Hoy en día y debido a las coyunturas económicas que estamos sufriendo, son cada vez más las personas que se arriesgan a ser emprendedores y se arriesgan en el mundo de los empresarios, y otros tantos son los que optan por el mundo de las franquicias, que cada vez más están en más uso.

Es un área conocida, pero a la vez plantea muchos interrogantes, sobretodo al principio, ya que necesitaremos una gran fuente de información para tener todos los puntos claros, y así decidir bien qué hacer o elegir.

¿Conviene elegir una franquicia o mi propio modelo de negocio?

Al fin y al cabo montar una franquicia es una manera de crear nuestro propio negocio, pero basándote en la experiencia de otro empresario, por eso esta fórmula es cada vez más usada en el mundo de los negocios. Porque si nos paramos a pensar un momento, realmente una forma eficiente de crear un negocio es ”copiar” algo que ya funciona y que va bien, y tratar de mejorarlo, por eso es una gran idea coger franquicias rentables y así iniciar nuestro negocio como autónomo, ya que nos va a facilitar mucho el trabajo, debido a que el modelo de negocio ya lo vamos a tener, y sabemos que tiene éxito, por lo que nos quitaremos varios problemas de una sola vez.

Vale, pero antes ¿Cómo funciona una franquicia?

En esencia podemos decir que es un sistema de colaboración donde todos los puntos se van a regular mediante un contrato entre el dueño de la franquicia, y tu como futuro autónomo. Es muy sencillo, nosotros seremos el franquiciado, es decir, el autónomo que va a gestionar este modelo de negocio en la zona que deseamos, y a cambio tendremos que pagar una cuota que puede ser fija o variable al franquiciador, que es el dueño de la empresa que nos va a portar su modelo de negocio, marca, imagen, proceso, asistencia… Todo ello regulado en un contrato específico de franquicia donde vendrán todos los aspectos de ésta, desde el pago de la cuota, las normas, el modo de uso de la marca, la política de empresa, sistema de pagos, vigencia y sus causas de rescisión.

A cambio, como ya hemos dicho, tendremos que hacer  frente al pago de una cuota económica, en algunas franquicias son altas, pero son muchos los que optan por préstamos rápidos para hacer frente a éstas y empezar lo antes posible el nuevo negocio.

¿Qué ventajas tiene frente a un modelo de negocio tradicional?

Lo principal es que vamos a reducir los posibles riesgos asociados al modelo de negocio, ya que ya está creado, y es algo que ya tiene imagen y marca propia, por lo que sabemos que va a funcionar. También nos van a aportar sus conocimientos del negocio, la asistencia que necesitemos, así como los diferentes proveedores de productos, y en ocasiones también la financiación, y así tendremos desde el momento cero un negocio con fuerza y posibilidades más altas de éxito, por lo que será un buen comienzo y una buena solución para nuestro futuro.

Ahora bien, antes de elegir una franquicia debemos tener en cuenta muchos factores, por lo que es muy importante investigar las que más nos interesen, por su razón social y por el lugar donde queremos montarla, ya que no todos los negocios funcionan en todos lados. Podemos encontrar multitud de información de cualquier empresa en internet, así como en los diferentes registros mercantiles. Otro punto muy importante es la financiación, cualquier franquicia nos va a exigir una solvencia y el pago de unas cuotas, ya que ellos deben cubrirse la espaldas y saber que vas a ser solvente, para que su imagen no se vea afectada, por eso si no dispones de dinero líquido inmediatamente te recomendamos https://www.topcreditos.es/ para hacer frente al pago de las cuotas, y así llegar a buen puerto.