(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

Antonio Jesús López Nieto estuvo presente en la clausura de las Cuartas Jornadas de Periodismo de Alhaurín de la Torre. Su labor como profesional fue el tema principal del coloquio con los ciudadanos, así como la situación del club malagueño. ‘‘No soy socio del Málaga porque soy el que designa los árbitros, si no lo sería”.

El fútbol siempre lo acompañó desde sus inicios. Con más de doscientos encuentros arbitrados en Primera División y habiendo estado presente en muchas de las citas imprescindibles del mundo del balompié, compartió su experiencia y sus opiniones en un diálogo moderado por Sergio Cortés. ‘‘El árbitro solo es notable con los errores, no con los aciertos’’, destacó al comienzo de su charla.

Aspectos como el fútbol base fueron los que dieron el pase a la leyenda de los terrenos de juego. ‘‘Antes había una afición al fútbol base que actualmente no existe’’, puso de manifiesto un López Nieto que deseó un gran partido al equipo de Alhaurín este próximo fin de semana en la fase de ascenso.

Sin embargo, aquello que más expectación creó en la sala fueron las consideraciones realizadas sobre la Real Federación Española de Fútbol y sobre su equipo. ‘‘Dejé de ser abonado del Málaga C.F. porque empecé a ejercer de árbitro’’, desveló. ‘‘Creo que es gracias a Tebas por lo que el Málaga ha sobrevivido. Si realmente hubiera tenido el presupuesto necesario (en torno a 60 millones de euros anuales), estaría en la zona preferente de la Liga. Podría asemejarse al Everton inglés, pero la situación del club ahora mismo es un chiste”.

Tras conocerse la decisión este pasado jueves de que Luis Rubiales era elegido como presidente de la RFEF, el excolegiado quiso mojarse en su punto de vista personal. ‘‘Auguro años malos para el fútbol. No por Rubiales, sino por el ambiente de la Federación’’. Junto a ello, hizo también referencia al complejo tema de la elección de colegiados en Primera División. ‘‘Nunca me han obligado a designar a un árbitro u otro’’.

”El VAR debe ser comprendido”

Otro de los puntos interesantes que tocó el profesional fue el de las tecnologías en el deporte. En concreto, se refirió al VAR, el Sistema de Videoarbitraje que se ha instaurado en las competiciones de cara a los próximos años, y que estará vigente en el próximo Mundial de Rusia después de su éxito en ligas como la portuguesa o la italiana.

‘‘Se tiene que tener muy clara cuál es su función. Básicamente, el VAR puede intervenir en cuatro jugadas: goles, penaltis, tarjetas rojas o fueras de juego. En el fuera de juego es realmente donde se va a poder acertar cien por cien, aunque en el resto ayudará. Hace varias semanas pude ver un partido en Benfica ante el Portimonense en el que se anuló un gol en los últimos minutos porque existía fuera de juego en el arranque, y los jugadores rivales lo comprendieron. Creo que esa es su función real’’.

‘‘La gente suele mirar por su color, pero este año va a ser complicado. El VAR será símbolo de realidad, y el periodista jugará una parte muy importante en este proceso, pues será el que lo traslade al público’’, concluyó sobre el asunto.

El periodista cercano al sensacionalismo

El tema principal de la reunión no quedó ni mucho menos atrás, pues el rol del periodista fue analizado por parte de López. ‘‘Antes uno intentaba ocultar del equipo que era. Ahora se busca el periodismo caricaturesco. Se ha cogido la bandera del forofismo, y parece que lideran peñas los periodistas en lugar de informar’’.

Su relación con José María García es también destacada, y a ella quiso referirse expresamente el malagueño. ‘‘Yo hablaba con García. Lo hacía noche sí y noche también. Sabía que si hablabas con García el resto iba a ponerte mal, pero como profesional tenías que responder. Actualmente los árbitros eligen no declarar a los medios porque prefieren protegerse ante preguntas polémicas’’.