image

Finaliza el ciclo organizado por la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento, que ha beneficiado a unos 600 alumnos y alumnas de una docena de colegios del municipio. Los talleres en los institutos, centrados en la reducción de residuos, acabarán en abril

Fomentar el consumo de la dieta mediterránea y, especialmente, de las legumbres. Ese era uno de los objetivos fundamentales de la serie de talleres que ha organizado el Ayuntamiento, a través del Área de Medio Ambiente que dirige Marina Bravo, dentro del tradicional Programa de Educación Ambiental, que cumple su décimotercera edición. Han sido cerca de 600 los alumnos y alumnas de 5º de primaria que se han beneficiado de esta iniciativa, que se ha desarrollado entre los meses de enero y febrero en una docena de centros educativos del municipio.

El colegio José María Torrijos de Torrealquería acogió la última de las jornadas dentro de este programa, enmarcado dentro del compromiso del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre con el Cambio Climático y la reducción de la Huella de Carbono. Personal del Aula del Mar se ha encargado de explicar a la clase las ventajas de las legumbres, de una forma amena y muy participativa, lo que despertó especialmente el interés de los jóvenes. Esta temática se escogió con motivo de que en este año 2016 se celebra el Año Internacional de las Legumbres.

Estudios científicos han demostrado que la dieta mediterránea, considerada patrimonio de la humanidad, es un ejemplo a seguir de dieta sana y equilibrada. Los chicos han aprendido los beneficios de estos alimentos y la forma de cultivarlos, en un proyecto con el que también se ha perseguido promover su consumo y la utilización de productos locales y de temporada. Se les ha enseñado a identificarlas y clasificarlas por color, forma y sabor, así como a realizar de un recetario y un menú saludable.

Por otro lado, este programa educativo continuará hasta abril en los cinco institutos de secundaria, con 22 aulas de 1º de ESO y 660 alumnos y alumnas. El lema es ‘Conocer + Cambiar = Residuo 0’ y el objetivo la reducción en origen de los residuos. Crear conciencia sobre las consecuencias de los hábitos de consumo en el entorno escolar y ampliar la escala de lo “local a lo global” son otros de los objetivos, así como dar a conocer los impactos ambientales de los residuos generados en el recreo de su centro escolar. Para ello, se fomentan en el alumnado hábitos de consumo sostenibles, mediante el uso de porta-bocadillos, fiambreras y botellas reutilizables para sus meriendas escolares.

Habrá talleres prácticos para decorar los porta-bocadillos y se realizará un concurso de “Residuos 0”, que consistirá en estudio inicial de los residuos generados en el centro y su evolución a finalización del programa. La clase ganadora será la que menos residuos genere a la finalización del programa y tendrán como premio la visita a una planta de reciclaje de vidrio.