Expurgo3 (Small)Con esta propuesta trasladada a la Junta de Expurgo serán más de medio millón los documentos destruidos en la provincia con más de 13.000 cajas retiradas

La Consejería de Justicia e Interior va a eliminar 109.658 expedientes judiciales antiguos en Málaga, guardados en un total de 2.211 cajas, con el objetivo de liberar espacios de los archivos de los juzgados y tribunales malagueños. Esta propuesta se ha trasladado a la Junta de Expurgo, de la que forman parte la Junta y el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), para la destrucción selectiva de la documentación carente de valor de los órganos judiciales de la comunidad.

 

Los documentos que serán próximamente destruidos en esta provincia proceden de nueve juzgados de Instrucción de la capital malagueña, así como de seis juzgados de  Primera Instancia e Instrucción de Estepona , Coín y Fuengirola.

 

Este nuevo expurgo de documentos en la provincia se suma al realizado durante el pasado año con la eliminación de otros 427.857 expedientes judiciales antiguos de los juzgados de la capital guardados en más de 10.949 cajas.  Los documentos que fueron destruidos en esta provincia proceden de 15 juzgados de Instrucción de la capital malagueña, así como diversos órganos judiciales de la Costa del Sol.  En concreto, los juzgados números 1, 2 y 3 de Primera Instancia e Instrucción de Estepona y el juzgado número 9 de Instrucción de Torremolinos.

 

Esta eliminación selectiva superará a nivel andaluz los tres millones de expedientes desalojados de los archivos judiciales andaluces en cerca de 60.000 cajas en lo que va de legislatura. En esta segunda fase de eliminación selectiva también se conservarán un total de 8.728 expedientes, distribuidos en 252 cajas, que serán trasladados al archivo histórico provincial de Málaga.

 

Con esta nueva acción, la Junta quiere seguir avanzando en el proyecto de eliminación de documentación judicial antigua y sin utilidad al suponer una mejora importante de los espacios en los archivos judiciales andaluces. La primera destrucción masiva de esta documentación judicial sin valor, que corresponde a diligencias previas y juicios de faltas de las décadas de los años 70, 80 y 90, se inició en 2012 en seis provincias –entre ellas Málaga- y posteriormente se ha extendido al resto de Andalucía.

 

El volumen de la documentación judicial en Andalucía carente de valor susceptible de ser destruida es de tal magnitud que alcanzaría una longitud que se aproximaría a los 400 kilómetros si se alinearan todas las cajas que contienen esos documentos.

 

El objetivo fundamental de esta iniciativa es liberar espacio en los archivos y tribunales, así como profundizar en el proyecto de modernización que viene impulsando la Junta para potenciar la progresiva eliminación de documentación que no tiene ningún valor y avanzar en el proceso de impulso de una Justicia digital y sin papeles. De esta forma, se logra un ahorro de costes y de tiempo y se contribuye a la protección del medio ambiente.

 

El delegado del Gobierno andaluz en la provincia, José Luis Ruiz Espejo, ha afirmado que “este proyecto pretende dar respuesta a uno de los problemas más acuciantes de la Administración de Justicia como es la saturación de los archivos judiciales y la falta de espacio en sus instalaciones y que ofrecen una imagen desfasada y negativa de este servicio público”.

 

Ruiz Espejo asegura que “no tiene ningún sentido conservar expedientes que no tienen nada de valor ni de interés y que están ocupando inútilmente un lugar en los archivos, un espacio que necesitamos liberar para acoger nuevos documentos o bien destinarlo a otros usos más perentorios”.

 

El delegado ha puesto de relieve el valor del trabajo que viene realizando la Junta de Expurgo, cuyos resultados han sido elogiados incluso por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Además, ha anunciado que su departamento va a seguir avanzando en esta iniciativa con el objetivo de mejorar los archivos judiciales y modernizar su gestión.

 

Criterios de selección

 

Uno de los criterios principales en la selección de los documentos judiciales que se van a eliminar o archivar es su interés judicial e histórico, para lo que se cuenta con la colaboración de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, que tiene un papel relevante en la aprobación de las correspondientes tablas de valoración. De esta forma, se garantiza la conservación de la documentación con valores históricos o bien de aquélla que posea un relieve social, económico, político o cultural.

 

Esta eliminación de expedientes judiciales antiguos es acordada por la Junta de Expurgo, un órgano creado por el Gobierno andaluz y el TSJA para impulsar la gestión de este proyecto mediante el análisis y ordenación de toda la documentación susceptible de ser eliminada o conservada.

 

La Junta de Expurgo es un órgano colegiado de naturaleza administrativa presidida por una magistrada y que cuenta con el apoyo de un miembro de la carrera fiscal, un secretario judicial, la jefa de servicio de Archivos Judiciales de la Consejería de Justicia e Interior, un funcionario archivero y otro funcionario que hace las veces de secretario. Este órgano determina la exclusión o eliminación de expedientes procesales o, en caso contrario, la transferencia de los mismos a la Administración competente en materia de patrimonio histórico. La Junta ha dado un plazo de dos meses a los interesados en las actuaciones judiciales para que con pudiesen optar a recuperar, antes de su destrucción,  aquellos documentos aportados en su día a los procesos y cuyas referencias se han publicado con anterioridad en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA).

 

El TSJA ha valorado positivamente la destrucción de documentos judiciales y ha puesto de relieve la necesidad de seguir potenciando esta iniciativa del Gobierno andaluz. La Junta, por su parte, ha subrayado la importante labor realizada por los secretarios judiciales y los funcionarios de auxilio judicial que colaboran de forma decidida con los técnicos de archivo de la Consejería de Justicia e Interior.

 

Nuevo sistema de gestión de archivos

 

Este proyecto  se encardina también en la definición de un modelo único de tratamiento y gestión documental, que haga posible el control y acceso a la documentación judicial desde su creación hasta su eliminación o conservación por interés judicial o histórico. En esta línea de trabajo se encuentra el proyecto JARA, implantado por la Junta en en Málaga y que se ampliará al resto de  Andalucía en un futuro para gestionar los  archivos de documentación judicial.

 

El delegado de la Junta ha elogiado este nuevo modelo de gestión documental que se está impulsando  de forma pionera en los juzgados de Málaga y que se inserta en la decidida apuesta del Gobierno andaluz por la modernización de la Administración de Justicia y el desarrollo de las nuevas tecnologías con el objetivo de ir avanzando hacia una progresiva eliminación del papel y hacia una Justicia digital, más ágil y eficiente.

 

Print Friendly, PDF & Email