(UPyD) Gracias.  No creo que haya mejor manera de comenzar un año que dando las gracias, y por eso, gracias a todos aquellos que habéis apoyado mi anterior escrito, que no habéis sido pocos, gracias a todos aquellos que habéis comprendido y os habéis visto reflejados en la historia de mi padre, gracias, de corazón.

Una vez dicho esto, quisiera formularles una pregunta ¿creen que hay posibilidad de que ocurra un cambio político que acabe con el bipartidismo? ¿creen que España tiene arreglo?

Para una enorme mayoría de los españoles la respuesta es un rotundo e impotente ¨no¨.

Un no que es producto del esfuerzo de las élites que nos gobiernan que año tras año desde hace mucho tiempo se han esforzado en hacer creer que no podemos cambiar nada, que más vale conformarse con lo que tenemos, que nuestra mejor opción es elegir a los de siempre y que en definitiva, esto es lo que hay. Pero eso, es una gran mentira.

Año 1789, 14 de julio, Francia. En aquel día se toma la Bastilla y comienza la Revolución Francesa, una revolución que llevaría a la promulgación de la segunda constitución de la historia y a la creación de la Declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano. Los franceses, sin educación, sin Twitter, sin comida casi, cambiaron su país de forma radical y con ello la historia.

Año 1812, 19 de marzo, Cádiz. Se promulga la Constitución más moderna y liberal de la época en plena Guerra de la Independencia. Cuando esta se gana, vuelve el rey Fernando VII y al poco de firmarla la abole. El rey Fernando VII, mientras los españoles éramos masacrados por tropas francesas, se encontraba en un castillo francés como invitado de Napoleón.

¿Qué nos enseña la historia? En primer lugar que los ciudadanos tenemos el poder de cambiar las cosas, antes con Revoluciones más o menos sangrientas y hoy con el voto.

Pero en segundo lugar la historia nos enseña que los ciudadanos debemos tomar nota de todo lo que nuestros gobernantes hacen y cuando estos nos engañan no volver a confiar en ellos, porque nos condenarán a la mediocridad.

Nuestra historia está para aprender de los errores, no para reabrir heridas como algunos se esfuerzan en hacer. Nuestra historia no puede ser la excusa de nuestros defectos sino la razón de nuestras virtudes.

Comienza un nuevo año, llegan elecciones y lo cierto es que en todos estos años de crisis hemos sufrido decepción tras decepción: Se han subido impuestos, se han liberado asesinos y violadores a una velocidad nunca vista en la justicia, se ha empeorado la calidad laboral y todo esto debe ser razón para que los ciudadanos tomemos nota.

Este artículo es un artículo de esperanza, pero también de advertencia. Porque podemos cambiarlo todo, pero tenemos que ser exigentes con nosotros mismos y con quienes nos gobiernan. No podemos seguir creyendo que esto no tiene solución y que la único opción son los de siempre.

El título de este escrito nos preguntaba ¿Hacia dónde vamos este 2014? La respuesta es clara: A donde elijamos los ciudadanos.

-Daniel Gándara (UPyD Alhaurín).