image

(Margarita Bokusu) Amig@s de Diario Alhaurín, esta es mi cuarta entrega y me siento feliz por ello (si leen las anteriores sabrán mejor por qué). Me he propuesto aparecer los fines de semana, a ver si consigo que sean todos los de cada mes. En esta ocasión voy a hacer como en mi primera aparición: publicar un artículo que fue pensado para una revista cultural y literaria, Revista Guatiní, que se edita desde Miami, donde, desde julio, me quiere su editor, Ernesto Rodríguez, para que mensualmente escriba sobre mi tierra. A partir de noviembre, los artículos allí publicados los tendrán a ustedes, los lectores del diario, también en cuenta, ya lo verán. Esto también quiere decir que, con permiso del editor, Chico López, a principios de mes siempre hablaré de lo que es para mí Málaga.

Recordar que en octubre, el próximo jueves día 3, a las 20:30, habrá una presentación de mi novela, junto a una actuación flamenca y exposición de pinturas del también malagueño Antonio Jesús González Martín, en el Hotel Vincci de Málaga, junto al río que atraviesa la ciudad, en el Pasillo de Santa Isabel nº 7. Están invitados. (Mi novela es, a pesar de estar licenciada, mi única fuente de ingresos -por ahora. Se aceptan ofertas-. Pueden leer las primeras páginas y adquirirla, para ebook o en papel desde: http://bit.ly/10XMSJX Llega a cualquier lugar. Opiniones y más en: http://margaritabokusumina.blogspot.com.es)

También espero que para esa fecha ya esté colocado, o se sepa al menos cuando será colocado, en la Plaza de San Pedro de Alcántara, el busto del inolvidable Rockberto, hecho por el escultor malagueño Víctor Carrasco Torres.

Les dejo, pues, con el mencionado artículo.

“MI MÁLAGA: OCTUBRE 2013, COMIENZA EL FRESQUITO

Querido lector, querida lectora,

Estoy feliz de pensar que esta será/es mi cuarta entrega a Revista Guatiní, supongo que ya sabe que la escribo en

image

julio, en concreto el día 11. En octubre no hay una celebración especialmente malagueña pero en octubre han habido años en los que todavía se ha podido ir a la playa, aunque ya refresca por las mañanas y hay que coger la rebeca también para las noches que aparecen a eso de las ocho y media.

Si viene a Málaga, sea cuando sea, y desayuna en un bar, lo típico es un café con una rebanada de pan con aceite (el aceite siempre de oliva). Ahora bien, puede restregar antes un ajo y tomate y echar un poquito de sal, si ya le pone jamón serrano entonces no estamos hablando de pan con aceite, sino de “una catalana”. Si en vez de pan prefiere algo dulce no sé si encontrará en algún bar nuestra famosa Torta Ramos. Donde sí la encontrará, así como otros productos típicos o hechos aquí, por ejemplo: pan de higos, tarta malagueña (que lleva en el mercado no más de quince años pero que recomiendo), quesos, aceites, vinos, mermeladas… es en una pequeña tienda, “Jabugo” se llama, del centro comercial Vialia, donde está la estación de trenes. Saliendo del Vialia, en dirección este, podrá ver una explanada con los puestos permanentes de los jipis y siguiendo esa dirección, cerca, está el Mercado del Carmen, en uno de los barrios antiguos, El Perchel, recomiendo visitarlo y tomarse algunas tapitas junto a alguna cervecita, de pie, en un puesto que hay nada más entrar a mano izquierda, por la entrada más cercana a calle Salitre. Siguiendo nuestro camino hacia el centro, cruzando el río Guadalmedina, encontraremos el C.A.C. (Centro de Arte Contemporáneo), antiguo mercado de abastos, durante lustros cerrado, merece la pena visitarlo, es gratis, los lunes no abren, se ubica en una zona a la que quieren darle vida no con más bares, sino con salas de exposiciones y actividades artísticas, es lo que comienza a conocerse como el Soho de Málaga.

Para acompañar a estas letras he elegido un par de fotografías. A ver cuál es la elegida por D. Ernesto. En una se ve a una mujer arreglando su puesto de flores. Ese, junto a otros, lleva toda la vida en la Alameda Principal, cercana al Soho. En la otra  vemos una estatua de Picasso, que se encuentra en una placita del mismo nombre, de Torremolinos. Picasso tiene otra escultura en la plaza que le vio jugar de niño, la Plaza de la Merced, en el centro de Málaga, donde también se encuentra su casa natal. Frente a La Alcazaba y el Teatro Romano está el Museo Picasso.

Finales de octubre fue, hace más de veinte años, el mes que elegí para dejar mi tierra, digamos por cambiar de aires, abandonando mis estudios de Psicología en la universidad, y aterricé en Londres, donde viví poco más de dos años. Me pareció extraño, me dio un poco de miedo, nada más llegar, que aquella gente celebrara a los monstruos. Así entendí Halloween. Hace unos años ya, que esta fiesta nos ha llegado y en los colegios los niños la celebran disfrazándose igual que en los países anglosajones y los más mayores tienen fiestas en diferentes bares. También hacen negocio las tiendas que llamamos “Chollos” o cada vez más “tienda de los chinos”, donde se suelen encontrar todo tipo de cachivaches baratos, incluidos disfraces.

Ahora ya la gente no se va de Málaga por aventura, se va por necesidad. De todos es sabido la crisis que padecemos en algunos puntos de Europa, la precariedad de los sueldos en España, la tasa tan alta de paro, desempleo, más de la mitad de los jóvenes, la generación más preparada de la historia, no encuentran trabajo. Tengo una amiga, Beatriz, que cuando finalizamos nuestros estudios en Filología Inglesa, hace diez años, decidió marcharse a Inglaterra y solo volvió a Málaga de vacaciones, ahora le pilla más lejos porque no hace mucho que vive en Australia, con su amor. Otra filóloga, amiga, Mar, decidió, en primavera, marcharse también a Inglaterra, tras mes y medio de búsqueda, se desesperó y volvió… Su hermana no, encontró trabajo de camarera. Sin ir más lejos, mi hermano, licenciado en Historia y en Antropología, doctor “cum laudem” en Antropología, con un Máster realizado en Escocia, es profesor de universidad en Sudamérica, no encontró nada en su país, claro está que otro gallo hubiera cantado si su padre o su madre, los míos también, hubiesen sido profesores. Y así sigue esta sangría, que todo no es fiesta.

Como en todo lo que menciono se puede indagar, profundizar, por Internet, para no seguir en negativo, les voy a dejar con dos malagueñas salerosas, lindas y hechiceras, como dice la canción mejicana, que han triunfado fuera de nuestras fronteras, ellas son LaMari de Chambao, y Diana Navarro. Escúchenlas, dos estilos diferentes.

A finales de octubre hay que sacar la ropa de otoño-invierno.

Un saludo y ¡hasta el mes próximo!”