(jmm caminero) Ante un proceso de cambio climático evidente, de subida de temperaturas en la Piel de Toro, ante una subida de las temperaturas, deberíamos intentar una serie de medidas para paliar dicha realidad, a y en todos los terrenos, no solo en la vida normal de las personas, en la industria, la agricultura, el turismo, etc.

                        Es obvio que soy un lego en estos temas, por consecuencia lo que indique son pequeñas sugerencias, que quizás no tengan suficiente importancia, ni valor, pero que si pueden servir, al menos para abrir un debate nacional o, y regional o, y local, y desde los expertos y desde lo que opine el pueblo, se pueda encontrar soluciones a y en todos los niveles o al menos reducir las consecuencias.

                        – ¿Se podría estudiar ayudas para que en todos los hogares hubiese sistemas de aire acondicionado? ¿Igual que se hace para la industria automovilística, se podría estudiar, si esto tendría sentido? ¿Teniendo en cuenta, que el calor puede ser muy negativo para determinadas personas con determinadas enfermedades, ancianos y ancianas, niños, etc.?

                        ¿Poner sistemas de aire acondicionado para los centros escolares…?

                        – Bombas de aire acondicionado, con sistemas de paneles solares puestos en determinadas lugares de todas o cada una de las plazas públicas, que emitan aire más fresco, quizás combinada con pequeñas gotas de agua, quizás, reducirían la temperatura, y quizás, en un momento de enorme necesidad las personas se podrían acercar a ellos, y se evitarían los famosos golpes de calor…

                        – Incentivar y analizar que tipos de sombreros, no gorras deportivas, sería conveniente que se llevasen en épocas de máximo calor. Hace décadas en muchas regiones de Celtiberia, era normal, en los hombres llevar dicha prenda de vestir. Pero se ha ido perdiendo. Se podría estudiar cuales serían las más convenientes, con vuelo suficiente. Evitaría el sol y el calor, y por tanto, quizás enfermedades de la piel. Se podría, como en algunos lugares hacen poner debajo como una especie de paño mojado en agua, lo que permitiría que se enfriase durante un tiempo.

                        Las personas que tienen que trabajar en la calle, y por tanto el calor es innegable, si no necesitan llevar cascos de seguridad, aconsejar que sombreros pudieran ponerse, como medidas de protección. No gorras deportivas que solo tapan un poco por delante, aunque mejor claro está esto, que no nada…

                        Se podrían diseñar sombreros económicos, pero con alto nivel estético, para hombres y mujeres, ancianos o niñas que permitirían reducir el calor sobre el rostro y la cabeza. Incluso sombreros que tapasen un poco el cuello, etc.

                        – ¿Se podría estudiar, en edificios de nueva construcción, si es posible, hacer soportales, que servirían en invierno para la lluvia, en verano para el calor? ¿O al menos, unos salientes encima de los edificios, de un metro, por ejemplo que protegerían de la lluvia y del sol? ¿O un saliente, que se podría diseñar no de materiales de construcción, sino que los edificios llevasen preparados unos hierros o salientes de un metro, y después, los vecinos podrían poner unos toldos, así no habría peligros de ningún tipo?

                        – En las ciudades los ayuntamientos en más calles, poner unos toldos abatibles de telas y lonas, suficiente para entrar luz, pero que en verano podría reducir el calor.

                        – Volver a fuentes de agua, grifos de agua, agua potable, en todas las plazas de todas y cada una de las ciudades y pueblos, que podría servir para beber agua, y además para refrescarse en los días y horas de enorme calor.

                        – La tecnología actual podría permitir esos grifos de agua, que abriéndolos surge agua muy diluida, como pequeños géiseres, que permitirían para refrescarse, e incluso para descender la temperatura mínimamente. Pequeñas duchas en la calle, que saliese si no agua líquida, si agua difuminada, que dándoles reduciría la temperatura. Se podría estudiar, hacer pequeñas pruebas, ver el gasto, ver si se aceptaba. Entendemos que en muchas partes del país, además del calor, tenemos que afrontar el problema de la falta de agua. Pero habría que estudiar si se encuentran alguna solución intermedia y viable para todos los fines y necesidades.

