteligencia cada generación nace un tanto por ciento de personas de altas capacidades y de alta inteligencia, en alguna materia o en varias. Por lo cual, diríamos que sea cual sea la sociedad o el país o la cultura o el estrato social cada tanto por ciento de personas están en las gamas altas de altas capacidades, altas inteligencias, altas creatividades. Otra cosa es que esa sociedad sea capaz de desarrollar, incentivar, aprovechar dicho talento, dicho regalo…

  1. Desde un punto de vista más literario-filosófico el genio o la genia o la genialidad podríamos indicar algunas notas:

– Ver lo que otros no ven, siendo lo que se ve cierto y verdadero.

– No hay que proponerse ser un genio, ni siquiera hacer una obra genial, porque eso es una carga que es difícil soportar, pero si se puede intentar abrir nuevos caminos, cada uno en su materia, siempre que sea para mayor grado de verdad y de bondad y de utilidad.

– Una persona genial no tiene por qué ser extravagante.

– Muchos quieren ser genios, y tienen la pose de ello, pero el que es de verdad o puede serlo, la persona que cree puede tener un gran talento en una materia con alta creatividad, para ella es un gran peso y una gran carga tener ese posible gran talento.

– Todo genio es más genio si se muestra una persona humilde y modesta.

– La genialidad es diríamos el comportamiento adaptativo y evolutivo que la especie ha creado para intentar sobrevivir. Porque los genios nos descubren nuevos aspectos de la realidad que nos permiten vivir y sobrevivir mejor. Somos conscientes de que aquellos que descubrieron o aprovecharon el fuego y aquellos que fueron capaces de hacerlo serían personas geniales.

– Docenas de descubrimientos parciales realizados durante mucho o poco tiempo, llega una persona y le da una nueva orientación y conformación. A eso denominamos genio.

– Para hacer una obra genial, además de tener talento-capacidad especial o sobresaliente sobre una materia, se necesita también tener conocimientos muy especializados sobre esos temas y temas conexos, en tercer lugar, haber dedicado miles de horas posiblemente a esa cuestión, en cuarto lugar, tener una creatividad e ingeniosidad para ver y percibir esos temas desde otras perspectivas, quinto tener una paciencia enorme para esperar lleguen las soluciones que se están buscando desde hace meses o años o lustros, quinto no desesperar si no se encuentran…

– El genio o la persona de gran talento ya lleva demasiada carga sobre si misma, por llevar ese fardo tan pesada de la creatividad divergente, por lo tanto debe intentar adaptarse a la realidad todo lo posible, y de ese modo, intentar materializar ese talento…

– No es un regalo, ni es un don tener un gran talento que se puede cristalizar en descubrir una obra genial, y después ser considerado un genio. Para quién lo lleva, casi siempre es en cierto modo una especie de enorme esclavitud. No es agradable cuando la mayoría dicen no, tú demostrar que es sí, cuándo la mayoría dicen sí, tú tener que demostrar que es no…

– Personalmente yo le diría a la persona que pueda ser genial en algo, si es que es capaz de descubrirlo, y después de demostrarlo, y en tercer lugar, que le sea aceptado, es que intente ser humilde y modesta, que no pierda el sentido de la realidad… y que sonría y que espere sonriendo…

Para concluir nos tendríamos que hacer la pregunta de aquel escritor que cuando viajaba por los Estados del Sur de Norteamérica, se preguntaba, al ver cientos de aparceros, ¿cuántos genios entre esas personas estarán ahí y se habrán perdido?

La segunda cuestión es si obras geniales o de gran talento se pierden, incluso hoy, quizás no tanto en las ciencias naturales o lógico-matemáticas, pero si quizás en las artísticas.

Y en tercer lugar, hoy se podrían realizar diagnósticos precoces de talento y de las inteligencias múltiples de los individuos, sabiendo ese dato se podría promocionar e incentivar a esas personas, y después ver y esperar si algunos crean en sus respectivos campos “nuevas obras de gran talento o incluso geniales”. No olvidemos que un tanto por ciento bastante alto entre el fracaso escolar se produce parece ser con personas de inteligencias superior a la media.

Por lo cual, nos preguntamos si con tantos medios existentes ahora, por qué en muchas sociedades y países y Estados y sistemas culturales y educativos no se promociona el talento y la genialidad desde la escuela y desde edades tempranas. Talento y genialidad que puede ser en múltiples materias…

Porque para la persona que cree lleva un gran talento y apenas lo puede explotar o no le es reconocido o no lo ha desarrollado, pero sabe que lo lleva es una enorme carga. Y para la sociedad es una pérdida de riqueza enorme, en un tiempo que la creatividad y la innovación son esencial para todo el tejido industrial y por tanto para el social y por consecuencia para el empleo. La sociedad que sea capaz de desarrollar todo el talento que nace en ella, esa sociedad tendrá más posibilidades de sobrevivir en el futuro a medio y largo plazo.

http://soliloquios.blogia.com

© jmm caminero (24 octubre-26 nov. 2016 cr).

Fin artículo 689º: “Sobre el genio”.

*

Print Friendly, PDF & Email