(Jmm Caminero) ¿Acaso un millón de hormigas en un hormiguero es capaz de presentir o pensar que existe un organismo que se llama elefante y cómo medio funciona o una ballena?

– Un problema subyacente a la paradoja de Fermi, sería éste, imaginamos que otras civilizaciones de existir, serían semejantes o parecidas a la nuestra, o a las evoluciones que hemos tenido en estos dos millones de años, aunque tengan cinco brazos o tengan dos cabezas, o incluso sean una “pasta energética inteligente sin forma o sin materia, sino solo energía”.pero todas esas maneras que podemos imaginar, son limitadas, porque ni siquiera hace dos siglos, los más creativos e inteligentes y cultos y sabios de nosotros los humanos, pudieron imaginar, el desarrollo que ahora tenemos, y el saber que ahora disponemos. Por tanto, nosotros no podemos imaginar, ahora y hoy, cómo será el mundo humano dentro de cinco o diez siglos, al menos por el momento, cómo vamos a ser capaces de imaginar, de existir, cómo será la vida en otras partes de las galaxias, ni menos, la vida inteligente…

Por lo cual, en parte la paradoja de Fermi, se resuelve… Es decir, no es un problema real, ya que lo que el ser inteligente o racional, puede crear, depende de la evolución de esa especie y de sus civilizaciones, por lo cual, puede crear mundos inimaginables para nosotros. Dicho de otro modo, estamos a punto de crear los ordenadores cuánticos, cuándo sean una realidad, dentro de cincuenta o cien años, el mundo cambiará completamente. Será otro mundo diferente al actual. Por tanto, todo cambiará, y todo es todo.

Imaginemos que una especie inteligente, que vida a cien millones de años luz de nosotros, no solo ha llegado a los ordenadores cuánticos, sino diez pasos más allá de esos ordenadores, diez cambios tecnológicos y de conocimiento, que suponen diez revoluciones después de los ordenadores cuánticos…

Una civilización así, no podemos ni imaginar, ni como sería, ni cómo piensa, siente, es o dónde ha llegado, ni siquiera si está formado por individuos, algo parecido a nosotros con sociedades, o a superorganismos como las termitas, o a sistemas energéticos sin materia, por decirlo de alguna manera…

Por consecuencia, no niego que sigamos con los sistemas de recepción de datos, SETI y semejantes, sino que tenemos que perfeccionarlos y amplificarlos, en todos los sentidos. Pero incluso, pueden ser nuestros sistemas de recepción tan obsoletos y primitivos, que no podamos ver nada, igual que si una tribu de África con señales de tambores quiere comunicarse con nosotros a cinco mil kilómetros.

– Lo que se denomina principio antrópico es verdad y no es verdad. Ciertamente, nuestra vida y vida humana, está formada o conformada por un sistema y en un megasistema, es decir, intervienen cientos de factores y relaciones y funciones, y con que cambie uno, cambiaría todo. Pero también es cierto, que pueden darse en una multitud de universos posibles, de estrellas y planetas posibles, multitud de combinaciones, y algunas acabar en vida, y también en vida inteligente. Igual que existen multitud de combinaciones de sonidos posibles, formando millones o trillones de composiciones posibles, solo con unas docenas de notas.

En la misma tierra, con los mismos factores o similares, la enorme cantidad de vida diferente, se habla entre dos y veinte millones de especies vivas actuales, sin olvidad, los millones de hayan existido y que han desaparecido, ni siquiera, sin negar la posibilidad, de millones de otras especies que pueden surgir en el futuro, aunque nosotros desapareciésemos…

Por tanto, este principio, modelo o ejemplo o analogía, puede aplicarse al universo, o al menos, a un planeta de al menos una galaxia, una vez en toda su existencia. Pero una sola vez, de vida inteligente, en una galaxia, sea ayer u hoy o mañana, son muchos millones de posibilidades de vida y de vida inteligente en el universo, ya que al menos existen cien mil millones de galaxias.

Y eso, explica, que puede existir vida inteligente, y también, la dificultad de comunicación entre esta vida inteligente. Porque imaginemos, que nosotros somos la única vida inteligente en toda nuestra galaxia, pero ni siquiera podemos saber, si las cien galaxias más cercanas a nosotros, tienen vida ahora mismo, o la tuvieron y ya se extinguió, o la tendrán dentro de cien millones de años, y nosotros seguiremos estando o no…

– Podemos pensar, que igual del paso de la no vida a la vida, es difícil, pero cuándo se produce, es difícil, su desaparición, aunque hayan factores muy contrarios, siempre esa vida se desarrolla. Debemos pensar, o desearía pensar, que cuándo se da la vida inteligente, y se produce en un sistema, la desaparición de ella, es difícil.