                        – Un buzón de sugerencias con esta finalidad, de combatir el calor, en todo municipio, en toda región, en todo el país, dónde se podrían recoger ideas y sugerencias de los ciudadanos, copiar ideas que se hagan en algún otro lugar del mundo, o que se hayan hecho hace décadas y hayan quedado olvidadas u obsoletas. Incluso algunas se podrían perfeccionar dichas ideas. Un buzón de sugerencias que podría ser material, o ser online.

                        – Quizás concursos nacionales o regionales para recoger ideas y sugerencias, con el fin que estamos tratando en este artículo.

                        – Crear un debate nacional en los medios de comunicación y en otras instancias públicas y privadas, para recoger ideas, crear un plan, para que la desertificación o el cambio climático o la oleada de calor o la subida de temperatura, no sea un conjunto de aspectos negativos, que ralentice la industrialización, la agricultura, el turismo y otras finalidades. No sea una rémora para la realidades humanas, a y en todos los niveles, macroeconómicos y microeconómicos.

                        – No olvidemos que las oleas de calor es un motivo de muertes en verano, cada año en Europa. Por lo cual, deberíamos, sin dramatismos y tragedias, estudiar como reducir dicha realidad, dicha posibilidad, solucionar dicho problema.

                        – Las plazas de España, que durante siglos tenían árboles, y después la nuevas estéticas y arquitectos optaron por plazas sin un árbol, se vuelva a estudiar y analizar la posibilidad de imponer árboles, que no dañen a los edificios, pero que puedan ser una defensa contra el calor, etc. Además de tener un nivel mayor de esteticidad.

                        – Creo que el ingenio y la creatividad es libre, nadie sabe dónde está y de dónde viene, cualquier persona, sea cual sea su situación, puede tener alguna idea, que perfeccionada o ponderada puede ser y ayudar a este fin. Pero lo principal es que se tenga conciencia de esta cuestión y de este problema.

                        – En las playas, al lado del mar, podrían existir duchas al aire libre, con agua del mar, por lo cual, no se gastaría ninguna cantidad de agua dulce, y en momentos de mucho calor, podrían servir de alivio para reducir las temperaturas. Pueden decir, para qué esta realidad, si está el agua del mar y la playa, quizás, para personas que paseen, y no quieran bañarse, etc.

                        – No deberíamos olvidar que se dice que en días de mucho calor, aumentan determinados delitos, por lo tanto, no es pequeña cosa si se pudiese reducir las consecuencias.

                        También las personas tienen que viajar, no solo por turismo de unas ciudades y a otras, facilitar que los pueblos y ciudades sean lo más habitables posibles.

                        También tener en cuenta las personas sin techo, o que están en otras condiciones negativas de forma temporal o de forma menos temporal.

                        – El turismo para ciudades sin playa, que también tienen derecho a recoger algo de ese pastel, tienen que buscar soluciones para reducir las temperaturas o sea más viable, que no dejen los turistas de visitar sus ciudades o pueblos, que pueden que no tengan mar, pero también tienen monumentos históricos y artísticos, y también sus ciudadanos tienen derecho a vivir y tener una fuente más de economía.

                        Como es obvio y evidente, este artículo, como algunos dirían, no tiene ni grandes ideas, ni grandes propuestas, ni grandes planteamientos filosóficos, pero si creo que sirve o serviría para ser conscientes del problemas, y sobretodo que algo tenemos que hacer, o dicho de otro modo, se deberían tomar muchas medidas para reducir esta cuestión, o al menos reducir las consecuencias. No olvidemos que somos un país de turismo, pero también hay que facilitar, a esas personas, que cuando vengan, lo pasen lo mejor posible, y no lo peor. Un poco de calor puede ser bueno, pero estas oleadas de calor, no creo que sea positivo para nada, ni para nadie…

                        http://personal.cim.es/filosofía           © jmm caminero (23-30 junio 2017 cr).

Fin artículo 864º: “Oleadas de calor”.