image

El arrestado, de 26 años, portaba una pistola simulada, había atado a los empleados con bridas de plástico y se había puesto el uniforme de uno de ellos. La intervención de la policía y la Guardia Civil permitió también recuperar el botín de las cajas registradoras

La Policía Local de Alhaurín de la Torre y la Guardia Civil detuvieron anoche a un individuo en una intervención conjunta que permitió frustrar un intento de atraco en un supermercado del municipio. El hombre, de 26 años, portaba un arma de fogueo y había retenido a dos empleados del establecimiento antes de ser arrestado por los agentes. Los hechos se desarrollaron durante la noche en un local situado en la avenida de la Calera.

En torno a las 23,20 horas la policía recibió una llamada por parte de una persona que alertó de que posiblemente se estaba cometiendo un robo en dicho establecimiento, a lo que se sumó el aviso de otro vecino que se personó en la Jefatura informando de que había visto allí a una persona con pasamontañas y un arma de fuego, y que en el interior había varios trabajadores que podrían encontrarse retenidos. Los agentes se desplazaron entonces rápidamente al lugar de los hechos y observaron que tanto al puerta principal como la de servicio se encontraban cerradas.

Tras escuchar fuertes voces en el interior, procedieron a acordonar la zona y a vigilar las posibles salidas. En ese momento, llegó también una dotación de la Guardia Civil. Desde sus puestos, los agentes apreciaron cómo hasta tres veces se abrió la puerta de servicio y se asomó un individuo con pasamontañas. En torno a las 23,43 horas, salió un hombre al espacio existente entre la puerta de acceso y la reja exterior de seguridad, momento en el que las fuerzas presentes procedieron a darle el alto, informándole de que mantuviese las manos visibles y que se diese la vuelta.

Mientras los agentes se aproximaban a él, la persona gritó: “No disparéis por favor, la pistola es simulada, no la llevo encima, la he dejado dentro”. Tras el arresto, se procedió a pedir a los empleados que abrieran la puerta, momento en el que se identificó a dos trabajadores cuyas manos se encontraban atadas con bridas de plástico. Ambos manifestaron que se encontraban cerrando el supermercado cuando en ese momento entró esta persona vestida de negro, con un pasamontañas y una pistola con la que les encañonó. Les ordenó cerrar las puertas y entregarle la recaudación de las cajas regitradoras, antes de encerrarles en una habitación.

En el instante en que se percató de la presencia policial, el asaltante ordenó a uno de los trabajadores que se quitara el uniforme, que él mismo se puso. Durante la inspección ocular, los agentes encontraron en el interior del local una pistola simulada junto a la puerta de servicio, un pasamontañas negro, una linterna y una bolsa con el dinero sustraído de las cajas en la habitación donce encerró a los empleados. En otro cuarto hallaron la ropa que vestía originariamente. Pasados unos minutos, se personó una unidad de la Policía Judicial de la Guardia Civil que continuó con el resto de diligencias. El detenido se indentificó como I.M.P.F., nacido 1989, con domicilio en Alhaurín de la Torre aunque afirmó residir actualmente en Arroyo de la  Miel (Benalmádena).

El concejal de Seguridad, Salvador Herrera, quien se personó también anoche en el lugar, ha felicitado a la Policía por esta intervención y ha agradecido especialmente la colaboración ciudadana, que en este caso fue clave para llevar a cabo con rapidez el operativo policial que permitió abortar el atraco y detener a su responsable.

Print Friendly, PDF & Email