Los tres menores formaban parte de una banda organizada para robos de casas en la localidad. La Guardia Civil seguía los pasos de los maleantes desde enero, tras la detección de dos de los integrantes, previo al desmantelamiento de la banda.

El Modus Operandi era a plena luz del día, en casas y chalets aprovechando las salidas de los dueños. Unos robaban mientras otros hacían labores de vigías, saltando muros y tapias forzando las ventanas o puertas abiertas. Los robos se limitaban a joyas y objetos pequeños pero de valor, como móviles, portátiles etc.

Entre el material incautado se ha encontrado gran cantidad de aparatos informático, electrónico, como consola de juegos, cámaras, móviles, portátiles, los cuales luego eran vendidos en rastros de la provincia.

Los menores detenidos han sido puesto bajo custodia de padres y la Fiscalía de Menores de Málaga.