La ruleta es uno de los juegos de azar más famosos. Seguro que has oído hablar de ella en más de una ocasión, tanto si eres aficionado a los juegos de casino como si no. Su origen no está del todo clara, aunque no se encuentran referencias históricas a ella hasta la Edad Media. A lo largo de los años ha aparecido en infinidad de películas y libros. Y hoy en día puedes jugarla desde la comodidad de tu hogar gracias a los juegos de ruleta online.

El avance imparable del juego por Internet hace que los apostadores inteligentes prefieran esta última a su alternativa tradicional en los casinos físicos. En este artículo puedes descubrir las razones.

Mayor disponibilidad de mesas y apuestas más bajas

Sea la hora que sea, siempre hay alguna partida de ruleta disponible en un casino online. Esto no siempre es así en las salas de apuestas físicas. En ocasiones, la mesa puede estar llena, y necesitas apuntarte en una lista de espera. En otras, la mesa está cerrada.

Una traba que mantenía a algunos jugadores apartados de los casinos presenciales era el precio mínimo de las apuestas. Los casinos físicos tienen muchos gastos y no pueden permitirse tener partidas en marcha que les reporten ingresos bajos. En cambio, en los casinos online puedes encontrar partidas de ruleta desde sólo unos céntimos por tirada.

Tanto si tu presupuesto para jugar es bajo, como si has encadenado una racha de resultados perdedores, puedes elegir una mesa más barata para seguir jugando.

Más facilidad para concentrarse y menos distracciones

Tanto si apuestas para pasar el rato, como si aspiras a convertirte en un apostador profesional, el juego es más interesante cuando ganas. Una de las maneras de maximizar tus probabilidades de ganar es estando concentrado al 100% para poder aplicar alguna estrategia.

Cuando juegas online, puedes buscar un lugar cómodo y libre de distracciones para poder centrarte en la ruleta durante todo el rato que estés jugando. En cambio, en los casinos físicos hay mucha más actividad y es fácil que te distraigas. Y esto acabará afectando a tus resultados.

Gastos paralelos más bajos y menor inversión de tiempo

Jugar a la ruleta en el casino no sólo te cuesta el dinero que pones sobre el tapete. Debes añadir los gastos de desplazamiento y la entrada a las instalaciones. Es posible que tengas que cenar fuera y posiblemente compres alguna bebida o algún snack si la noche acaba siendo larga. Todo esto hace que el precio de jugar en un casino presencial sea mucho más elevado que hacerlo por Internet.

Aunque no todo es cuestión de dinero. La cantidad de tiempo que necesitas para jugar a la ruleta en línea es menor. Sólo necesitas encender tu ordenador o acceder desde tu smartphone y estarás apostando pocos minutos después. Si sólo tienes una hora disponible, es muy difícil que consigas desplazarte al casino y jugar varias tiradas.

Es posible consultar estrategias y tomar notas

Si te tomas el juego en serio y quieres aumentar tus posibilidades de ganar, es conveniente que apuestes de manera sistemática. Hay muchas estrategias que pueden ayudarte a conseguirlo. Aunque memorizarlas puede resultar un poco complicado al principio.

Si juegas en los casinos online, puedes consultar tus tablas de estrategia mientras juegas. Es tan sencillo como tenerlas impresas al lado de tu teléfono o abiertas en un archivo en tu ordenador. En cambio, esto no es tan sencillo en los casinos físicos.

El juego limpio está garantizado

Los juegos de ruleta por Internet pasan auditorías con empresas de seguridad informática antes de salir al mercado. Cuando consiguen los permisos necesarios es porque se ha comprobado que funcionan de manera totalmente aleatoria. Es muy difícil para los propietarios de los casinos online alterarlos.

En cambio, las ruletas físicas son artilugios mecánicos. Es relativamente fácil que se desajusten por un golpe o por el simple uso.

Print Friendly, PDF & Email