Ciertamente, estamos muy condicionados con el temor que tenemos, que nosotros mismos podemos desaparecer, porque tenemos sistemas culturales muy primitivos, según mi opinión, pero eso no es óbice, que pienso que cuándo la vida inteligente se establece en un planeta, ésta puede evolucionar. Hemos visto que nosotros somos los descendientes de docenas especies inteligentes que nos han precedido, y nosotros seremos causa o antecesores de otras que surgirán. O eso es lo que pienso.

Si nosotros mismos, fuésemos conscientes, que nuestra inteligencia es limitada, nuestros conocimientos y saber también, y que somos unos seres primitivos, a y en todos los sentidos, sería suficiente, para desde hoy mismo, empezar a poner en crisis todo, y esto nos llevaría a pensar y a ser más racionales en todo, y por tanto, supongo a tener más posibilidades de sobrevivir como especie, de empezar a habitar el sistema solar, a cambiar multitud de concepciones, a avanzar, en formas y maneras, a alcanzar mayores grados de verdad y de bondad, y por tanto, a tener más posibilidades de sobrevivir. Pero para eso tenemos que ser conscientes, de que aunque hemos avanzado mucho, no lo niego, todavía somos unos seres primitivos, con civilizaciones primitivas, con modos de ser y estar primitivos, con conocimientos primitivos, y con aplicaciones morales primitivas…

– Hay otra cuestión, que se ha denominado los límites del desarrollo de toda civilización, o las teorías de Haqq_Misra y Seth Baum. Es decir, que ninguna civilización tendría recursos suficientes para seguir creciendo, sea exponencialmente o en forma más limitada.

Sin entrar demasiado, el concepto recursos es muy limitado, tanto en el tiempo como en el espacio. Es decir, en diez kilómetros cuadrados de nuestro planeta, según si el sistema conceptual es preneolítico, podrían vivir un número de personas, si es neolítico, otro, si es industrial otro, y si es postindustrial otro.

Es cierto que existe limitación de materia en el planeta, o en un sistema solar, pero se intuye que no tiene por qué existir limitación en la energía. La energía de fusión por ejemplo. Y si no se tiene límite en la energía de fusión, podría cambiarse los demás parámetros. Ciertamente, no podemos imaginar un mundo humano como será dentro de mil años, por tanto, esta cuestión, queda en el horizonte, no se puede contestar.

Ciertamente, se olvida, que cada siglo que pasa, se va acumulando más saber, y cada siglo que pasa, se van acumulando la experiencias y actos y pensamientos de más individuos, incluso en la actual sistema de organización de la especie. Por lo cual, la acumulación de conocimientos de dentro de mil años, y la cantidad de individuos que haya existido hasta ese momento y sus consecuencias son impredecibles para nosotros…

Por lo cual, la paradoja de Fermi, a mi modesto entender, es un instrumento teórico y simbólico para continuar pensando, pero en muchos sentidos, es errónea. Es, como tantos problemas o modelos, que nos permiten pensar e imaginar, pero no es correcta. Pueden existir millones de organismos microscópicos en este planeta, que nosotros desconocemos, y por eso no dejan de existir…

De todos modos, yo daría un consejo a los que gestionan y dirigen el mundo, exista o no exista Dios, yo no intentaría quitarlo del corazón de los humanos, como tantos grupos de poder desean e intentan, y tantos colectivos quieren, porque exista o no exista Dios, la hipótesis Dios, un Dios racional y moral, todavía lo necesita la humanidad para sobrevivir, e incluso para intentar relacionarnos con otros seres de otras galaxias. Porque al final, se me ha caído un trozo de pastilla al suelo, y la he encontrado porque sabía el color y la forma, porque sabía lo que tenía que buscar, pero si no sé lo que tengo que buscar, no sé lo que tengo que encontrar y cómo hallarlo. Este es el problema en el fondo. No sabemos lo que hay en el universo, ni cómo es lo que hay, cómo tenemos que buscarlo y cómo encontrarlo. Paz y bien.

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es     © jmm caminero (20 junio-18 agosto 2019 cr).

Fin artículo 1.760º: “La paradoja de Fermi y otras civilizaciones y, V”.

Print Friendly, PDF & Email