https://en.wikipedia.org/wiki/Urizen

(Jmm Caminero) Blake, 1757-1827, realizó esta obra en 1815, aunque su contenido es desde 1794 a 1815. Blake fue poeta, grabador, dibujante. Y en esta obra, es una especie de libro medieval, con textos escritos y con dibujos-grabados.

A mi entender, ahora esta obra, se denominaría libro de artista, pero esencialmente, podría pensarse que es una obra medieval, ciertamente, se hicieron diversos ejemplares grabados, pero estimo que en esencia es una especie de códice medieval, con un texto escrito y con pinturas, en este caso, ciertamente, grabados en madera, aunque con diversos ejemplares o copias, con texto e imágenes.

– En mi modesto entender y comprender, esta obra, es una obra maestra. Estamos inclinados a pensar que las grandes obras clásicas, de todos los tiempos y estilos, son las grandes realizaciones, en escultura, pintura, arquitectura y otros géneros, pero no somos conscientes, que códices medievales iluminados o ilustrados, o ésta obra en concreto, son en sí, obras maestras.

Hoy, con la Biblioteca Digital Mundial e Internet, nos permiten entrar y ver las ilustraciones y los textos escritos. Diríamos el original desde nuestra casa.

Ciertamente, que hoy a esta obra, se le daría el nombre del subgénero de libro de artista, pero estimo, que es equivalente, en este caso, no en otras obras dentro de este género plástico, a los libros medievales miniados o ilustrados.

– No se tiene que estar de acuerdo, diríamos con la filosofía o espiritualidad o religiosidad o metafísica de Blake, pero si se puede observar y sentir y percibir la enorme belleza de esta obra.

Ciertamente, en su tiempo, fue un autor, no digo totalmente olvidado, pero si muy silenciado. Por lo cual, quizás sus obras, no llegaron a ser consideradas con la altura estética y conceptual que encierran. Realizaba ediciones, diríamos limitadas, con grabados de textos escritos y de imágenes. Realizaba pequeñas obras maestras, pequeñas en sentido del tamaño, no en sentido de su expresión y contenido y significante y significado.

Hoy, en muchos sentidos, se ha vuelto a valorar sus obras en la historia del arte y de la poesía, su estética, quizás, en cierto modo su poética o poetización o poesía, como literatura, y menos sus mensajes metafísicos religiosos.

– Quizás, tendríamos que aprender y aprehender, una vez por todas, que pueden existir autores, autores en todos los saberes, géneros, especialidades, actividades, que en sus propios tiempos y espacios geográficos y culturales, no se valoren sus trabajos y sus producciones culturales, de creación o investigación, al nivel que merecen. Quizás, no debamos obviar y olvidar, la concepción popular, que indica, que si alguien está tomando copas en relaciones públicas culturales, no puede estar en su estudio buscando y creando e investigando.

Y puede suceder, que personas y las obras que producen, las del primer perfil, sean estimadas y consideradas y valoradas, sus labores, y personas; pero con el segundo nivel o perfil de estructura, pues como están más tiempo en sus gabinetes, ahora dirían estudios o despachos, buscando palabras e imágenes, realizando su construcción cultural, éstas obras y estos autores, se olvidan, silencian, cuándo no claramente se les marginan en sus diversos ámbitos geográficos y culturales.

Quizás, la cultura y la tecnología de la cultura y la industria de la cultura, ha llegado a un nivel, que esta situación se podría resolver y solucionar. De vez, en cuando surge en el panorama internacional, una figura y su producción, que se revaloriza enormemente, y en su tiempo, cuándo respiraba aire y proporcionaba sombra, estaba en el silencio o casi en el anonimato.

La cuestión es si una figura que se recupera o no se pierde del todo, cuántas se perderán y se dormirán, sus obras y producciones culturales, sean poéticas o literarias o plásticas o filosóficas o ensayísticas o teatrales o musicales o fotográficas o matemáticas o científicas o…, cuántas se perderán, y cuándo quiera la sociedad recuperar algo, solo quede una proporción menor. Es inventar o descubrir algo, y después perderlo, se pierde en la masa volcán de la historia.

– En tiempos de apogeo de la Ilustración, Blake, ni por su estilo dibujístico y pictórico, ni por sus temáticas conceptuales, filosóficas, ni por su literatura poética, encajó y armonizó con los aires de esas entidades y realidades. Blake, sin ser desconocido en su tiempo, no fue valorado o suficientemente estudiado, analizado, pensado, conceptualizado, ni su persona, ni su obra.

Quizás, ahora tengamos tiempo, aún, para sentir y percibir y estimar y valorar y disfrutar de sus obras, al menos, de ésta, que creo es una de las obras geniales que la humanidad ha producido. Por esta obra, y otras, el ser humano puede y debe sentirse orgulloso, saberse que ha valido la pena ser humano, que la humanidad exista, que usted exista, en medio de todos los terremotos y volcanes que la existencia humana arrastra en cada época y en cada vida…

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es     © jmm caminero (22 mayo-22 junio 2019 cr).

Fin artículo 1.695º: “Blake: El Libro de Urizen”.

Print Friendly, PDF & Email