Los folletos de Survival destacan la difícil situación que atraviesan los indígenas aislados a solo 100 km de Machu Picchu.
© Survival

Recientemente, representantes de Survival entregaron folletos a los visitantes en la estación de tren de Machu Picchu y repetirán esta acción en el futuro.

Los folletos destacan la situación de losindígenas aislados del “Valle Sagrado” del río Urubamba, el mismo valle donde se encuentra Machu Picchu.

Los indígenas, entre los que se encuentran miembros de las tribus nanti y mashco-piro, habitan a tan solo 100 kilómetros de Machu Picchu. A pesar de vivir en la reserva protegida de Kugapakori-Nahua-Nanti, el Gobierno tiene previsto abrir su tierra a la exploración de hidrocarburos.

El proyecto energético más grande y tristemente famoso de Perú, los campos de gas de Camisea, se encuentra en las profundidades de la reserva.

Propiedad de un consorcio de empresas gasísticas extranjeras, entre ellas la española Repsol, Pluspetrol y Hunt Oil, el proyecto ha recibido autorización para expandirse aún más por la zona, a pesar de los riesgos que esto supone para las comunidades indígenas.

La organización de indígenas amazónicos AIDESEP, junto con las organizaciones indígenas locales FENAMAD, ORAU y COMARU, emitió recientemente un comunicado en el que decía que los indígenas aislados de la región serían exterminados si el proyecto sigue adelante.

Stephen Corry, director de Survival, ha declarado hoy: “Perú presume de Machu Picchu, su extraordinaria ciudad andina, ante los turistas internacionales, y con razón. Esos mismos turistas pueden ver con sus propios ojos la pobreza de los indígenas quechuas que descienden de aquellos que construyeron esa obra maestra, y pueden leer sobre el salvaje trato que los españoles dieron a los indígenas cuyas tierras invadieron y usurparon. No cabe duda de que también deberían saber que la historia se repite, con la invasión y la usurpación, esta vez tramadas en Lima, de los indígenas nantis y mashco-piros no contactados”.La Reserva Nahua-Nanti actúa como zona de amortiguamiento alrededor de otra importantísima atracción turística, el Parque Nacional del Manú.