image

Un convenio entre el Consorcio de Residuos Sólidos Urbanos de Diputación y el Ayuntamiento propicia la colocación de placas amarillas de vinilo en una treintena de buzones, para acabar con las confusiones a la hora de depositar las basuras

Una treintena de contenedores soterrados de envases lucen desde la semana pasada una imagen renovada que permitirá una correcta identificación por parte de los usuarios. En los últimos días, las delegaciones municipales de Medio Ambiente y Servicios Operativos han procedido a la instalación de placas amarillas de vinilo en las caras externas de los buzones donde deben depositarse los plásticos, latas y bricks, lo que en lo sucesivo evitará las confusiones que generaba entre la ciudadanía.

Hasta ahora, las islas ecológicas distribuidas por el centro urbano de Alhaurín de la Torre y diversos núcleos y urbanizaciones del Ensanche tenían perfectamente identificados los contenedores de vidrio (verde) y de papel-cartón (azul), si bien los de envases estaban integrados, en color plateado, junto a los de basuras orgánicas, y distinguidos únicamente por un cartel frontal que, por la acción del sol, terminaban por descolorearse, lo que se prestaba a confusión.

Un convenio firmado entre el Consorcio de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) de la Diputación de Málaga y el propio Ayuntamiento ha permitido que Alhaurín de la Torre sea considerado el municipio piloto del entorno metropolitano y de la provincia para ir realizando acciones encaminadas a una mejor recogida selectiva, a raíz de un informe estadístico que el ente supramunicipal ha realizado últimamente sobre esta materia.

La concejala de Medio Ambiente, Marina Bravo, y el concejal de Servicios Operativos, Pablo Montesinos, han indicado que, con este sencillo gesto, se logra un doble objetivo: embellecer los buzones destinados al depósito de envases sin romper la estética de estas estructuras, y procurar que su color amarillo sea reconocible desde el mismo momento en que el usuario llega a la isla ecológica, sin tener que mirar la chapa frontal.

Además, Bravo ha avanzado que su departamento está preparando una nueva campaña municipal para estimular el reciclaje y para seguir formando a la ciudadanía en una ‘cultura por la valorización energética’, algo que en otros países europeos está muy extendido y que en España, poco a poco, comienza a crecer. La concejala recuerda que la última iniciativa para potenciar el reciclado de vidrio ha dado “un excelente resultado”, al igual que el uso de contenedores de pilas, baterías y bombillas.

Y es que en la última década, por las especiales características de Alhaurín de la Torre como municipio extenso sin grandes aglomeraciones, ha sido necesario invertir en la instalación de islas ecológicas por numerosos puntos del término municipal, así como en la estructura de recogida y limpieza viaria y en la creación de un Punto Limpio cuyo uso ciudadano crece cada año. En tal sentido, el Plan Estratégico 2015-2020 recién aprobado refleja varias líneas de acción para implementar este tipo de medidas