Convenio Grupo(Junta de Andalucía) Los delegados de Gobierno e Igualdad han firmado hoy con la Diputación y los 16 municipios de más de 20.000 habitantes el convenio del Programa de Tratamiento a Familias

La Junta de Andalucía seguirá prestando la atención necesaria a unos 2.400 menores de la provincia de Málaga, en situación de riesgo o desprotección, a través del Programa de Tratamiento a Familias. Los delegados de Gobierno e Igualdad, Salud y Políticas Sociales, José Luis Ruiz Espejo y Begoña Tundidor, respectivamente, han firmado hoy el correspondiente convenio con representantes de la Diputación de Málaga y los 16 municipios de más de 20.000 habitantes (Málaga, Vélez-Málaga, Coin, Nerja, Fuengirola, Estepona, Ronda, Marbella, Cártama, Rincón de la Victoria, Alhaurín el Grande, Alhaurín de la Torre, Torremolinos, Antequera, Benalmádena y Mijas).

El acuerdo forma parte de los 90 convenios que suscribirá la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales con todos los municipios andaluces de más de 20.000 habitantes, junto con las ocho Diputaciones Provinciales, por un importe de más de 18 millones de euros. Estos convenios aportan como novedad la garantía y la estabilidad en la financiación de este programa, reforzando el respeto a la autonomía local.

Para ejecutar el Programa, la provincia cuenta con un presupuesto de 4,8 millones de euros de los que cerca de 3,3 son aportados por la Junta y 1,5 por los municipios y la Diputación Provincial.

El delegado del Gobierno ha subrayado la importancia de este “programa de acción social directa sobre un colectivo tan vulnerable como el de los menores y, por ende, sus familias”, a través del cual se proporciona a las familias con menores en situación de riesgo un tratamiento específico e integrador para facilitar la adquisición de pautas rehabilitadoras.

Ruiz Espejo ha explicado que el programa tiene unos “objetivos muy concretos como mitigar los factores de riesgo para evitar la separación de los menores del seno familiar”, siempre velando por el interés del menor. Igualmente, se pretende capacitar a la familia para dar una correcta atención a sus hijos e hijas evitando cualquier conducta negligente o de maltrato, garantizando la seguridad y la integridad básica de los mismos; lograr que la familia funcione de manera autónoma y adecuada, que los y las menores tengan una atención y cuidados acordes a sus necesidades, así como proporcionar a las familias las habilidades y recursos técnicos necesarios para superar la situación de crisis que dio lugar a la medida protectora.

Se trata de preservar los derechos de los menores y promover su desarrollo integral en su medio familiar, normalizando su situación, así como posibilitar su retorno a la familia de origen, en aquellos casos en los que, tras la adopción de una medida de protección, se contemple la reunificación familiar como la alternativa prioritaria y más adecuada para los menores.

La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha recalcado la importancia que tienen los Equipos de Tratamiento Familiar que trabajan desde los Servicios Sociales Comunitarios de los ayuntamientos y diputaciones provinciales como herramienta de cercanía a la ciudadanía, como “puerta de entrada al sistema de protección de la administración”. Begoña Tundidor ha agregado que “es aquí donde entra en juego un trabajo que parte de un tratamiento específico, integral, interdisciplinar e integrador que permita la adquisición de pautas rehabilitadoras que compensen la situación de riesgo social que pueda afectar directa o indirectamente al bienestar de los y las menores”.
Labor preventiva

El programa se desarrolla a través de los Equipos de Tratamiento Familiar (ETF) que atienden principalmente a familias con carencias y dificultades en la cobertura de las necesidades básicas, cuya detección han realizado previamente los Servicios Sociales Comunitarios. Asimismo, trabajan ante la aparición de indicadores de riesgo que requieren tratamientos específicos. La labor preventiva de los equipos de tratamiento, realizada con criterios de atención individualizada y proximidad, ha permitido en los últimos años un descenso del 11% en el número total de tutelas de menores por parte de la Administración autonómica.

Asimismo, Junta ha modificado el sistema de financiación del programa para hacerlo más estable (se sustituye el mecanismo de subvenciones por otro de transferencias) y garantizar el respeto a la autonomía local, mediante la aprobación de un nuevo decreto regulador. Igualmente, se ha introducido como novedad que los Equipos de Tratamiento Familiar deberán abordar de forma específica la problemática de la violencia familiar en los casos en los que hayan intervenido. Asimismo, colaborarán con los centros de atención a inmigrantes cuando haya menores en situación de riesgo o desprotección familiar, a través de protocolos de cooperación.

La Junta destina en el periodo de enero de 2016 a abril de 2017 más de 18 millones de euros para financiar la actividad de los 142 Equipos de Tratamiento Familiar (25 en la provincia de Málaga) que funcionan en la comunidad autónoma, integrados por 546 profesionales de la Psicología, el Trabajo Social y la Educación Social (456 técnicos y 90 coordinadores).

Los Equipos de Tratamiento Familiar (ETF) atienden cada año en Andalucía a más de 6.000 familias (más de 1.240 en la provincia de Málaga) y unos 12.000 menores (unos 2.400 en la provincia malagueña).

Print Friendly, PDF & Email