Apenas se han registrado incidentes graves en el término municipal pese a las abundantes precipitaciones en el Valle del Guadalhorce. El alcalde subraya la “efectividad” de los areneros y las canalizaciones de pluviales. El Plan Municipal de Emergencias se activó a medianoche.

El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, ha vuelto a destacar el buen funcionamiento de las redes e infraestructuras del municipio frente a las lluvias torrenciales, después de las fuertes precipitaciones que se han registrado a lo largo de la pasada noche y esta mañana en la comarca del Guadalhorce y que han dejado importantes daños en otras localidades.

“Se demuestra que hemos realizado buenas inversiones en los pasados años y que eran necesarias. De lo contrario habríamos tenido importantes destrozos. Las infraestructuras están funcionando”, ha señalado el primer edil, que ha cifrado en diez millones de euros las inversiones de este tipo sumando las actuaciones más importantes en los últimos ejercicios.

El Ayuntamiento activó la pasada medianoche el Plan Municipal de Emergencias por la previsión de fuertes lluvias en la zona. Como consecuencia de ello, Policía Local, voluntarios de Protección Civil, bomberos, Servicios Operativos, Guardia Civil y bomberos estaban prevenidos para cualquier actuación que fuera necesaria. La primera decisión fue cortar al tráfico el paso por el vado de Zamorilla sobre el Arroyo del Valle, en previsión de que esta infraestructura quedara desbordada, como así sucedió. El aguacero comenzó pasadas las tres de la madrugada.

En el Valle del Guadalhorce han caído entre 40 y 50 litros acumulados en 12 horas según datos de la Red Hidrosur de la Junta de Andalucía. Los principales daños se han registrado en Alhaurín el Grande. Aparte del corte de la carretera de Zamorilla, en Alhaurín de la Torre las incidencias han sido mínimas, si bien se han movilizado a los operarios para atender la limpieza y retirada de sedimentos acumulados en caminos y carreteras.

Es la segunda vez en 15 días que el municipio afronta un fuerte aguacero sin que se hayan producido daños graves como en otras ocasiones. En este sentido, Villanova ha recalcado la “efectividad” de los areneros que se construyeron en las cabeceras de los arroyos y que solo dejan pasar el agua, acumulando en el curso alto la tierra, residuos o sedimentos y evitando desbordamientos y daños en la vía pública.

También se ha comprobado la operatividad de los nuevos embovedados como el del arroyo Blanquillo (entre Mirador de Bellavista y el Parque Ferial) o las obras en encauzamiento como la del centro de Torrealquería. Aparte de la limpieza y actuaciones tras las lluvias, el Área de Servicios Operativos que dirige Prudencio J. Ruiz lleva a cabo habitualmente trabajos de mejora y mantenimiento en estas infraestructuras y en caminos a modo de prevención.

En este sentido, cabe citar la ejecución de cunetas en carriles de Loma de Cantarranas y Mestanza; las reparaciones de socavones en Los Callejones o la limpieza y desbroce en areneros y cauces. En el día de hoy se han limpiado en pocas horas el vado de Zamorilla o el llamado camino de Leiva de La Alquería, entre otros.

Print Friendly, PDF & Email